X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

análisisap - las consecuencias de la moción de censura 

Compromís expulsa a los suyos en Benitatxell, ¿tendrá con consecuencias electorales en 2019?

12/10/2018 - 

POBLE NOU DE BENITATXELL. Aunque la dirección de Compromís aún confiaba en que la moción de censura de Benitatxell no se hubiera votado, la cuestión es que la coalición valencianista se ha tenido que enfrentar a la decisión que no quería tomar: expulsar sus tres concejales, al nuevo alcalde, Miquel García, a la facción del partido que se tuvo que enfrentar hace seis años al edil hoy derrotado (y entoces expulsado), Josep Femenia, que les había cesado en 2012 por criticar sus formas despóticas. La consecuencia de todo ello es que con la expulsión, Compromís puede perder a su colectivo en un municipio donde ahora gobierna y que en el futuro -en ese coinciden las dos partes- puede mejorar las expectativas electorales en 2019 para apuntar los resultados de 2015 y, sobre todo, el diputado provincial de la Marina Alta, clave para la futura configuración de la Diputación de Alicante. En definitiva, en un bastión de Compromís, que hasta ahora estaba dividido en dos facciones, unos en el partido; los otros, en Demòcrates Valencians (antes en RED).

Pero la dirección de Águeda Micó también se ha visto en la tesitura de tener que aplicar la ética que predica y cortar de raíz las críticas que podrían derivarse al haber asumido una Alcaldía con el voto de una concejala procesada por supuesta prevaricación y malversación de caudales públicos, como ha sucedido. El nuevo alcalde, Miquel García, ha sido elegido con los tres votos de Compromís; dos de la formación independiente IMA y un ex PP. La independiente Nieves García, de IMA, es la que está está procesada en un caso de presuntos cobros de endosos de obras, y cuyo juez instructor ya ha ordenado abrir juicio oral.

Por el momento, Compromís pone tierra de por medio con esa decisión, aunque la decisión tampoco es taxativa: se inicia un proceso en el que los ediles de Benitatxell tienen un proceso de alegaciones. Pero el peligro se lo puede llevar la organización: el colectivo local respalda sin fisuras a sus concejales. Según explica García, el colectivo apoyó a los tres regidores para respaldar la moción de censura contra Femenia. Es decir, si se van los tres regidores, la coalición puede quedar sin representación. Sin nada.

¿Qué consecuencias puede tener ello?

Por el número de votos que representa el caso de Benitatxell está claro que no. Estamos hablando de 400 votos que tiene ahora la formación nacionalista y los que pueda ganar en un futuro, si se da el caso. Pero en el partido judicial de Dénia sí que puede ser relevante a la hora de que Compromís apuntale su diputado provincial. PSPV y PP, con casi 20.000 votos cada uno, tienen a sus representantes afianzados frente a los casi 13.000 de Compromís. 

Pero el temor de la coalición valencianista no está en Benitatxell, que también, sino en Dénia y Xàbia, las grandes ciudades de la comarca, donde su representación es exigua y, además, corre el peligro de que el PSPV aumente su número de concejales, sobre todo, en Dénia. A ello se suma que Compromís tiene problemas en otros municipios medianos, como Benissa o Teulada, que es donde debiera crecer para compensar el no crecimiento de Xàbia y Dénia. Y ahí es donde los votos de Benitatxell pueden ser cruciales, y con la desaparición del colectivo local puede quedar mermado. Compromís necesita crecer ante lo que puedan hacer PP y PSPV y, además de Ondara, Pedreguer, El Verger, Pego o Gata de Gorgos, debería hacerlo en Benissa, Teulada, Calp y Benitatxell. Ahí está el verdadero talón de Aquiles de la decisión que definitivamente tome el partido de Águeda Micó con respecto a los ediles de Benitatxell.

Porque la formación valencianista, además de mantener sus tres representantes en la Diputación, logrados en los partidos judiciales de Elche, Alicante y Dénia, confía en poder llevarse el de Villena si el actual alcalde, Javier Esquembre, de Los Verdes, se presenta con la etiqueta de Compromís. Desde el actual grupo provincial, creen que la batalla por la futura corporación está en mantener lo que tienen y ganar Villena. El resto de cambios, si los hay, dependería, a su juicio, de otros actores como el crecimiento del PSPV, si se da; como se mantenga el PP y la incógnita de Ciudadanos.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email