X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

año dedicado al escritor

Blasco Ibáñez: El famoso desconocido

La celebración del Año Blasco no oculta la peculiar relación de amor-odio de las instituciones valencianas con uno de los novelistas españoles más famosos del siglo XX. Mientras su figura permanece inalterable en el extranjero y adorada por el público, en su tierra el reconocimiento se mueve entre la idolatría acrítica y la indiferencia

8/10/2017 - 

VALÈNCIA.-¿De verdad Blasco Ibáñez (València, 1867 - Menton, Francia, 1928) es recordado por la sociedad que le vio nacer? ¿Por qué entonces sigue enterrado en un nicho mientras su panteón está vacío? ¿Por qué su sarcófago, realizado por Benlliure, viaja de museo en museo? ¿Por qué no tiene espacio propio en la Biblioteca Valenciana? ¿Se creen los valencianos al novelista? 

Institucionalmente así lo parece. 2017 ha sido designado por la Generalitat como Año Blasco con motivo del 150 aniversario de su nacimiento. Obras de teatro, exposiciones, congresos... aparentemente la vida cultural valenciana le toma como eje. Este mismo mes de octubre está previsto que se presente restaurado por primera vez su icónico retrato, pintado por su amigo Antonio Fillol, en un trabajo realizado por el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración. En la Ciudad de la Luz de Alicante se realizó, los días 5 y 6 de octubre, un foro sobre el audiovisual bajo su paraguas, vinculando su figura al séptimo arte del cual él fue pionero. Y en el edificio del Museo de la Ciudad en València se celebrará del 25 al 27 un encuentro nacional de casas museos de España. 

Sin embargo, la realidad de la recuperación del escritor habla de hechos superficiales y poca concreción. Excepción hecha de la digitalización de su obra por parte de la Biblioteca Valenciana, y de los inevitables y encomiables trabajos universitarios, el legado del novelista se mueve entre el conocimiento epidérmico de su figura y la desvirtuación. Convertido en poco más que un fenómeno local, la puesta en marcha del Año Blasco ha sido vista por algunos como una nueva ocasión perdida de reivindicar la dimensión internacional del escritor. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

En cierto modo, recuerda, y mucho, a los actos del Año Blasco de 1998, impulsados por el difunto Manuel Tarancón cuando era presidente de la Diputación de Valencia. Las exposiciones, ciclos y conferencias deberían haber dado paso a un reconocimiento permanente en el Monasterio de San Miguel de los Reyes, donde tendría que habérsele dedicado una sala al autor de La Barraca. Sin embargo, tras la muerte del político en 2004 la idea fue olvidada por la administración autonómica. De eso hace casi tres lustros.

*Lea el artículo completo en el número de octubre de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email