X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de octubre y se habla de Marina d'Or RTVV obinesa congreso pspv
GRUPO PLAZA

CASO EMARSA

El fugado Roca defiende su inocencia y se define como un experto bancario en el primer juicio

20/03/2017 - 

VALÈNCIA, (EP). Jorge Ignacio Roca, empresario fugado que fue arrestado hace más de un año en Moldavia y trasladado a la cárcel de Picassent (Valencia), ha defendido su inocencia y ha intentado justificar sus trabajos con la empresa Notec --dedicada a la retirada de lodos-- en el primer juicio del caso Emarsa al que se enfrenta, la pieza 6 del procedimiento. Se ha descrito como un "experto bancario" que vivía "entre España, Francia y el resto del mundo".

En total, en esta causa, en la que se ha investigado un fraude de 25 millones de euros en la gestión de la depuradora de Pinedo, hay más de una decena de piezas. La principal, que ya se pospuso tras el arresto de Roca a finales de 2015, iba a empezar a ser juzgada la pasada semana pero se aplazó ante el cambio de letrados de algunos de los investigados.

Este lunes ha arrancado en un juzgado de lo Penal de Valencia la vista por la pieza 6 del caso en la que están procesados Roca, administrador único de la mercantil Agrolemos YN S.L., junto a tres empresarios de Notec --posteriormente Argan--: José Luis Sena, su hermano Enrique Sena y Vicente Ros.

Los cuatro encausados se enfrentan a la pena de tres años y medio de prisión y al pago de indemnizaciones de hasta 600.000 euros por un delito fiscal y otro de falsedad documental. Se han sentado en el banquillo por supuestamente defraudar en 2008 unos 250.000 euros correspondientes al Impuesto de Sociedades. La trama presuntamente consistió en presentar una declaración del impuesto falseada al deducir gastos que no correspondían a conceptos reales para defraudar a la Hacienda Pública eludiendo el pago de la cuota impositiva que correspondía satisfacer.

En resumen, la empresa Notec contrató los servicios de Roca para una operación con Pakistán de compra-venta de 10.000 vehículos destinados a taxi. La operación sumaba unos 200 millones de euros, de los que Roca se iba a llevar una comisión de un 1% --dos millones-- por gestionar la carta de crédito. El contrato contemplaba que podía pedir un anticipo del 0,5% --un millón-- para gastos justificados verbalmente.

Al final, los trabajos no fructificaron y, pese a ello, Roca facturó y cobró de Notec casi 670.000 euros por gestiones que, según las acusaciones, no ha llegado a justificar. Al procedimiento no ha aportado ninguna factura ni ningún resguardo de nada y se ha excusado con que hace un año que está en prisión y desde allí no ha podido buscar nada. Por estos pagos Notec se dedujo dinero y cometió un fraude a Hacienda.

Roca ha defendido su inocencia en un tono algo desafiante con las acusaciones, a las que en más de una ocasión ha intentado corregir y les ha pedido detalles de sus preguntas. "La American Express no se contrata", le ha corregido a la fiscal, a quien también le ha llegado a espetar: "Eso no está bien dicho". Al abogado del Estado también le ha replicado: "Yo soy de libre empresa, no un funcionario y trabajo de forma diferente", le ha indicado cuando éste le ha interpelado por la justificación de sus gastos.

Ha comenzado su declaración con su currículum y ha señalado que tiene varios máster, que habla seis idiomas y que también trabajó durante cuatro años en un banco, por lo que se considera un "experto bancario". Al preguntarle por este último trabajo, no ha querido dar detalles: "No viene al caso", ha contestado. Así, no ha aportado el nombre de esta entidad bancaria y ha descrito vagamente lo que hizo allí.

También ha dejado claro que él ha vivido entre "España, Francia y el resto del mundo", aunque su domicilio fiscal lo tenía en Igualada. Ha asegurado que realizó los trabajos para los que le contrató José Luis Sena. "Yo tuve más de 100 ó 200 reuniones en relación con la carta de crédito en diferentes países", ha afirmado, y al interpelarle por cómo lo justificaba, ha respondido: "Los justifiqué contablemente. José Luis estaba puntualmente informado".

En ese momento, al interpelarle por si no puede aportar ninguna factura, recibo o informe a la causa que respalden su versión, Roca les ha invitado a "consultar" sus facturas de teléfono para "comprobar" que estaba en permanente contacto con Sena. "También puede que le diera algún papelejo", ha agregado. Así mismo, les ha recriminado que nunca se le habían pedido. "Es la primera vez que me piden documentación sobre esto", a lo que la fiscal le ha recordado que ha estado fugado hasta que pudo ser arrestado el pasado año. Sobre su relación con Sena, ha informado de que fue muy fluida hasta 2010 que cambió de residencia y se fue de viaje --momento en el que huyó de España al destaparse el caso Emarsa--.

El empresario también ha afirmado que desde prisión no puede acceder a ningún documento y ha dicho que no sabe dónde están sus ordenadores ni sus papeles. "Estamos hablando de cosas de hace más de ocho años y yo no sé dónde están. Es complicado", ha insistido.

Por su parte, José Luis Sena ha explicado que contrató a Roca para estos trabajos porque "era la persona que creía que tenía habilidades y conocimientos para el trabajo que se nos encargó", ha explicado. "Roca nos daba confianza y en sistemas bancarios tenían suficiente experiencia para desatascar el cuello de botella", ha añadido.

Sena ha justificado la comisión que se le fijó en el contrato ante el gran volumen de negocios que estaba entre manos y ha dicho: "Teníamos la sensación y el conocimiento de que la operación iba a salir bien. No vamos a reglar dinero a nadie por regalárselo", en relación con los gastos que tuvieron que abonar al empresario fugado.

Preguntado por los trabajos y facturas presentadas por Roca, el procesado ha explicado que éste viajó a varios lugares dentro de esta operación e hizo gestiones con bancos. Ha recordado que no conserva ningún papel ni ningún justificante. Tan solo un correo electrónico que describe la situación de los taxis en Pakistán. "Esta operación nos costó dinero a nosotros. El único que cobró fue Roca", ha resumido. Por último, Enrique Sena y Vicente Ros se han desvinculado por completo de la operación con Pakistán y han asegurado que este asunto lo tramitaba José Luis con Roca.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email