X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la casa en el bolsillo

Una app introduce la domótica ‘low cost’

Disfrutar de una casa inteligente todavía está lejos de ser una realidad y puede resultar muy caro. Pero es posible ir incorporando elementos a precios razonables y de fácil instalación e ir avanzando poco a poco... ¿Por qué no aprovecharlo?

10/07/2017 - 

VALÈNICA.- Cualquiera ha fantaseado alguna vez con tener una casa automatizada. Levantarse con el café hecho, apagar y encender las luces sin moverse del sitio o saber si mientras no estamos entra alguien desconocido. Todas estas posibilidades ya son reales, y no, no hace falta un kit de Arduino, la tienda de referencia de los bricogeeks, ni ser un manitas ni un maker para instalarlas en nuestro hogar. Tampoco vamos a tener la casa de los Supersónicos ni va a tomar el control sobre nosotros a lo más pura ciencia ficción.

Pero, ¿por dónde empezar? Objetivo 1: solucionar una necesidad concreta que puede ir desde la seguridad al ahorro de energía o la automatización de tareas, como poner la lavadora. «La gente suele empezar automatizando la iluminación o el control de la temperatura de la vivienda», explica Jon Senra, CEO de Netbeast, startup valenciana dedicada a la centralización del manejo del hogar conectado y que es acelerada en Lanzadera.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

La iluminación fue la primera oleada de productos inteligentes que salió y actualmente hay bastantes marcas en el mercado, lo que ha democratizado los precios. Se acabó el debate de ir a la tienda y decidir si prefieres una luz cálida o fría. De desenroscar más o menos una bombilla para regular la intensidad. Referencias como Philips, Belkin, Lifx o Yeelight de Xiaomi permiten regularlo a través de la domótica, tendencia a la que también se han sumado grandes multinacionales del hogar como Ikea, donde las bombillas rondan los 15 euros por unidad. No es tan caro si se tiene en cuenta que la vida media se mide en lustros.

«Cuando hablamos de iluminación inteligente, casi el 100% permite regular la intensidad y apagarlas y encenderlas», explica Senra. «Otras son un poco más listas y les puedes dar calidez desde la luz más blanca. Mientras, las bombillas más premium permiten incluir tonos y colores y algunas como las de Philips permiten emitir sonido». La puesta en marcha es muy fácil, simplemente hay que conectar el dispositivo con el wifi de casa, como si fuera un ordenador.

Una ‘app’ para dominarlas todas

Cada marca tiene su propia app para gestionar sus productos, pero conforme introduces nuevas marcas el hogar se va complicando. El mundo de la domótica funciona a través de reglas que se van marcando por el usuario pero es necesario jugar a través de la app del fabricante, lo que complica la interacción entre los dispositivos.

Aquí entra la startup valenciana Netbeast con su aplicación Yeti Smart Home que permite unificar todos estos aparatos en una sola app. ‘Agnóstica’ en lo que a marcas se refiere, encuentra los productos configurados en el hogar y ofrece una interfaz única permitiendo crear reglas de funcionamiento de estos productos. «Por ejemplo, a las siete de la mañana enciende gradualmente la luz de mi cuarto para despertarme y unos cinco minutos después enciende un enchufe a mi cafetera conectada para tener el café listo cuando me levante», apunta Senra.

Existen cafeteras inteligentes, que pueden costar hasta 200 euros, pero también existen trucos para hacerlo en modo barato. Por ejemplo, con un enchufe inteligente puedes conseguir, si tienes una cafetera de encendido y apagado, hacer el café a una hora programada. Dejas el encendido fijado y ordenas a qué hora debe dejar pasar la corriente para que se haga el café. «Los enchufes son el primer paso para automatizar electrodomésticos», destaca.

«Aunque todavía queda mucho para llegar a la casa totalmente automatizada, ¿por qué no aprovechar lo que surge por el camino?»

