X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

SILLÓN OREJERO   

'El crimen que tú cometiste', un thriller de pulcra suciedad

Una de las obras más sencillas de leer del guionista Zidrou contiene en realidad una complejidad de ideas dignas de ser debatidas y contrastadas

12/02/2018 - 

VALÈNCIA. Los cómics del guionista Zidrou no son fáciles. Algo tan maravilloso como Lydie no deja de ser turbador y en cierto modo doloroso. A la mayoría de los lectores les chifla, pero su lectura toca puntos donde no debe. Zonas de nuestra sensibilidad que no se muestran al alcance alegremente. Lydie, que iba de actuar como que alguien que ha muerto no lo ha hecho, a pesar de recurrir a un alivio fantástico para desdramatizar semejante tragedia, no es una lectura sencilla para alguien que tenga muertos cercanos en la memoria. Ni que decir tiene si se trata de un caso igual al del tebeo, el del fallecimiento de un hijo.

En El crimen que tú cometiste, publicado por Norma en España en 2017, de nuevo las sensaciones que se transmiten son ásperas. El argumento es de una ambigüedad escalofriante e incluso puede tratarse de un cómic conflictivo, porque trata un fenómeno, el asesinato de mujeres por parte de sus parejas, que a la sociedad actual le resulta absolutamente insoportable.

En ese aspecto, Zidrou y su dibujante, Philippe Berthet, juegan con fuego porque el corte clásico de la historia, un noir de la vieja escuela, con femme fatale, pueblo pequeño e infierno grande, su sheriff y su taberna de macarras, choca frontalmente con todos los tratamientos de género actuales. Desde esa óptica, se le pueden poner muchos peros a lo que se presenta. Sin embargo, si entendemos que se trata de una ficción y entendemos realmente al personaje principal, la cosa cambia. Zidrou baila de nuevo a los lectores, que no con ellos, y al final del álbum te deja, como dirían los americanos, twisted.

Hay varios factores que inducen a la confusión con la que el autor nos burla. El dibujo de Berthet es una línea clara impecable, de colores luminosos. La historia se despacha en 60 páginas. Es rápida, sintética. No se carga de detalles sobre los protagonistas. Los que hay son los que son, los más contundentes y que van marcando los giros.

Con esa presentación, la evolución espectacular que experimenta el protagonista no se espera. Normalmente, algo así vendría envuelto en mayor densidad. Si fuese más ágil, estaríamos ante un cómic simplista, de consumo banal, y si tuviese más profundidad sería otra cosa. Pero en ninguno de los dos casos podría ser una historia que brilla como un relámpago como es esta.

El sustrato de El crimen que tú cometiste es el qué dirán. A la hora de hablar de un hombre que muchos años después vuelve a su pueblo en busca de una especie de redención, algo así sería ineludible. Por supuesto, al tratarse de un pueblo pequeño, también está presente el doble sentido de cada suceso. La doble vida, a veces hipócrita, otras oscura, de cada habitante del lugar.

 

En ese juego de búsqueda de uno mismo, en el que la asesinada mujer del protagonista aporta su versión de los hechos apareciendo como un fantasma, todos los personajes actúan movidos por algo que en realidad solo ha cambiado en un papel. Quien creían que era un asesino, ahora no lo es. Quien había sido una persona excelente toda su vida, de repente resulta que había sido el asesino. Todos se ven obligados a cambiar, pero claro, solo en apariencia, porque en los pueblos pequeños la vida real va por otros derroteros que no se ven a la luz del día.

Ese cambio, producido por una carta que escribe un hombre antes de morir, tendrá de nuevo consecuencias. Pero con lo que nos hiela el alma Zidrou es con la construcción de la verdadera personalidad de sus personajes. El paisaje humano que ofrece es hosco y repugnante. La mentira forma parte de todos e incluso les ayuda a vivir. El egoísmo masculino aparece retratado en su faceta más repulsiva posible. La vulnerabilidad de las mujeres ante su fama, su reputación, es escalofriante.

Al mismo tiempo, es también una obra de amor. Al menos un personaje sí que amaba, entre tanta sordidez, y cuando se entienden sus sentimientos uno los percibe como la única luz del relato. En contraposición, los remordimientos, la imposibilidad para superar los errores y las injusticias que uno ha cometido, se manifiestan implacables. Capaces de dominar toda una existencia.

El resultado final no todo el mundo podrá verlo igual, pero es un cómic que podría admitir una lectura feminista. Al final subyace una crítica a la idea tóxica de que una mujer pertenece a un hombre cuando es su pareja. Es ese concepto, el de la posesión, el que convierte a un hombre que así lo entiende en basura.

Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

Wunderwaffen: Una ucronía en cómic en la que las armas-milagro de Hitler funcionaron

Por  - 

Richard D. Nolane y el dibujante bosnio Maza plantearon la hipótesis de que Hitler conseguía alargar la guerra gracias a sus aviones a reacción y misiles desarrollados en los últimos compases de la guerra. En sucesivos tomos, los nazis lograrán llegar al espacio y exhibir a Stalin en una jaula en un campo de fútbol. Con la aparición especial de a Jacques Bergier, en homenaje a este escritor que antes había sido miembro de la resistencia francesa y de la Red Marco Polo que sirvió para destruir las bombas V2

SILLÓN OREJERO

Jodelle y Pravda, las superheroínas de cómic del 68 que liberaban a la humanidad... de sí misma

Por  - 

Al igual que Superman o el Capitán América, las creaciones de cómic del belga Guy Peellaert también eran criaturas con poderes destinadas a liberar a la humanidad. Solo que estas luchaban contra el peor de los supervillanos y enemigos de la sociedad: ella misma. En sus páginas se anticipó el control social a través de la creación en cadena de eslóganes y la propaganda como halo protector de los gobernantes

SILLÓN OREJERO

"Eloy", el cómic sobre la Guerra Civil del dibujante Antonio Hernández, ex soldado republicano

Por  - 

Antonio Hernández Palacios fue soldado de la República en Madrid e ilustrador del Ejército Popular Republicano. A finales de los 70 y principios de los 80, decidió abordar toda la Guerra Civil y la II Guerra Mundial en un cómic de aventuras que concluyese con sus protagonistas entrando en París con la División Leclerc. El hundimiento de la industria española del cómic impidió que le proyecto se acabase y quedó solo una tetralogía, Uno entre muchos, Río Manzanares, 1936 Euskadi en llamas y Gorka Gudari. Dijo que la documentación sobre la guerra estaba toda en blanco y negro, pero él la recordaba en color. Así quiso reflejarla

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email