X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

proyecto de nituniyo y memosesmas

Creadores se unen para levantar la falla mutante ‘Fer i desfer’

6/03/2018 - 

VALÈNCIA. Fer i desfer. Aunque con un carácter más escultórico, las Fallas forman uno de los mayores mapas de arte urbano del mundo, un recorrido que nace con los primeros días de marzo y que se destruye sin excepción el día 19. Si con la plantà el público conoce los proyectos, en el caso de la comisión Castielfabib-Marqués de Sant Joan los visitantes tendrán que hacer un esfuerzo triple, pues este año proponen un monumento interactivo que cada día cambiará de acuerdo con el creador que lo intervenga. Con este proyecto desde el estudio de arquitectura Nituniyo y Memosesmas completan una trilogía que les ha valido más de un Premio Nacional de Arquitectura Efímera Emporia. “En Somnis de pes se incidió en los materiales de combustión no contaminante y reciclables, y se desarrolló el concepto de falla participativa. En Cap Buit se introdujo además el principio de sistematización y se investigó la generación de un espacio interior. En Fer i desfer queremos introducir nuevas variantes”, explican.

El proyecto fija como punto de partida la rapidez con la que cambiamos de conversación, un acelerado ritmo por el que los temas de actualidad dejan de estarlo en poco tiempo. Sin casi proceso para la asimilación, desde el estudio de arquitectura proponen una falla que cambie cada día desde la plantà gracias a la intervención de distintos profesionales que se convertirán en coautores de la falla. Tanto es así, que en sus impulsores todavía no conocen de qué manera modificarán la estructura de Fer i desfer, que será confeccionada principalmente a partir de tubos de cartón y madera. Será el diseñador Carlos Tíscar; el arquitecto Miguel Arraiz, coautor de la ‘falla’ del Burning Man; y Luis Demano, ilustrador y autor de la campaña gráfica de las Fallas en 2017, quienes creen su propia falla de acuerdo a las normas establecidas por el estudio de arquitectura.

“Proponemos una falla que sea susceptible de adoptar distintas formas, una suerte de lienzo tridimensional en blanco que pueda modificarse diariamente y ser soporte del mensaje que se desee en cada momento”, indican sus creadores. De esta forma, no resultará solo interesante el resultado que se derive de cada intervención, sino también el carácter performativo que tendrá la propia transformación de la falla, que es el proyecto de mayor tamaño acometido por Nituniyo y Memosesmas, con unas dimensiones de 3x9 metros. "Actualmente, los acontecimientos parecen sucederse a un ritmo que nos hace muy difícil la asimilación y la reflexión sobre lo que ocurre. ¿Cómo puede una falla reflejar este hecho, la imposibilidad de ser reflejo de la actualidad vertiginosa y cambiante?¿Tendría que renunciar la falla a tener forma? ¿Podría tener una forma mutable?", se preguntan desde el estudio. 

El proyecto generado desde el estudio de arquitectura para la comisión Marqués de Sant Joan-Castielfabib supone el tercero de su trayectoria, el mayor hasta la fecha y que viene con una forma muy concreta de afrontar tanto la intervención externa como los materiales. Si el pasado año, con Cap buit, sufrieron por los efectos de la lluvia sobre el cartón, este año tiran de madera y tubos, como en su primer proyecto Somnis de pes, la elefanta con la que se estrenaron en la ‘plaza fallera’. Y es que, si en 2016 presentaban una gran cabeza vacía en la que los visitantes podían entrar y decidir de qué elementos llenarla, en 2015 sorprendían con un elefante levantado a través de 6.000 tubos de cartón apilados, tubos que poco a poco se iban llenando con papeles de colores en los que los falleros escribían sus deseos. Ambos proyectos fueron premiados en los Premios Nacionales de Arquitectura Efímera.

Arquitectura y Fallas, en el CTAV

El ámbito de la arquitectura no es ajeno a la fiesta grande de la ciudad, por lo que el Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia (CTAV) abordará en un debate que acogerá hoy a las 18.30 horas en su sede la metamorfosis de la ciudad, el orden público y el civismo, las consecuencias turísticas, la expresión cultural y el arte urbano. En este octavo ‘Debate de ciudad’ intervendrán Pere Fuset, concejal de Cultura festiva; Francesc Colomer, Secretario Autonómico de la Agencia Valenciana del Turismo; Ester Alba, Decana de la Facultad de Geografía e Historia de la Universitat de València; Miguel Ángel Pérez, presidente de la Falla Mossen Sorell Corona; y Rafael Rivera, arquitecto y urbanista, un debate moderado por el periodista y director de comunicación del CTAV, Luis Motes.

“El objetivo del CTAV es concienciar a los ciudadanos de que las Fallas son una fiesta de barrio pero que también puede ser abierta, turística y masiva. Más allá de los problemas de convivencia que genera, ‘la mejor fiesta del mundo’ se apropia del espacio público, las calles se vuelven plazas, se modifica el tráfico, los transportes, los horarios durante una semana. Las fallas son una expresión cultural pero también un festival de arte urbano, un laboratorio de ideas dónde convive la tradición y la innovación. Al mismo tiempo, el centro inaugura la exposición Arquitecturas para el fuego, en la que participan desde Pink Intruder, Nituniyo, Crearqció, Equip [UPV] o Mixuro, un proyecto que repasa la creciente incorporación de los arquitectos al mundo fallero.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email