X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

AL OTRO LADO DE LA COLINA / OPINIÓN

De macroeconomía y microgeopolítica

Está semana no puedo evitar reunir en mi columna dos episodios internacionales, de esferas que en un principio parecen lejanas pero que no lo son, y que por sus posibles y negativas consecuencias van a dar de que hablar durante tiempo.

10/02/2018 - 

Muchos pensaran que desde estas líneas se pinta un panorama un tanto fúnebre de la realidad internacional, pero en esta vida se debe planificar lo razonable y prepararse para lo más desfavorable, y es esta segunda parte el propósito de estas líneas, para la primera parte (lo previsible) están los medios repletos de lo políticamente correcto.

Estos días pasados hemos vuelto a experimentar importantes sobresaltos financieros con caídas “históricas” en las bolsas de medio mundo, en el caso de Wall Street dos en esta misma semana, y que hacen presagiar oscuros nubarrones sobre la economía mundial. Desde luego elementos de preocupación existen; estamos en una economía con gran volatilidad, donde hay un muy serio problema de deuda pública, sí esa que adquieren los gobiernos (es decir usted) para en nuestro caso sostener el Estado del Bienestar, y que según el Banco de Pagos Internacionales (Bank for International Settlements- BSI) llega a ser un 40% mayor que la existente en 2007/2008 en relación con el PIB (todo un dato a tener en cuenta). Esto ha sido posible a lo barato que resulta el dinero (como se dice vulgarmente) como consecuencia de políticas monetarias expansivas, compras y recompras de deuda por parte de los Bancos Centrales, y bajos tipos de interés, que parecen que han llegado a su fin.

Así es respecto a la compra de deuda, pues Jens Weidmann, presidente del Banco Federal Alemán, afirmó este jueves pasado que si prosigue el crecimiento económico, “no parece necesario prolongar las compras (de deuda) más allá de la cantidad anunciada”(por lo que el Banco Central Europeo parece que así lo hará). También el resto de las políticas monetarias mundiales se van a endurecer, en concreto la USA, pues se vaticina un posible incremento de tipos de interés por parte del nuevo presidente de su Reserva Federal Janet Yellen, origen, dicen, del exabrupto de un temeroso Wall Street, y como consecuencia de los buenos datos de empleo en USA, de la subida de salarios, e incremento de inversiones en infraestructuras (dentro de los planes de Donald Trump) y que pueden provocar un sobrecalentamiento de la economía y por tanto tendencias inflacionistas (que se combatirían con esas subidas de tipos).

Otros de los efectos del dinero fácil es la sobrevaloración de activos, que conlleva a ciertas inversiones con cierto tufo especulativo, como es el caso de las Criptomonedas que a este paso llevan el mismo camino que las Puntocom, y recuerden como acabó aquella fiesta. Fíjense que en un lejano informe del Banco Central Europeo de octubre de 2012, titulado Proyectos de Monedas Virtuales, una de sus preocupaciones era que estos nuevos productos no tuvieran un esquema o sistema de estafa Ponzi, y para mayor preocupación de los que hayan podido invertir en esas monedas no reguladas, es que en el pasado mes de enero han perdido casi 500.000 millones de valor de mercado.

Y claro está hablando de economía a escala mundial, tras citar a Europa y a los Estados Unidos de América, hay que hablar de China, para el gigante asiático parece que los asuntos económicos no pintan del todo bien, pues fíjense que según diversas informaciones (siempre difíciles de obtener y calcular por el hermetismo del régimen chino) la deuda china estaría creciendo al doble que su PIB, y uno de los síntomas claros de los posibles cambios en la economía mundial que se reflejan en una de sus locomotoras más importantes, es que a las leves restricciones a las inversiones en el extranjero por parte de las autoridades chinas implementadas a finales de 2016, este verano pasado (2017) se volvieron a incrementar estas restricciones a invertir en países extranjeros por parte del gobierno de Xi Jinping, e incluso en algunos casos se convirtieron en prohibiciones, y que en octubre pasado estas habían disminuido un 40% respecto el periodo anterior, por lo que parece ser también tienen los chinos oscuros nubarrones.

Tras hablarles de la cuestión macro, en la esfera económica, voy a pasar a la Micro, dentro del entorno Geopolítico. Llevamos unas pocas semanas (desde el 20 de enero) observando la invasión y el ataque de Turquía a territorio Sirio, en concreto a su zona Noroeste, sin pena ni gloria, pues parece que a nadie en el mundo le importe mucho, incluido instituciones internacionales u organizaciones mundiales defensoras de los Derechos Humanos, y según las últimas informaciones de agencia turcas a mitad de esta semana ya habrían muerto 999 combatientes enemigos (neutralización de terroristas lo denominan) en la acción de Turquía sobre Afrin por lo que a día de hoy deben ser ya miles las personas muertas en la operación Rama de Olivo, pues hay que incluir, como no, las víctimas civiles, que no se citan pero son las inevitables bajas “colaterales”.

Pero hay un acontecimiento que ha dado un pequeño giro (o grande) a la situación por una posible escalada, el derribo el sábado 3 de un avión ruso Su-25, con la consiguiente inmolación/ejecución de su piloto, por lo que la respuesta rusa ha de venir de una forma u otra, y siempre seguramente de forma contundente. Pero una consecuencia, parece ser según informaciones de este martes pasado (pues ya saben que Esquilo en el siglo V a.c. ya dijo que la verdad era la primera víctima de la guerra) ha sido el despliegue de sistemas de misiles antiaéreos este lunes pasado por parte del régimen de Bashar Háfez al-Ásad en las cercanías de Alepo según la agencia Reuters, que ha derivado en una pausa (de unos cinco días) en las acciones de la aviación turca sobre el territorio sirio donde se desarrollan las hostilidades. Por otra parte, si no había suficiente presión al respecto, ataques aéreos de la coalición liderada por USA provocaron alrededor de un centenar de bajas entre fuerzas del régimen de Bashar en el sector de Deir ez-Zor este jueves pasado, complicando este difícil equilibrio entre los múltiples actores y las diferentes guerras y alianzas existentes en Siria.

Y qué relación hay, me preguntaran ustedes, entre estos dos acontecimientos, pues imagínense ustedes que en este conflicto de Oriente Medio se produzca una ligera escalada que traiga consigo la lógica subida de los precios del petróleo, y que se sume a esa probable subida del tipo de interés del dinero, todo esto perjudicaría claramente nuestras expectativas de crecimiento económico. Pero bueno, esperemos que no ocurra el supuesto más desfavorable, y que lo razonable sea que todo siga más o menos igual… Si no, les deseo mucha suerte a nuestros cargos y “cargas” públicas a la hora de tomar sus decisiones.

Noticias relacionadas

ANGELO CARCONI
al otro lado de la colina

China Comunista versus Santa Sede

Los grandes cambios, en la Historia también, se producen muchas veces sin grandes alharacas ni mucho ruido; este podría ser el caso del acuerdo entre la República Popular China y la Santa Sede, sobre el que les quiero llamar la atención

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email