X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

'burner', en primera persona

Del Burning Man a València… y de vuelta otra vez

El 'burner' Arlo Laibowitz explica, a un año vista, cómo fue su experiencia en las Fallas de València de 2016 y las principales diferencias con el resto de festivales 'de fuego'

14/03/2017 - 

Este fin de semana hace un año estaba corriendo por toda Valencia. En total, estuve en la ciudad algo más de tres semanas, para ayudar, colaborar y aprender en la Ciudad Fallera, interactuar y crear conexiones con los artistas falleros, y con personas de diferentes comisiones. Conocer y tratar de entender más de la tradición y cultura valenciana y cómo se cruzan en las Fallas. Todo eso en tanto que  "artista del Burning Man", que para mí personalmente es todavía un término complicado.

Para dejarlo claro: he construido y creado más pabellones y piezas interactivas en Nowhere [el evento más antiguo de la quema pan-europea, celebrado en España] que en Black Rock City. Así que no "vengo" de Burning Man / Black Rock City. Aunque hice piezas allí, como en Nowhere, AfrikaBurn [Sudáfrica] y Midburn [Israel]. Este fin de semana hace un año estuve en la Plaça del Ajuntament para ver la etapa final de la plantà de la falla de Manolo García. También estuve en la plantà de la falla de Raúl Martínez Ruiz, Chuky, y vi otras piezas volando por toda la ciudad. Ayudé con el montaje de la falla de Castielfabib y conseguí ver algunas torres humanas desfilar por la ciudad. Y formé parte de la delegación de Burning Man en una reunión en el IVAM, en la que la cultura Burning Man y la cultura Fallas se reunían para el público en general. En ese mismo encuentro, David Moreno y Miguel Arraiz llegaron a compartir su experiencia previa en el desierto, y su visión de la pieza Renaixement que iban a traer a Burning Man el verano pasado. Todas esas experiencias, sólo de ese fin de semana, ya ejemplifican algunas similitudes y diferencias importantes entre Burning Man y Fallas.

Foto: Noel Arraiz.

Al mirar la falla de la Plaça del Ajuntament, el equivalente valenciano de "The Man", reconocí grandes similitudes. Son piezas grandes y prestigiosas, encargadas y financiadas por la organización, con muchas necesidades técnicas y logísticas. Estas piezas son el ‘cartel’ del evento y cambian cada año. Fui un observador por algunos días, en los que vi la dedicación y la profesionalidad del gran grupo de artistas, artesanos y técnicos dedicados a montar la obra en la plaza. Muy similar a estar en Black Rock City y ver cómo ‘The Man’ se erige en el centro de la ‘Playa’.

Una falla como la de Chuky para mí ejemplifica otra similitud. Es un artista que tiene un aspecto muy comprometido con su trabajo, creando piezas que resaltan y reflexionan sobre diferentes causas sociales. El año pasado, su falla trató con la enfermedad de Alzheimer. No es diferente a algunas de las piezas que se pueden encontrar en el desierto, donde los artistas aprovechan la oportunidad no sólo para expresar o entretener de una manera puramente estética, sino para hacer obras reflexivas, políticas o activistas.

La falla en la que colaboré en Castielfabib muestra aún más similitudes. Tanto la falla grande como la falla infantil eran de naturaleza abstracta, interactiva y participativa. Ambas muy diferentes de las esculturas coloridas y pictóricas que dominan la mayor parte de la estética de las Fallas y creadas por un equipo de arquitectos en su mayoría en lugar de artistas "regulares" que trabajaban con materiales que eran sensibles a los elementos [para la pieza grande, sólo cartón]. Todo esto me recordaba a ver artistas no profesionales colaborando y creando, “convirtiéndose en artistas” en el desierto. Y era muy similar a tratar de construir en el desierto, con lluvia, viento y tormentas eléctricas, a veces con materiales que no son la opción más segura para hacerlo. Y, por supuesto, el hecho de que ambas fallas invitaran al público a jugar y a interactuar, a compartir su propia presencia y pensamientos, como en el desierto, donde las piezas pueden ser escaladas e invitan a añadir la creatividad del público.

Foto: MAO.

