X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

25 aniversario 

El 'Caso Alcàsser': Había una vez un circo

El 13 de noviembre, los medios de comunicación celebran el 25 aniversario del caso que cambió la manera de enfocar los sucesos en la prensa española. Para algunos, fue el día en el que nació la telebasura; sin embargo, el legado no es tan negro

12/11/2017 - 

VALÈNCIA.- «Si alguien dice que se aprendió algo del caso Alcàsser, miente». La frase la pronuncia el profesor de periodismo en la Universidad Internacional de Valencia (VIU) Joan Oleaque. «Bueno»— se corrige a sí mismo —«si acaso, se ha aprendido a evitar querellas; pero el resto sigue igual». Su opinión no es gratuita. Cubrió el caso para el semanario El Temps y es autor del dos veces premiado Des de la tenebra (Ed. Empuries, 2002) en el que desmenuzó no solo aquel terrible suceso sino el circo mediático que le siguió y que provocó un cambio en la manera de tratar los sucesos en los medios españoles.

Recordar el secuestro con final dramático de las tres adolescentes de Alcàsser (Valencia), de aquel 13 de noviembre de 1992, forma parte de la naturaleza de los medios de comunicación que, dado que los crímenes horribles no se suceden con la regularidad que sería deseable, tienen que vivir de los antiguos por la misma razón que a un cantante en horas bajas siempre le queda la carta de un Grandes Éxitos. Algunos crímenes gustan al lector y se celebran, otros no. ¿Por qué de las cinco violadas y asesinadas por el castellonense Joaquín Ferrandis entre 1995 y 1996 casi nadie se acuerda? ¿Y José Antonio Rodríguez Vera? ¿Acaso el asesino y violador de dieciséis ancianas entre 1987 y 1988 no merece ser recordado? ¿Qué pasa, que no era un ser humano? 

Es duro decirlo pero los millenials solo se acuerdan de aquellas chicas por los chistes del concejal de Ahora Podemos en Madrid, Guillermo Zapata. El resto, porque los medios quieren. «Un año después del 11-S, los casos de estrés postraumático eran del 1%», apunta José Gil Martínez. «La gente supera las tragedias mejor que los medios», ironiza. Gil Martínez era el psicólogo del Ayuntamiento de Alcàsser cuando sucedieron los hechos y ha sido un testigo privilegiado del fenómeno social. «En Alcàsser pasó lo mismo que en Nueva York. Un año después de la desaparición se hizo una misa y fueron las mujeres del pueblo que iban a todas. La gente ya lo había asimilado». Fue luego, con el circo mediático y el pueblo lleno de periodistas, cuando superar el caso se volvió imposible. Gil Martínez recuerda también cuando, hace tres años, tras la liberación de Miguel Ricart volvieron los periodistas y se extendió (difícil saber si fue causa o consecuencia) el rumor de que ‘El Rubio’ había vuelto. «Así, es difícil de olvidar», insiste.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

El caso Alcàsser es el pasado, pero también el presente. En internet aún quedan algunos defensores irredentos de la teoría de la conspiración —en una web de la que siguen pagando el hosting para que el sumario no desaparezca de la red.— También están los medios de comunicación, algunos tan madrugadores que, para que no les quitaran la exclusiva (caso de la cadena vasca ETB o el diario El Español), adelantaron la ‘celebración’ al mes de febrero. Mientras, la productora Bambú prepara una docu-serie sobre el tema.

* Lea el artículo completo en el número de noviembre de la revista Plaza

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email