X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de agosto y se habla de BICICLETAS documental salud josé luis ábalos FOMENTO benidorm
GRUPO PLAZA

debate interno

El temor al tsunami de un duelo PP-Cs alimenta la idea del adelanto electoral del Palau

16/03/2018 - 

VALÈNCIA. La reflexión sobre un posible adelanto electoral ha comenzado a madurar en el Palau de la Generalitat. Tal y como avanzó Valencia Plaza, este debate irrumpió en el nucleo duro del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, semanas atrás. Si bien el jefe del Consell sigue manteniéndose firme en su deseo de agotar la legislatura y demostrar que el gobierno en coalición junto a Compromís ha traído "estabilidad" y "confianza", tampoco hace oídos sordos a los argumentos que se plantean desde su entorno para que no se descarte esta posibilidad sin meditarlo con pausa.

En este sentido, fuentes de Presidencia admiten que Puig tiene en su cabeza la hoja de ruta hasta el final del mandato en mayo de 2019 dado que considera que diversas políticas y proyectos puestos en marcha han alcanzado una "velocidad de crucero" que, con un adelanto electoral, podrían sufrir una ralentización. No obstante, desde su entorno también subrayan que el presidente de la Generalitat siempre ha deseado un "calendario propio" para la Comunitat Valenciana: es decir, que los comicios autonómicos se celebren en solitario sin que coincidan con otras elecciones regionales ni tampoco estatales.

Ahora bien, al margen de estas cuestiones, en el equipo del jefe del Consell tienen claro el peligro que implica mezclar la cita electoral de la Comunitat Valenciana con otras convocatorias de carácter nacional que pueden distorsionar de forma notable el escenario. Una circunstancia de la que, según las fuentes consultadas, Puig también es consciente y ha verbalizado en privado.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Ximo Puig. Foto: EFE

Así, el factor no deseado en el Palau de una coincidencia electoral de europeas, autonómicas y locales se centra en la irrupción del debate nacional, ya no solo en lo que se refiere a partidos y referentes políticos, sino también en lo que respecta a la influencia de medios de comunicación estatales. Un envite en las urnas que sería el primero de corte global tras el triunfo de Ciudadanos en Cataluña, que le ha impulsado notablemente incluso en encuestas como el CIS, cuyo último barómetro le otorgaba un 20,7% de estimación de voto como tercera fuerza política, cerca del PSOE.

Sobre esto, la preocupación de que un choque de trenes entre PP y Ciudadanos difumine el debate autonómico y aumente la movilización de los seguidores de estas fuerzas políticas y, en definitiva, sus prestaciones de estas dos formaciones en la Comunitat, sí está presente en el Palau. De la misma manera, también inquieta que un asunto como la situación de Cataluña pase a ser el eje de una campaña cuando, en unas elecciones únicamente valencianas, pasaría mucho más desapercibido.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, junto al líder del PSPV, Ximo Puig. Foto: EFE

Por otro lado, y prueba de que la opción de un adelanto electoral es tema de conversación en el Palau, también siguen con atención desde el entorno del presidente Puig el calendario de otras autonomías como Andalucía. La comunidad que preside Susana Díaz debería celebrar teóricamente sus elecciones en marzo de 2019, pero viene sonando con fuerza la posibilidad de un adelanto electoral. Un elemento que tampoco termina de agradar en el Palau, porque no existe ningún interés -más bien al contrario- de coincidir con el proceso andaluz.

Al margen de todo ello, y en el caso de que Puig tuviera el deseo de adelantar los comicios, habría que ver cómo es el diálogo con sus socios en el Consell, Compromís, coalición capitaneada por Mónica Oltra. Desde el entorno de la vicepresidenta aseguran que no existe "una posición fijada" puesto que la cuestión "no se ha planteado". No obstante, según distintas fuentes consultadas de la coalición por este diario, habría cierta división de opiniones dentro de la fuerza valencianista respecto a la conveniencia o no de dar ese paso.

Puig junto a la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. Foto: EFE

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email