X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

hasta el 17 de junio en el teatre talia

La Teta Calva recupera a Jackson en una obra sobre los anhelos de la fama en la era Instagram

7/06/2018 - 

VALÈNCIA. ¿Vuelve a resurgir el éxito tras estar muerto?, pero ¿qué es el éxito si solo se tiene eso y se está completamente solo? Lo que plantea la compañía valenciana La Teta Calva en su última obra teatral, ¿Qué pasó con Michael Jackson?, va mucho más allá de la figura del cantante, no es un musical ni tampoco un homenaje, su razón de ser pasa por poner contra las cuerdas nuestra obsesión por alcanzar la fama, por sentirnos respaldados a base de likes, así como por las expectativas, normalmente utópicas, que la sociedad no se cansa de incentivar. "La figura central de nuestra obra es Michael Jackson, porque supone el éxito apabullante de la persona más famosa de la tierra. Nos acercamos a una persona que lo tiene todo pero que está solo. Esto afecta también a la gente de a pie", explica el director y protagonista Xavo Giménez.

La representación sigue este mismo paralelismo entre una persona gloriosa como Jackson y la historia de Diana (Verónica Andrés) una 'instagramer' al borde de la muerte que le tiene como referente. Así mismo, La Teta Calva realiza un "juego morboso" sobre la muerte o no del cantante presentando una de las tantas teorías "conspiranóicas" que hay entorno al artista. "La muerte vende, somos capaces hasta de morirnos para conseguir el éxito, porque hemos traspasado el límite y no nos importaría morir para ser eternos", ha destacado Giménez. Aún así este mundo que parece ser de 'plástico' viene potenciado por una sociedad y profesión que "solo mira el éxito sin ver el camino labrado" de un artista. "Hoy en día hay producciones que eligen a actores y actrices por sus seguidores, ya que lo que importa es conseguir repercusión", ha añadido el director.

Desde este mismo razonamiento surge el título que la compañía ha escogido para la obra: "El nombre de Michael Jackson tan solo es un gancho intencionado para vender más entradas. Lo que queremos es llenar teatros, la pequeña trampa de utilizar su figura es un reclamo, una bajada de pantalones muy cómica y muy patética", ha indicado Giménez. Igualmente la representación cuenta con una parte "metateatral" en la que se explica el porqué se ha incluido al 'rey del pop' en el espectáculo. "Es una parodia de hasta dónde están los productores dispuestos a llegar para conseguir el éxito....¿Qué podemos hacer para que la gente nos vea, para que les guste?", se ha preguntado por su parte la también directora María Cárdenas.

Al final todo se desarrolla con humor, siguiendo una ironía "punzante" que solo se entiende desde el dolor. Con ello, los creadores tampoco se olvidan de abordar la presión en busca de la excelencia y el éxito que habita en la mayoría de las familias. "Desde pequeños nos inculcan a destacar, a estudiar lo que estudió papá y no lo que quieres. Empiezas a conectar con el espectador porque todos hemos sufrido ese látigo, unos más que otros. En Michael Jackson es excesivo, hasta llegar a la violencia física, pero la figura del padre es como este mundo tan caníbal, que nos empuja a conseguir metas profesionales, laborales, pero no espirituales", protesta Giménez. Como "un canto al amor", la historia de Diana convivirá además con la de su hermano (Carles Sanjaime), quienes se separaron poco a poco por "esas reglas de juego" que les impusieron desde pequeños y que condicionaron sus relaciones. 

Un espacio en blanco, "aséptico y quirúrgico", similar a un plató de televisión vacío y que falsea el lugar en el que la gente piensa que vive, presidirá la exhibición, que también cuenta con música en directo, alguna que otra coreografía y distintas proyecciones que aparecen como parte documental. ¿Qué pasó con Michael Jackson? llega para quedarse en el Teatre Talia de Valencia hasta el 17 de junio. Lo hace después de entrenarse en febrero en el Teatre El Musical con dos únicas funciones, y recalará más adelante en Sagunt a Escena. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email