X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

españa tiene rap

El rap improvisado "se hace mayor" y reclama convertirse en un deporte oficial

La start-up valenciana The Urban Roosters, integrada en el programa Lanzadera, pone en marcha la primera “liga de campeones” profesional en España

13/04/2017 - 

VALÈNCIA. La fiebre del freestyle crece exponencialmente en España y va en camino de convertir esta disciplina en un deporte reglado y profesionalizado, como lo son el tenis, el surf o las artes marciales. El primer paso para conseguirlo, emprendido por una empresa con sede en Valencia, ha sido la creación de una Federación Mundial de Freestyle, organizadora a su vez de la primera “Champions del rap”, que enfrentará cada año a los diez mejores improvisadores de España a lo largo de nueve jornadas.

La Freestyle Master Series –así se llama esta primera liga profesional- celebrará su primera jornada el próximo 30 de abril en la sala Up&Down de Barcelona con la presencia de primeras figuras como Arkano, BTA, Blon, Errecé, Hander, Invert, Mister Ego, Chuty, Skone y Zasko. Quizás estos nombres le suenen a chino, pero lo cierto es que muchos de ellos son más populares que la mayoría de las bandas españolas de pop rock que encabezan los macrofestivales de nuestro país. Sin ir más lejos, el campeón Guillermo Rodríguez Godínez (Alicante, 1994) –más conocido como Arkano- supera los 156.000 seguidores en Facebook; decenas de miles más de los que acumulan grupos de música con más de dos décadas de trayectoria como Sidonie o La Habitación Roja.

Esta variante de rap improvisado, cuyo origen histórico ha de buscarse en las calles de la Costa Este de Estados Unidos en los años ochenta, está mucho menos arraigada en España que en Latinoamérica. Sin embargo, 2016 se recordará por el “boom” del freestyle. En menos de dos años, las batallas de gallos han pasado de congregar a 300 personas a reunir a miles. El récord lo registró la Final Nacional de Batalla de Gallos de Red Bull, celebrada el pasado mes de julio en el Puerto de Valencia ante cerca de 18.000 jóvenes de entre 14 y 20 años de media. La tendencia es imparable, lo que ha alentado a muchos pequeños y medianos promotores –como los del pujante colectivo valenciano Iberomusic- a organizar sus propias exhibiciones de freestyle. 

Batalla Final: CHUTY vs SKONE - Final Nacional Valencia 2016 - Red Bull Batalla de los Gallos

Precisamente, la proliferación de batallas de gallos y la descoordinación entre ellas son las razones que han llevado a la empresa The Urban Roosters a impulsar la creación de una Federación Mundial de Freestyle que uniese bajo su ala al máximo número posible de competiciones –en apenas unos meses ya se han sumado quince, entre ellas algunas de las más importantes, como Gold Battle España-. El objetivo es homogeneizar el sistema de rankings y establecer las bases que permitirán que en el futuro esta variante de la cultura hip hop reciba a todos los efectos el tratamiento de un deporte. 

Hasta ahora no existía ninguna liga que englobase todas la competiciones de rap. “Por eso nuestro objetivo era dar forma a un circuito de campeonatos [parecido por ejemplo al ATP de Tenis], en el que tuvieran cabida una élite profesional y donde todos los demás freestylers tengan la oportunidad de ascender gracias a su trabajo y esfuerzo”, afirma el CEO de The Urban Roosters, Asier Fernández.

La Federación ha elaborado un ranking nacional en el que ya hay registrados más de 1.300 improvisadores. Dependiendo de la importancia de cada competición, los participantes suman un número determinado de puntos que les permiten escalar posiciones. En lo que llevamos de año, ya hay más de 500 nuevos freestylers puntuados según este nuevo sistema de contabilización, que se basa en los algoritmos usados en deportes como el surf o las artes marciales mixtas, en los que se premia tanto la calidad del participante y sus logros como la constancia durante la temporada.

Una plataforma de entrenamiento para pasar de amateur a profesional

Los defensores de la profesionalización argumentan que el freestyle es un deporte mental, y exige un entrenamiento constante –exactamente igual que el ajedrez-. “No es cuestión de tener un don divino”, explica el valenciano Artur Sanía, uno de los socios fundadores de The Urban Roosters. Esta plataforma, fundada en el año 2012 e integrada el pasado septiembre en la aceleradora de start-ups Lanzadera, se ha posicionado en este mercado gracias a la especialización en el entrenamiento online de principiantes. 

En este portal online, chicos y chicas con edades a partir de los 14 años de edad encuentran las herramientas necesarias para iniciarse en el mundillo del rap improvisado. Existen varias modalidades; uno puede entrenar solo o combatir “cara a cara” contra otro usuario. La plataforma pone a su disposición varias bases instrumentales sobre las que “clavar las rimas”, así como varias opciones de entrenamiento. Las improvisaciones se pueden supeditar a las temáticas que lance el programa –por ejemplo “Ciencia” o “Edad Media”-, o adaptarse a otros requerimientos, como el empleo de terminaciones en “-on” o el lanzamiento de palabras que hay que incorporar al discurso obligatoriamente. Este sistema de torneos online, al que ya se han adherido 100.000 usuarios, otorga a los improvisadores amateur la oportunidad de ascender y enfrentarse a contrincantes de mayor nivel, con el objetivo último de entrar en la liga profesional. Antes de que finalice abril, The Urban Roosters habrá alojado en su servidor más de 500.000 raps, y su tasa de crecimiento mensual es del 30 por ciento.

¿En qué consiste una “batalla de gallos”?

La competición se lidia habitualmente por pares. Dos MC’s (abreviatura de «maestros de ceremonias») se suben al escenario con el único arma del ingenio y la soltura verbal. Alternativamente –hasta que el jurado establece quién es el ganador-, ambos se dan réplicas y contrarréplicas sin guion preconcebido, y sin censura. Sobre una base musical dada, el reto consiste en superar técnica y estilísticamente al contrincante. Triunfa el que demuestra mayor naturalidad, fluidez (lo que se entiende como «flow»), riqueza de vocabulario, y quien consigue cuadrar estructuras sintácticas y métricas más complejas. Se trata, sin duda, de una disciplina que requiere un entrenamiento intenso y diario, y que no está al alcance de cualquiera.

Bta vs Errece (Final) Cervantes en Rap 2016. Ciudad Real


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email