X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de diciembre y se habla de impuesto de residuos Presupuestos 2018 operación taula Cine gandia
GRUPO PLAZA

TENDENCIAS ESCÉNICAS

El público propone y L’Om-Imprebís dispone

La compañía de Picassent estrena una nueva obra en la que hace partícipe de la trama al espectador, Pels Pèls

12/04/2017 - 

VALÈNCIA. El escritor alemán Paul Pörtner escribió en 1963 un estudio psicológico sobre cómo perciben o confunden las personas la realidad, titulado Scherenschnitt (Corte de tijera). Ese tanteo tomó forma de texto de teatro y dos actores desconocidos, Bruce Jordan y Marilyn Abrams, decidieron escenificarlo en 1978. Pronto, restaron seriedad al psicodrama. Tanta, que la obra se convirtió en una comedia detectivesca interactiva que trocó su nombre original por el de Shear Madness (Locura por el corte). En la propuesta final, una peluquería unisex es el escenario de un asesinato. Hay cuatro sospechosos, y el público es el que decide quién es el homicida. El montaje fue ganando adeptos y, en la actualidad, forma parte del Libro Guiness de los Récords como la obra más representada en EE.UU. En este preciso momento, puede verse en las carteleras de París, Corea, Japón y Nueva York. Y a partir del 26 de abril, en el Teatre Talia de Valencia, bajo el título de Pels pèls.

Los responsables de su adaptación son los miembros de una compañía de Picassent que también ha marcado la historia de las artes escénicas, L’Om-Imprebís. En 1994 introdujeron en España el teatro de improvisación con un eslogan que decía: “Tú nunca sabrás qué vas a ver... Ellos tampoco saben qué van a hacer”. A la entrada de la sala, los espectadores escribían en un papel una idea, una acción, una sugerencia... A partir de las frases extraídas, dos actores, un músico, un director y un iluminador representaban cada noche una función genuina e irrepetible. El éxito fue arrollador, con llenos diarios y prórrogas consecutivas. Desde entonces, han paseado el trabajo por 21 países y superado el millón de espectadores.

Los triunfitos y los GAL

“Somos como la viñeta gráfica del editorial de un periódico. Igual que, junto al texto de El Mundo, se publica el chiste de Gallego & Rey o los de El Roto y Forges, en El País, nosotros contamos la historia de España de una manera diferente, con humor y desde arriba de un escenario”, explica su director, Santiago Sánchez. En este tiempo, en sus representaciones se han colado los GAL, la Corrupción, las bodas de la Familia Real y sus conatos, como el noviazgo del Rey Felipe con Isabel Sartorius, el terrorismo en el momento más álgido y en el más bajo, el primer Gran Hermano, la primera Operación Triunfo y la participación de Rosa en Eurovisión.

El momento más delicado que la compañía ha vivido tuvo lugar el 19 de abril de 1995, el día que ETA atentó contra José María Aznar con un coche bomba. Esa noche, tenían función en el Teatro Victoria de Madrid. “Lo último que podíamos pensar es que alguien del público lanzase una provocación sobre el tema. Woody Allen decía que hacer comedia es igual a tragedia más tiempo, pero, en un momento así, es muy duro frivolizar. A pesar de todo, al final, salimos de aquello”, recuerda Sánchez.

En los 30 segundos que el equipo tiene para confabularse, el director cayó en lo mucho que le había llamado la atención la insistencia en todas las noticias en que el candidato a la Moncloa había salvado la vida por ir en un Audi blindado. “Aquello parecía un anuncio de coches –bromea el reconocido hombre de teatro-. Se me ocurrió que uno de los Carles fuera la bomba y que contase marcha atrás el tiempo que le quedaba para explotar. El otro Carles era el coche, y decía: “¿Cómo quieres atentar contra mí si soy un Audi?”. “Los Carles” son Carles Castillo y Carles Montoliu, los actores que son el alma máter del espectáculo desde sus inicios.

Quién teme a la Ley Mordaza

En los últimos días, el debate sobre las sentencias a tuiteros propiciadas por la Ley Mordaza ha llegado hasta el seno de Imprebís. Santiago y “los Carles” estuvieron comentando en una representación de otra de sus obras, Crazy Class, que a lo largo de su trayectoria han abordado temas mucho más bestias y con mayor despliegue que los 140 caracteres de un tuit. “Siempre hemos tenido una ventaja, y es que alguien que nos hubiera querido denunciar, al día siguiente no hubiera podido, porque el espectáculo es de otra manera”, se sonríe Sánchez. Así lo secundó en su día Santiago Segura: “Amiguetes... Imprebís es la única obra que podría ver más de 15 veces”.

Otro tanto podía suceder con una de sus apuestas posteriores, MusiCall, una comedia de improvisación donde de nuevo el público decidía lo que iba a ocurrir, pero esta vez a partir de la elección del género musical. Jazz, ópera, rock, tango… Los espectadores elegían los temas con el envío de un SMS, y siete cantantes-actores- músicos improvisaban hora y media de canciones y humor.

'Imprebís'

Si hoy miramos atrás, el elenco de aquel espectáculo llama poderosamente la atención. Actuaban Luis Cao, hoy un imprescindible de la Compañía Yllana, la humorista televisiva Ana Morgade, Garbiñe Insausti, fundadora de Kulunka Teatro, y Roberto Sáiz protagonista de numerosos musicales, el último, Viva Broadway, de gira por España.

“Era muy loco, porque podían llegar a representar un musical tipo Los paraguas de Cherburgo (Jacques Demy, 1964). Las improvisaciones tenían que ser cantadas. Contábamos con dos pedazos de músicos, Mario Quiñones y Martín Caló, que componían en directo”, recuerda Santiago, ayudante de dirección en aquel montaje.

Cluedo en directo

El creador teatral también anima al público de Pels Pèls a repetir función, porque mañana, otro será el asesino. “El suspense será siempre un clásico. Primero fue Sherlock Holmes, luego, Agatha Christie, y ahora le ha tocado el turno a la novela negra nórdica. Hay una expresión inglesa que dice: “make me care” (haz que me interese), y una de las claves de lograr la atención del público es que sea el responsable de resolver el caso”, justifica.

Este juego de Cluedo en directo se ha extrapolado del original a la lengua y la realidad valencianas. “Cuando una obra lleva 36 años en cartel, lo primero que hay que hacer es respetarla muchísimo. Algo tiene el agua cuando la bendicen, pero sus autores insisten en que es importante que la obra se localice”, introduce Sánchez. 

De ahí que la peluquería esté situada en un local de la calle Caballeros y que se cuelen referencias de la actualidad local, como la puesta en marcha del anillo ciclista en Valencia. “Cualquier acontecimiento de estos meses en cartel se irá incorporando, como en la experiencia de Imprebís”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email