X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de abril y se habla de fraccionamiento de contratos edificant SANIDAD alicante
GRUPO PLAZA

POR UN AÑO PRORROGABLE A OTRO MÁS

Acció Cultural ultima dos concursos para la asistencia técnica y comunicación conjunta del TEM y La Mutant

12/01/2018 - 

VALÈNCIA. Las tribulaciones que han acompañado a La Mutant se pueden intuir por su cambio de nombre a lo largo de los últimos dos años y medio. La Nave 3, Espai Mutant, Las Naves, de nuevo Nave 3 y ahora La Mutant. La sala escénica y polivalente del Carrer Joan Verdeguer 26 abrió sus puertas pocos meses antes del cambio de Gobierno local tras 24 años con el mismo signo y, de alguna manera, ha sido esclava de su borrosa fotografía de inicio. Pese a la intensa programación durante su corta vida –lleva más de un año cerrada por la suma de unas intensas lluvias y la incompetencia comunicativa entre aseguradoras y Administración– todavía cabe recordar que el espacio escénico estaba integrado en la concejalía de Innovación y no en ninguna de competencias culturales

Desde València En Comú, partido miembro del Gobierno local, siempre se interpretó como una oportunidad para estimular a las artes y los creadores desde la innovación. Sin embargo, tras la crisis derivada del cese del exdirector de Las Naves, Rafael Monterde, y la posterior dimisión de su concejal responsable, Jordi Peris, la resituación de competencias fue interpretada por el mismo grupo como la ocasión idónea para recuperar el teatro por parte de la concejalía que maneja sus actividades: Acció Cultural. Ambas, eso sí, en manos de València en Comú. 

Ahora, los tres teatros propios 'de la ciudad' –Teatre el Musical, Espai Rambleta y La Mutant– operan bajo la supervisión de la concejala María Oliver, responsable de ese área del Ayuntamiento que atiende a las artes escénicas (en el caso de Rambleta, desde una concesión privada). En la búsqueda de "la mayor optimización de recursos posibles", según comenta la edil a este diario, la directora del TEM, Olga Álvarez, también lo será de La Mutant, como ya fue detallado durante el verano. 

Sin embargo, tras los despidos del equipo de producción del espacio, se ha especulado mucho sobre el personal laboral que cubrirá las necesidades del contenedor del Grao. En este momento y tal y como ha podido saber Valencia Plaza, Acció Cultural ultima los pliegos de dos concursos: de asistencia técnica –iluminación, sonido, montajes, acomodadores, taquillas...– y comunicación para cubrir a la vez al TEM y La Mutant. Dos concursos conjuntos, por un montante "importante" según admiten en el Ayuntamiento y que saldrá publicado en cuestión de semanas. De esta manera y en gran medida, una empresa se hará cargo de cada una de esas funciones.

Álvarez comentó este miércoles a Valencia Plaza que se ha perfilado "mucho" el pliego para tratar "de no optar por una oferta a la baja. No queremos malas experiencias y estamos primando bagaje en el sector y una serie de valores de empresa", continuaba la responsable de ambos espacios. Ambos pliegos proponen contratos de un año prorrogables a un segundo curso si ambas partes están conformes con ello. Las condiciones están a punto de pasar por la revisión jurídica del Ayuntamiento y se espera que los proyectos estén resueltos nada más pase el primer trimestre del año.

Desde Acció Cultural se quiere marcar distancia con la idea de que nadie vaya a ejercer labores de programación o producción: "esas labores las hace el personal del Ayuntamiento y Olga". Insisten en que los despedidos de Las Naves –el equipo de programación y producción– no podían continuar ya que sus contratos no podían ser subrogados por una concejalía al provenir de una contratación directa de 2015. La concejalía de Innovación, sin programación ni producción cultural una vez escindida La Nave 3 de sus competencias, fue quien les despidió sin voluntad por reintegrarlos en otras funciones.

Ahora bien, desde Acció Cultural se admite que se está buscando una contratación directa "como un apoyo a la prestación de servicios". Una contratación que formaría parte del equipo de Álvarez en producción y no sería cubierta por personal laboral del Ayuntamiento. "Es una prestación de servicios, temporal y que será un contrato menor". Desde el Ayuntamiento son conscientes de que ese apoyo a la directora no será prorrogable durante mucho tiempo, ya que de continuar teniendo la necesidad laboral, la plaza tendrá que salir a concurso público. Mientras que desde la concejalía quieren comprobar primero que exista esa necesidad constante, la directora aseguró a este diario que, especialmente tras asumir La Mutant, el concurso acabará siendo "totalmente necesario".

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email