X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de octubre y se habla de ley de vivienda TEMPE inditex AEROPUERTO DE MANISES
GRUPO PLAZA

LA PANTALLA GLOBAL 

El festival Beefeater In-Edit vuelve a tomar el pulso al documental musical

El certamen alcanza su decimocuarta edición con una impecable selección de títulos. Algunos de ellos se podrán ver también en Valencia

21/10/2016 - 

VALENCIA. No es ningún secreto que el documental musical ha experimentado un auge inusitado en los últimos años. El acceso normalizado de títulos a las salas de exhibición comercial ha dejado de ser una excepción, y su reconocimiento artístico nunca había alcanzado el nivel actual, como demuestra el hecho de que tres de los últimos cuatro Oscars a mejor largometraje documental hayan recaído en películas musicales: Searching for Sugar Man (Malik Bendjelloul, 2012), A 20 pasos de la fama (20 Feet from Stardom, Morgan Neville, 2013) y Amy (Asif Kapadia, 2015). Además, no dejan de florecer muestras y festivales temáticos que recogen el grueso de la producción anual y sirven de trampolín para algunos films que, de otro modo, tendrían difícil acceso al público especializado. Hace quince años parecía utópico pensar en el favorable momento que vive el género, pero fue entonces cuando nació Beefeater In-Edit, un certamen que, con el tiempo, se ha convertido en la cita anual de referencia para el aficionado al rockumental. Puedes ver el vídeo en el siguiente enlace: https://vimeo.com/187789983

 

Entre el 27 de octubre y el 6 de noviembre, Barcelona acoge una nueva edición de un festival de referencia, que este año presenta algunas novedades. Por primera vez en su historia, por ejemplo, no se ha programado un ciclo homenaje a un realizador, una de las secciones más atractivas de cada edición, ya que comportaba la presencia del cineasta y una masterclass. Nombres legendarios como D. A. Pennebaker y Chris Egedus, el ya fallecido Albert Maysles o Tony Palmer, entre otros, pasaron por la capital catalana para compartir sus experiencias con el público. Esta vez, y aprovechando que se celebra el cuadragésimo aniversario del punk inglés, el festival dedica una retrospectiva al género, que contará con la presencia del director y DJ Don Letts y una selección de títulos relacionados con el tema. Además, se pone en marcha la sección La Mirada, donde se engloba una serie de películas que, partiendo de la música, cuentan historias de rebeldía, orgullo y compromiso, ofreciendo una visión moderna y desprejuiciada de realidades sociales (como las de Irán, Nigeria, Angola, Malí o Senegal) en las que la música, independientemente del estilo, siempre es política.

En competición

No obstante, la seña de identidad más importante de un festival es siempre su sección oficial. Y la de In-Edit propone una serie de títulos donde, como es habitual, las procedencias y géneros son tan diversos como la propia música popular, y entre los que hay algunas pequeñas joyas destinadas a convertirse en cintas de culto. Es el caso de I Am Thor (Ryan Wise, 2015), la historia de Jon Mikl Thor, culturista, actor y músico heavy cuya trayectoria profesional, plagada de despropósitos, no anda lejos de la de Anvil (Sacha Gervasi, 2008), aquella banda de metal que parecía la encarnación real de Spinal Tap. En el otro extremo, Breaking a Monster (Luke Meyer, 2015), que se centra en el año decisivo de Unlocking The Truth, una banda de speed metal integrada por tres chavales afroamericanos de trece años que se enfrentan con el prototipo de ejecutivo discográfico perverso y sin escrúpulos (de Sony, para ser exactos). Los viles métodos de marketing de la industria musical, al descubierto. Y con menores de por medio.


Bill Drummond, el hombre cambió las reglas del negocio pop junto a Jimmy Cauty al frente de KLF, es el protagonista de Imagine Waking Up Tomorrow and All Music Has Disappeared (Stefan Schwietert, 2015). Junto a un variopinto coro busca “recapturar la épica perdida, derribar nuevos muros” en la era digital planteándose una sugestiva pregunta: ¿Y si la música naciese hoy sin memoria de haber sido? De recuerdos, en cambio, se nutre The Man from Mo’Wax (Matthew Jones, 2016), un recorrido por la vida de James Lavelle: DJ prodigio, figura de la escena electrónica, mitad de UNKLE (con DJ Shadow), firmante de contratos millonarios y rey del sello Mo’Wax. Un hombre rico e influyente a los veintiún años que poco después (ruptura con Shadow, piratería) vería cómo todo lo construido se desmoronaba a su alrededor. Y más atrás aún viaja I Called Him Morgan (Kasper Collin, 2016), reconstrucción de la vida del trompetista Lee Morgan, asesinado por su mujer en el club de jazz donde tocaba.

La peripecia que supone hacer house en Irán, el reciclaje percusivo de material de deshecho, la historia del cuerpo de baile de Madonna o el soft-metal épico de la banda japonesa X protagonizan otras películas de la competición internacional. Pero en el panorama nacional tampoco faltan los títulos sobre bandas de culto. Autosuficientes (Danny García, 2016) cuenta, con abundancia de testimonios en primera persona, el breve pero intenso trayecto de Parálisis Permanente, en un documental donde intervienen muchos de los protagonistas de Lo que hicimos fue secreto (David Álvarez, 2016), una historia del punk madrileño también incluida en la programación. Por su parte, Geometría del esplendor (José Ramón da Cruz, 2016) analiza como merece la trayectoria de Esplendor Geométrico, el radical grupo madrileño de música electrónica, industrial y de vanguardia, desde sus orígenes y su ruptura con Aviador Dro, pasando por sus polémicas y sus conexiones con personajes como Genesis P. Orridge (Throbbing Gristle, Psychic TV).

