X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

¿ciencia fricción?

Criogenia: En busca de la inmortalidad

Antes de final de año, abrirá sus puertas en Riba-roja CeCryon, la primera empresa en Europa en ofrecer servicios de criopreservación. Un negocio impulsado por el sueño de que la ciencia venza a la muerte... ¿o por el miedo a morir?

9/07/2018 - 

VALÈNCIA. Era el siglo IX de nuestra época. Un grupo de alquimistas chinos intentaba encontrar el elixir de la eterna juventud, pero en su lugar encontraron la muerte para millones de personas. Mezclaron sin saberlo nitrato de potasio, carbono y azufre: habían inventado la pólvora. Todas las culturas conocidas, a pesar de haber predicado la vida más allá de la muerte, han intentado —por si acaso— asegurarse la vida eterna antes de morir. No solo lo hicieron en China. Los griegos buscaron la ambrosía; es decir, el alimento de los dioses que daba la inmortalidad, y los alquimistas europeos quisieron fabricar la poción de la vida eterna.

Nuestra sociedad no ha sido una excepción y actualmente seguimos buscando alargar la vida, incluso vencer a la muerte. Los métodos para conseguirlo, sin embargo, han cambiado. Palabras como criónica o telomerasa han sustituido a la alquimia y la ambrosía, pero ¿estamos más cerca de conseguirlo?

En los últimos años, los medios de comunicación han dado importancia a la inmortalidad. Para algunos no son más que fantasías, para otros, una realidad inevitable. Algunos profetas de la vida eterna científica incluso se atreven a poner fecha para su llegada: veinticinco años.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

El personaje que más ha llamado la atención en la televisión ha sido José Luis Cordeiro, un ingeniero que, a pesar de no ser científico ni trabajar en biomedicina, asegura que en una década habremos curado el cáncer, en dos seremos inmortales y en tres podremos resucitar a los muertos. Antonio Pellín, investigador de fisiología del envejecimiento en la Universitat de València, responde: «Este tipo de afirmaciones son puro sensacionalismo, no me parecen predicciones realistas a día de hoy».

* Lea el artículo completo en el número de julio de la revista Plaza 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email