X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

lo destinarán a apartamentos turísticos

Los dueños de MyWigo compran el edificio 'casa Calabuig'

Foto: ESTRELLA JOVER
31/03/2017 - 

VALÈNCIA. Uno de los edificios más emblemáticos de València, el conocido como Casa Calabuig, ha cambiado de manos para transformarse, muy probablemente, en un complejo de apartamentos turísticos. Los promotores de la iniciativa son Jonatan Fatelevich y Maximiliano Gavilán, los empresarios propietarios de Cirkuit Planet, firma valenciana de accesorios informáticos y de los smartphones MyWigo.

El edificio, el último de la avenida del Puerto -número 336-, pertenecía a la viuda e hijos de Juan Brotons, quien regentó el bar Casa Calabuig en la planta baja hasta su fallecimiento hace dos años. 

La compra se ha realizado a través de la empresa Cirkuit Planet y la operación, asesorada por el Grupo Pineda a través de su división Pineda Luxury, se cerró hace pocos días, según ha confirmado a Valencia Plaza Jonatan Fatelevich. La inversión en el inmueble, incluyendo el precio de compra, será de unos 2,5 millones de euros. 

Foto: ESTRELLA JOVER

El histórico edificio recibe su nombre de la no menos emblemática casa de comidas que durante más de un siglo sirvió a trabajadores del sector portuario, a marineros y turistas que hacían allí la primera parada antes de adentrarse en la ciudad o tomaban la última copa antes de embarcarse y a jóvenes trasnochadores que tomaban en este bar la última antes de irse a dormir.

Nueva Casa Calabuig

Casa Calabuig no aguantó la crisis y cerró en noviembre de 2015, meses después de la muerte de su propietario, Juan Brotons. No obstante, los valencianos, los marineros y también los turistas pueden volver a degustar el afamado y calórico bocadillo Calabuig -lomo, tomate, bacon, patatas y huevo frito-, ya que Manolo González Cubas, que trabajó durante más de 30 años en la antigua Casa Calabuig, consiguió el año pasado convencer a la familia de Juan Brotons para abrir un nuevo establecimiento con el sabor del anterior. Así, en julio de 2016 se inauguraba Nueva Casa Calabuig, que mantendrá su actividad con los nuevos propietarios.

La Nueva Casa Calabuig fue inaugurada en julio de 2016. Foto: ESTRELLA JOVER

El edificio Casa Calabuig tiene cinco plantas y una superficie total de 750 metros cuadrados. Es un edificio residencial con una vivienda por piso, de las que solo dos están ocupadas. La intención de los nuevos propietarios es transformarla en un edificio de apartamentos turísticos de alta categoría, con dos o tres por planta, para lo que ya han iniciado negociaciones con operadores del sector con el fin de ceder la actividad.

La actividad inmobiliaria no es nueva para Cirkuit Planet, que desde 2013 viene comprando locales comerciales, viviendas y oficinas para arrendar. Este es, eso sí, su primer edificio y su mayor inversión.

Sobre la elección de este inmueble, Fatelevich explica que para la inversión inmobiliaria en Valencia "tienes tres posibilidades". La primera es comprar en zonas consolidadas, donde "los precios están subiendo mucho y ya es complicado encontrar ofertas"; otra es "comprar donde no hay casi actividad y apostar por un despegue de esa zona" a medio o largo plazo, y, en tercer lugar, comprar en zonas como la del edificio de Calabuig, "que está creciendo pero donde los precios aún son razonables".

Foto: ESTRELLA JOVER

Según el empresario de origen argentino, "esta zona va para arriba". "Sabemos lo que hay y lo que viene, que es más ecosistema emprendedor, más empresas y más startups. Van a pasar muchos extranjeros por aquí", añade.

Los apartamentos turísticos son, según Fatelevich, un tipo de alojamiento ideal para aquellos que vayan a visitar ese ecosistema emprendedor que forman Lanzadera, EDEM, Insomnia Fintech, la antigua base del Alinghi recuperada por el Consorcio València 2007 y otros proyectos en ciernes.

Sobre los motivos de la compra, Fatelevich asegura que es una inversión para explotar el inmueble, no para revenderlo. "Es una inversión patrimonial, hace tres o cuatro años que venimos haciéndolo". 

Jon Fatelevich. Foto: ESTRELLA JOVER 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email