X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

en caja alta

El diseño gráfico más icónico

Desde cartelería de guerra a envases míticos, marcas turísticas o logos de elementos que usamos a diario, hay diseños que ya son iconos en nuestra sociedad

15/05/2017 - 

VALÈNCIA.-Una de las funciones del diseño gráfico y su principal característica es la comunicación. Su obligación es ser expresivo, de ahí que a veces haya quien se refiera a esta disciplina erróneamente como arte, y es que la expresión artística del diseño, sumado a su carácter cultural tan inmerso y ya imprescindible en nuestra sociedad, hace que algunos carteles, envases, marcas o logos sean auténticos iconos de nuestra cultura popular.

A veces en un símbolo podemos verlo de forma más clara; representaciones a través del lenguaje visual que terminan por perder su significado de origen y se convierten en iconos culturales como la pata de gallo (signo hippie), o la esvástica nazi. Es de hecho en el diseño de propaganda y cartelería de guerra y en el mundo de la publicidad donde encontramos algunos de los primeros ejemplos de diseño gráfico convertidos, décadas después, en simbología popular. Es el caso de un cartel que sirvió al ejército norteamericano para reclutar tropas de cara a la Primera Guerra Mundial. Diseñado en 1917 por el neoyorquino James Montgomery Flagg, en el cartel aparecía el Tío Sam llamando a alistarse para la armada. Claro, contundente y cargado de simbología para acabar creando un icono nacional y un símbolo patriótico.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

De hecho, funcionó tan bien que reciclaron este diseño para la Segunda Guerra Mundial, a la vez que en Reino Unido el Ministerio de Información Británico se dirigía a sus tropas con otro famoso cartel, el Keep Calm and Carry on con el que animaban a aguantar los bombardeos nazis, un cartel que se encontró el año 2000 y es entonces cuando se convierte en un fenómeno y carne de meme a escala mundial. En la actualidad encontramos ejemplos también en el ámbito político, como el retrato Hope de Obama diseñado por Shepard Fairey, también reinterpretado hasta la saciedad, denotando así su éxito.

 Lea el artículo completo en el número de mayo de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email