Hay diferencias [o al menos, no claras semejanzas] también. Una reunión "oficial" como la que tuvimos ese fin de semana en IVAM, destaca para mí la diferencia entre los eventos del BM y su cultura, y las Fallas y su cultura. En el Burning Man y sus distintos eventos hay una "multiplicidad" de ideas y experiencias. Hay algunos eventos centrales, pero en su esencia, estos eventos son descentralizados, ráfagas no programadas de la creatividad, tanto con obras de arte becadas o financiadas con crowdfunding como las piezas ‘no registrados’. Los acontecimientos se originan en la contracultura y en los círculos creativos más vanguardistas y anarquistas. Dos participantes en uno de estos eventos habrán tenido experiencias radicalmente diferentes, habrán visto arte diferente [como aparece y desaparece alrededor de la ciudad y en la Playa], habrán participado e interactuado en diferentes acontecimientos [improvisados] en la "ciudad", con sus campamentos temáticos artísticos, que crean y reinventan su propio entorno creativo, año tras año. Las Fallas se establecen en una ciudad, tienen una historia más larga, establecida, y por lo tanto muy controlada, programada, establecida, de acuerdo con los mismos patrones. Con las mismas actividades sociales recurrentes organizadas por las asociaciones. Y las Fallas tienen una estética muy dominante, que incluso es esperada por la mayoría de estas asociaciones. Y, por supuesto, que no se intercambie dinero en el BM difiere de los aspectos más mercantilizados y comercializados de las Fallas.

Quizás la diferencia más grande es la cosa que la gente consideraría la mayor semejanza: la quema de arte en el BM y el cremà en València. Las instalaciones de arte que arden en la ciudad de Black Rock y en sus otros eventos lo hacen en diferentes días, todos ellos son eventos diferentes, menos coordinados y estructurados, con mayor nivel de participación. La cremà, que se hace de forma simultánea, podría asemejarse a la noche de la quema de ‘The Man’ en su energía y por supuesto en el fuego, pero aparte de eso, en poco más. Hay una razón por la que las personas que asisten a Burning Man se llaman participantes y las personas que vienen a las Fallas son espectadores. Sí, hay miles de voluntarios que forman parte de las asociaciones que crean el evento Fallas, he hablado e interactuado con ellos y he visto una pasión en su participación, muy similar a la pasión que de los participantes que están involucrados en la creación de campos temáticos. Pero en las Fallas también hay decenas de miles de turistas que sólo vienen para especular y consumir. Algo que se ve de manera diferente en Burning, donde se anima a las personas a comprometerse, a crear, a producirse a sí mismas. 

Podría continuar sobre las similitudes y diferencias entre los acontecimientos. Y hay muchas otras cosas que vi el año pasado que son interesantes de mencionar. Pero, no creo que deberíamos obsesionarnos con esas diferencias y similitudes. Las Fallas son una hermosa e interesante tradición, como se están convirtiendo también los eventos ‘burn’.

Como todos estos elementos se unen de una manera hermosa e interesante es lo que vemos en la falla Renaixement, que David y Miguel, con un equipo mayoritariamente valenciano, pero también otros españoles, estadounidenses, israelíes, alemanes y yo, trajeron a Burning Man el año pasado. Fue genial construir con este grupo de artistas, artesanos, técnicos y voluntarios en el desierto. En una construcción con un toque muy ‘valenciano’, pero por otro lado, era muy similar a otras experiencias de construcción que he tenido en el desierto. Fue emocionante y hermoso ver la obra completa brillando, primero en el desierto de Black Rock, y ahora en el Centro Cultural del Carmen. Creo que en esa obra de arte se encuentran las bases para muchas más colaboraciones creativas e intercambios entre los eventos en los próximos años. Como ya se puede ver este año, uno de los miembros de la tripulación que ayudó a construir Renaixement, Miguel Ángel Martin Bordera, está trayendo su hipnotizante teatro de calle Carros de Foc de Alicante a Burning Man.

Lo que más sacó de mi experiencia el año pasado, fue el amor, la dedicación, la artesanía, la visión y el papel que los artistas falleros tienen en las Fallas. Conocí a artistas increíbles y talentosos por toda la ciudad, todos trabajando en crear la magia del evento. Al igual que yo y otros artistas tratan de hacer en Black Rock City, Nowhere, y todos los otros eventos de quemar también.

Fue muy hermoso ser parte de la tripulación que llevó Renaixement al desierto y construyó este pequeño pedazo de València, esta pequeña pieza de las Fallas, en Black Rock City. Espero que en los próximos años, podamos "devolver" ese favor, trayendo algún Burning Man, o "Burn inspired art” a las Fallas también. Porque ese es para mí el valor añadido de todo esto: la inspiradora conexión con València que hice el año pasado, tanto durante las Fallas como después en Black Rock City, y las posibilidades de traer diferentes tipos de instalaciones, esculturas, experiencias, eventos, reuniones sociales y el público en general, en todo el mundo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email