TP-Link ha sacado una gama económica que cuesta a partir de 25 euros en su modalidad más simple: encender y apagar. Pero existen unos más avanzados que permiten incluso controlar el gasto de electrodomésticos más intensos, como la lavadora, con un coste de unos 40 euros. «En Yeti, próximamente, instalaremos una función de control inteligente en la que el usuario podrá definir la regla de encender la lavadora cuando el kw/hora esté más bajo y ahorrar en el consumo», apunta Senra.

El tema de los enchufes se puede utilizar prácticamente en cualquier elemento que tenga tan solo opción encendido-apagado. Por ejemplo, las lavadoras que solo hace falta darles al encendido para que funcionen, lo que permite programarlas. Desde calefactores a estufas, puedes prefijar un rango de tiempo y si te quedas dormido se apaga sin correr peligro, o que se encienda justo antes de llegar a casa.

Los termostatos inteligentes son otros de los elementos más utilizados. Netbeast trabaja con Nest, de Google, y con la francesa Netatmo. «Siendo termostatos, debes conectarlos a la unidad de calefacción central y en función de tu comportamiento optimiza la temperatura de vivienda para ahorrar el máximo en consumo», explica. Aunque la instalación de este dispositivo es de las más complejas, las marcas suelen ofrecer servicio de instalación.

Nuevos sistemas de seguridad

La seguridad también se ha convertido en una de las necesidades básicas para usar este tipo de tecnología. Por un lado, las cerraduras inteligentes, que permiten dar acceso temporal a través de una aplicación a determinadas personas pero que no impiden abrir con la llave clásica. Hay dos tipos de cerradura, una que sustituye el tambor clásico, y sería como instalarte una cerradura nueva, pero hay otras que están diseñadas para incorporarlas a las cerraduras preexistentes. «Es como una funda para la cerradura». Sus precios varían desde 100 y 120 euros hasta los 200 ó 300.

En cámaras también existen productos interesantes. Por ejemplo, en Netatmo existe una cámara de reconocimiento facial cuyo precio es de 199 euros. A través de la aplicación se puede educar la cámara. Cada vez que aparezca una nueva persona hay que introducir quién es para que el software ya tenga ese conocimiento. A partir de ahí, es posible crear reglas como en el caso de descubrir una cara no conocida cuando el inquilino está fuera de casa avisar con una notificación o que se conecte con la empresa de alarmas.

Curiosamente, también es posible hacer muchas cosas con sensorización. Algunas marcas como Philips o Belkin tienen sensores de presencia que permiten crear reglas de seguridad, como que cuando el sensor detecta alguna presencia active la cámara, pero también permiten una mayor automatización del resto de la casa como iluminar una estancia para encender la luz.

«Una regla interesante que estamos trabajando de cara al futuro, controlando los sistemas de audio, es que con la cámara de reconocimiento facial, cuando detecta una cara en particular, reproducir bien una canción o una lista de Spotify al entrar en casa, por ejemplo», según explica Joan Senra a Plaza.

En sonido hay marcas como Sonos, un conjunto de sistemas de audio conectados que son inteligentes de varias formas. Al utilizar el wifi, la calidad del sonido es mucho mejor, pero además también es posible aumentar la realidad, por ejemplo, en las películas. «Si hay una explosión en la parte derecha de la imagen en la televisión sonará por ese lado del altavoz mientras que el izquierdo genera el sonido inverso y te da esa sensación de efecto 3D en el audio».

«Aunque todavía queda mucho para llegar a la casa totalmente automatizada, ¿por qué no aprovechar lo que surge por el camino?»

A esto cabe añadir otras opciones, de las que cabe destacar el asistente por voz, como Amazon Echo. «La voz en Estados Unidos se ha convertido en algo increíblemente popular. Todas las grandes marcas (Amazon, Google, Apple) lo ofrecen y la verdad es que genera un nuevo conjunto de posibilidades porque te desliga de las manos», destaca Senra. Aunque es un elemento al que todavía le queda mucho por explorar y que todavía no está disponible en su versión española, se le puede pedir, por ejemplo, desde que te diga la temperatura a las noticias del día o que reproduzca una lista de música.