No faltará tampoco No somos nada (2106), mediometraje sobre La Polla Records dirigido por Kikol Grau, de quien también se podrán ver Las más macabras de las vidas (2014), sobre Eskorbuto, e Inadaptados (2015), centrado en Cicatriz. Una trilogía básica para entender qué fue el Rock Radical Vasco. Joan Manén, el gran compositor olvidado de Cataluña, los músicos callejeros de Barcelona o una peculiar bailaora de flamenco del barrio sevillano de Triana completan una selección nacional en la que ostenta un lugar de privilegio la película que inaugurará el festival, antes de acceder a las salas comerciales, el próximo 4 de noviembre. Se trata de Omega (José Sánchez-Montes y Gervasio Iglesias, 2016), documental sobre el proceso de gestación de uno de los discos mas importantes en la historia de la música española. Enrique Morente, Lagartija Nick, Leonard Cohen, Federico García Lorca, rock, poesía, flamenco, heterodoxia, caos y belleza en un film que, tras el disco y el libro de Bruno Galindo, cierra el círculo definitivamente.


Por un puñado de películas

Al margen de los films en competición, este año el In-Edit está cargado de nombres propios. Son los protagonistas de una serie de películas que, en su mayoría, y como sucede con Omega, van a llegar a las salas, con Supersonic (2016) a la cabeza. El documental de Oasis está dirigido por Mat Whitecross, estrecho colaborador de Michael Winterbottom en Camino a Guantánamo (The Road to Guantanamo, 2006) y La doctrina del shock (The Shock Doctrine, 2009) y responsable de Sex & Drugs & Rock & Roll (2010), un logrado biopic sobre Ian Dury. Esta vez se pone a las órdenes de Asif Kapadia (Amy) y al servicio de los hermanos Gallagher (que participan en la producción) para contar la historia oficial de una de las bandas clave de los noventa. Liam dice que se trata de una película “bíblica”, y ya se sabe que no conviene llevarle la contraria. En todo caso, se estrena el 28 de octubre y cada cual podrá juzgar por sí mismo.


Otro título que los fans esperan como agua de mayo es Gimme Danger (2016), que se estrenará el 25 de noviembre. El venerado Jim Jarmusch, pope del cine independiente americano que se había aproximado al rockumental en Year of the Horse (1997), un film sobre Neil Young y su banda, se enfrenta esta vez a The Stooges, el grupo protopunk de Michigan donde militaron Iggy Pop y los hermanos Asheton. Tras pasar por Cannes, Toronto o San Sebastián, llegará por fin al público la historia autorizada de una formación que, en plena revolución contracultural, cayó como una bomba en el paisaje musical de finales de los sesenta. Contexto, nacimiento, y evolución del grupoaciertos y errores en un film que sacia la sed del espectador gracias al abundante material de archivo y a las jugosas intervenciones de los protagonistas, pero que se ajusta al modelo tradicional de documental rock, sin necesidad de llamar la atención por medio de la forma, ya que para Jarmusch lo más importante en este caso es la música de los Stooges.


También ha pasado por diferentes festivales internacionales (acaba de llevarse un premio en San Sebastián) el documental Eat That Question: Frank Zappa In His Own Words (2016). El profesor universitario valenciano Manuel de la Fuente, máxima autoridad sobre el músico en España, entrevistó recientemente a su director, Thorsten Schütte, y explica que “la película le da protagonismo a las ideas musicales y políticas de Frank Zappa a través de las entrevistas que fue concediendo el músico a lo largo de sus treinta años de carrera. Para Zappa, la música servía como expresión de ideas políticas y la función del músico era entretener e intervenir en la sociedad. Por eso, en el film asistimos al discurso de Zappa, desde su análisis de la contracultura de los años sesenta hasta su defensa de la libertad de expresión durante el gobierno de Ronald Reagan. Para superar la censura a la que se vio sometido, en un momento de la película llega a reconocer que las entrevistas eran una herramienta imprescindible para poder comunicarse con la gente, para transmitir su mensaje. Ese mensaje queda magníficamente expuesto en una película que resulta muy ilustradora, especialmente para quienes quieren introducirse en el universo musical e ideológico de Frank Zappa”. Atentos al estreno comercial, que está previsto para el 4 de noviembre.


Hay muchos otros títulos en la programación de In-Edit, imposible de abarcar por completo. Como sucedió el año pasado, el público valenciano tendrá la oportunidad de disfrutar de algunos de ellos gracias a la colaboración entre el festival y Las Naves. Será del 17 al 20 de noviembre, y se proyectarán algunas de las películas citadas, como Geometría del esplendor, Lo que hicimos fue secreto, Imagine Waking Up Tomorrow and All Music Has Disappeared o I Am Thor. Además, se ha programado una sesión de acceso gratuito en la que se exhibirá Las más macabras de las vidas y Los demenciales chicos acelerados, un work in progress de su director, Kikol Grau, que presentará las películas al espectador y participará en un coloquio. Las actividades de In-Edit Valencia se iniciarán el jueves, día 17, con la proyección (también gratuita) de Blur: New World Towers (Sam Wrench, 2015), donde se radiografía el regreso de la banda liderada por Damon Albarn, así como la grabación de The Magic Whip. Y el listado de títulos se completa con A Fat Wreck (Shaun Colon, 2016), un imprescindible recorrido por la vida de Fat Mike, fundador de Fat Wreck Chords, donde se explora todo su mundo: NoFX, el punk californiano, el sonido Fat, su catálogo de ayer y hoy (de Lagwagon a Get Dead), los que le negaron por “vendido” (Propagandhi), el movimiento Punk Voter y… el golf. Un festín que este año viene cargado de punk, pero en el que no falta ingrediente alguno. Que aproveche.


next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email