X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

planes para verano

Conoce el Mediterráneo: estas son las mejores calas de la provincia de Castellón

8/08/2017 - 

VALÈNCIA. La Comunitat Valenciana es un territorio que posee mar y montaña, un privilegio para aquellos que quieran disfrutar de la naturaleza tanto cerca de la costa como en el interior rural. Divida en tres provincias, la de Castellón y la Alicante poseen una gran variedad de oferta turística para este verano. Para los amantes de los rincones poco explorados y poco masificados, la naturaleza de ambas provincias de la Comunitat ha creado calas para desconectar del bullicio de la ciudad y de cualquier turismo masificado. 

La provincia de Castellón está situada al norte de la Comunitat Valenciana, su litoral se extiende en más de 120 kilómetros, un territorio lleno de playas y calas conocidas y algunas que esperan a ser descubiertas. Los municipios que componen este litoral castellonense, de norte a sur son: Vinaròs, Benicarló, Peñíscola, Alcalà de Xivert – Alcossebre, Torreblanca, Cabanes, Oropesa del Mar, Benicàssim, Castellón de la Plana, Almassora, Burriana, Nules, Moncofa, Xilxes, la Llosa y Almenara. En muchos de estos municipios, hay diferentes calas para ser descubiertas y para preparar un buen plana para este mes de agosto. 

Según la RAE Una cala es:
2. f. Ensenada pequeña. 

Para quien desconozca el significado de esta palabra, según la RAE, una ensenada es:
2. f. Parte de mar que entra en la tierra.

Cala de la Foradada

Esta cala está situada en Vinaròs, en el primer municipio de la parte norte de la Comunitat Valenciana. Una pequeña extensión de grava para poder pasar el día rodeado de acantilados que hacen de esta cala más profunda y más íntima. Esta cala está cerca de zonas residenciales tranquilas, a 10 minutos en coche del centro de la ciudad. Su nombre, ‘La Foradada’ tiene como origen una enorme roca que está situada a pocos metros de la orilla que tiene un enorme ‘Forat’ (agujero). Tiene a pocos metros de su bajada, una para de metro y zonas habilitadas para aparcar. Esta zona, la de Vinaròs no tiene solamente esta cala sino que es un territorio donde abundan estas zonas poco transitadas y llenas de espacios donde poner la toalla y descansar. Cala Puntal, Cala del Saldonar, Cala del Sol de Riu, Cala del Cossis, Cala de la Barbiguera, etc. 


Cala dels Cossis

La cala dels Cossis está en la parte norte de Vinaròs, a diez minutos de llegar al centro urbano de la capital de la comarca del Baix Maestrat. Esta cala tiene una longitud aproximada de 115 metros, repleta de piedras y grava pero con lugares donde no las piedras son más pequeñas. Está rodeada de apartamentos y zonas residenciales de veraneantes. Dispone de duchas y de restaurantes cerca. Además, para aquellos que quieran ir con sus perros a la playa, a pocos metros está una de las pocas playas aptas para perros de la Comunitat Valenciana. 

(Aquí algunas fotografías de algunas calas de la costa de Vinaròs. Fuente: turisme.vinaros.es)

Serra d’Irta, calas entre Peníscola, Alcalà de Xivert y Alcossebre

La siguiente zona castellonense repleta de calas comienza en el municipio de Peníscola y dos municipios que le siguen, Alcalà de Xivert y Alcossebre. Pasando el Castillo del Papa Luna, donde se rodó la serie Juego de Tronos, Peníscola tiene zonas escondidas llenas de calas. Desde la Torre de La Badúm y la Serra d’Irta, el paraje natural de esta zona del norte de la Comunitat ofrece un litoral virgen en el sur de este municipio. 20 kilómetros de costa donde están las calas: Cala del Moro, Cala Ordil, Cala Pebret, Cala de Ribamar, etc. Lo que hace especial a estas calas son sus aguas tranquilas y cristalinas, su poca afluencia de gente y las vistas del famoso castillo de Peníscola. 


Por destacar dos calas de esta zona: 

Cala del Pebret

En el sur de Peníscola y teniendo como guardián la Torre La Badúm, la cala del Pebret se extiende en más de 280 metros. Una cala en la depresión de la Serra d’Irta donde su entorno es uno de los menos urbanizados de la zona. Es una cala muy accesible y familiar, ideal para llegar a ella y descubrir el entorno en bici. Compaginable con una visita a Peníscola, una de las ciudades más bellas del Mediterráneo, la cala Pebret está dentro de un arco que combina ser Lugar de Interés Comunitario y Zona de Especial Protección para las Aves, lo que hace reconocer su especial riqueza natural tanto por su ecosistema como por su fauna. Gracias al recomendado acceso en bici (o moto) su extensión se puede recorrer llegando incluso hasta la siguiente cala, la cala Argilaga, en Alcossebre. 

Calas de Ribamar

Antes de llegar a la playa de Alcossebre, el núcleo del municipio y el gran reclamo de muchos turistas y visitantes del norte de Castellón, las calas de Ribamar son una alternativa idónea para descubrir zonas donde el mar entra y sale y ha formado entornos dignos de admirar. Estas calas tienen una distancia pequeña, de unos 40 metros con aguas tranquilas y transparentes para los amantes del submarinismo. También es litoral virgen, por lo que la naturaleza está en su máxima esplendor. La arena es fina aunque no como una playa convencional ya que también abunda la grava. Para bajar a estas calas, el acceso está bien comunicado y hay una zona de parking para aquellos que vengan en coche. Quienes no quieran llevarse la nevera y los tuppers llenos de comida, a pocos metros hay zonas de restaurantes. Un plan veraniego que no amarga un dulce a nadie. 


Cala de Oropesa la Vella

La cala de Oropesa la Vella es una continuación a la Playa de la Concha de Oropesa del Mar. La parte sur de esta playa tiene un conjunto de rojas que salen desde la zona de la costa hacia el mar y esto ha hecho que se forme esta cala de 120 metros. Para aquellos que no les guste las playas o calas con suelo rocoso y de difícil movimiento si no dispones de unos zapatos adecuados, la cala de Oropesa la Vella tiene arena fina en toda la zona, además de pasarelas y con un puesto de socorrismo. No es una cala virgen, ni está situada en un lugar apartado de las zonas urbanas pero es una alternativa para evitar el bullicio de las playas de Oropesa del Mar.  

Cala del Retor

Otra cala de esta zona es la cala del Retor, también de arena fina pero menos urbanizada. Dispone de pasarelas y lavapies y un poco más alejada de la zona turística del municipio castellonense. Es casi la mitad que la cala de Oropesa la Vella, 70 metros de longitud y con aguas tranquilas y poco profundas para disfrutar den baño relajado para toda la familia. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email