Según Senra, algunos productos bastante interesantes en la línea de electrodomésticos son las neveras inteligentes, aunque todavía son caras. Samsung ha sacado una que vale de 3.000 a 4.100 euros y tiene una pantalla que te da información sobre los productos que tienes dentro, además de que permite hacer la compra desde la nevera. «Hay una empresa en Reino Unido (Smarter) que ha sacado solo una cámara que puedes colocar dentro de la nevera y que te identifica los alimentos, avisa de cuándo se acaban o están a punto de perecer y ofrece la posibilidad de comprarlos automáticamente. Al final la tendencia es que en el futuro todos los electrodomésticos serán inteligentes, pero mientras tanto salen opciones intermedias para adaptar los nuestros», señala.

¿Cuál es el futuro?

A esto cabe añadir otras opciones, de las que cabe destacar el asistente por voz, como Amazon Echo. «La voz en Estados Unidos se ha convertido en algo increíblemente popular. Todas las grandes marcas (Amazon, Google, Apple) lo ofrecen y la verdad es que genera un nuevo conjunto de posibilidades porque te desliga de las manos», destaca Senra. Aunque es un elemento al que todavía le queda mucho por explorar y que todavía no está disponible en su versión española, se le puede pedir, por ejemplo, desde que te diga la temperatura a las noticias del día o que reproduzca una lista de música.

Según Senra, algunos productos bastante interesantes en la línea de electrodomésticos son las neveras inteligentes, aunque todavía son caras. Samsung ha sacado una que vale de 3.000 a 4.100 euros y tiene una pantalla que te da información sobre los productos que tienes dentro, además de que permite hacer la compra desde la nevera. «Hay una empresa en Reino Unido (Smarter) que ha sacado solo una cámara que puedes colocar dentro de la nevera y que te identifica los alimentos, avisa de cuándo se acaban o están a punto de perecer y ofrece la posibilidad de comprarlos automáticamente. Al final la tendencia es que en el futuro todos los electrodomésticos serán inteligentes, pero mientras tanto salen opciones intermedias para adaptar los nuestros», señala.

La seguridad de nuestra casa dependerá de nuestra red, en el caso de que todos los productos estén conectados a ella, por eso hay que eliminar contraseñas prefijadas y convertirla en un fuerte. Mientras, Netbeast sigue intentando evolucionar adaptando su app para convertir tu Smart TV en un controlador para el hogar. «Cuando la tele está apagada, las apps de Smart TV pueden funcionar en segundo plano por lo que estamos preparando una versión de Yeti que actúa de controlador para la casa con el fin de ofrecer nuevas posibilidades como el control remoto de tu hogar desde fuera de él. Solamente algunas marcas ofrecen esta capacidad; con Yeti para Smart TV estaría disponible para cualquier dispositivo compatible», destaca.

Aunque en Netbeast todavía no han predefinido un modelo de negocio, sí que han realizado pruebas con la subvención de un kit de productos. «En lugar de tener que pagarlos desde el principio se suscribe al servicio de Yeti y se subvenciona. Funciona como el antiguo modelo de subvencionar la compra de un smartphone con tu tarifa móvil. El objetivo de este modelo es facilitar el acceso a tecnologías del hogar y acercar su utilidad al mayor número de personas posible. Hemos hecho ya pruebas muy satisfactorias con algunos productos aunque estamos esperando el modelo adecuado para empujarlo al mercado», destaca Senra. Si bien es cierto que todavía queda mucho para llegar a una casa totalmente automatizada, ¿por qué no aprovechar lo que va surgiendo por el camino?  

* Este artículo se publicó íntegramente en el número 33 (VII/ 17)  de la revista Plaza

Noticias relacionadas

emprendedores

Ingeniería valenciana para Hyperloop, el tren del futuro

Por |  - 

Elon Musk, fundador de Tesla, lanzó en 2013 una llamada a nivel mundial para desarrollar Hyperloop, un medio de transporte con forma de cápsula que circula a velocidades de vértigo. Ahora, València tiene a una de las pocas empresas que están volcadas en hacerlo realidad

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email