X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el argentino presenta 'cercanías y confidencias' en el aula cam

Coti: "Es imposible hacer una canción pensando en el éxito, contamina el proceso creativo"

19/05/2017 - 

ALICANTE. Es uno de los solistas latinos más reconocidos en nuestro país. Tras dos décadas en activo y haber cosechado éxitos con temas como ‘Nada de esto fue un error’, ‘Antes que ver el sol’ u ‘Otra vez’, Coti llega de gira a Alicante el jueves con ‘Cercanías y Confidencias’, una propuesta en la que mostrará sus canciones solo y de una forma mucho más íntima. Será en el Aula de Cultura de la CAM, un espacio perfecto para ver cómo funcionan en un formato acústico tanto esos temas que ha protagonizado como los que ha escrito para otros cantantes como Diego Torres o Julieta Venegas. Aprovechamos la presencia del argentino en la ciudad para hablar con él sobre esta gira, su trayectoria y la música latina.

¿Por qué el formato de esta gira, sola y únicamente armado de piano y guitarra?

Porque así se percibe la esencia de las canciones. La idea de este formato es ir a la parte más íntima, más personal y mostrar las canciones como vinieron al mundo, desnudas. Y además de eso, contar los contextos en las que se hicieron, anécdotas que se han generado antes o después. Además de piano y guitarras, me acompañan ukelele, armónicas, algo de percusión y mi viejo bandoneón. Hay, digamos, una riqueza tímbrica bastante variada que tiene que ver con mi lugar de trabajo y mis instrumentos de trabajo.

¿Cuáles son las ventajas de esta gira en acústico en comparación a las de siempre, en las que apenas hay posibilidad de interactuar con el público?

Evidentemente al estar solo en el escenario hay mucha más interacción y me siento mucho más desnudo por estar solo y no estar arropado por músicos. Toda la energía del público viene a mí y de mí hacia el público de manera más unidireccional, pero bueno, la gran ventaja es la libertad; la libertad de estar solo, de improvisar, de cambiar la lista, la tonalidad, el tempo, saltarme canciones, agregar… Esa gran libertad que me genera estar solo en el escenario es increíble.

Tras llevar dos décadas en activo, ¿qué es lo que más destacas de tu trayectoria?

Lo que destaco de mi trayectoria es el estar siempre en activo, nunca dejé de hacer conciertos, canciones, música. Estoy en activo desde hace 20 años mostrando música, canciones, viajando, haciendo conciertos, cantando, tocando. Eso es lo que más feliz me hace, también conocer gente, armar diferentes bandas, diferentes formatos...

Después de toda esa carrera, aún comentas que es un reto escribir una canción, ¿qué procedimientos utilizas a la hora de tus nuevas composiciones?

Entiendo que cualquier creación siempre es un nuevo desafío, hacer una nueva canción, un nuevo disco, un nuevo concierto, siempre es un desafío. Pero bueno, la canción es el germen de todo, es el principio de un círculo que es mi vida, ese principio siempre genera un cierto desafío, el papel en blanco… En definitiva, estar a la altura de lo que quiero expresar y cómo expresarlo. El proceso creativo es un proceso muy complejo, que no tiene que ver sólo con musas inspiradoras mágicas que salen del cielo y nos llevan a un mundo nuevo, sino que tiene que ver con trabajo, con inspiración, sensibilidad, observación… con un montón de cosas, y cada canción es el reflejo de todo eso.

Las canciones con las que más has triunfado, ¿las hiciste adrede pensando en construir ese hit o fue algo involuntario?

La verdad es que las canciones que tuvieron más éxito fue algo de forma totalmente involuntaria; es imposible hacer una canción pensando en el éxito porque ese pensamiento termina contaminando el proceso creativo. Entonces, cuando uno está escribiendo una canción ni siquiera sabe si la va a terminar, cuando la termina no sabe si la va a grabar, si al otro día le va a gustar o no: hay todo un proceso de elaboración,  de añejamiento que hay en mi repertorio, a veces son tres semanas y a veces tres años. Hay un proceso por el que tienen que pasar las canciones en mi cabeza y en mi corazón para llegar a un disco, y luego en ese disco, puede llegar un single de difusión, que le guste a la gente. Es imposible que sea algo premeditado.

¿Es difícil reinventarse dentro del pop? Quizá la zona de confort y saber que vende fácil acaba siendo un lastre para la creatividad de los artistas.

Yo no creo que sea difícil recrearse en el mundo del pop. Creo que cada uno tiene que ver su camino, buscar su camino independiente con su propio tono; su propia manera de decir, y la verdad creo que también hay que ser innovador siempre y cuando uno necesita. Hay veces que necesitas ser innovador y momentos que necesitas ser más clásico, depende  delos ratos y los momentos que estés pasando, pero no me parece un necesidad hacer innovación. La canción es un género muy tradicional, no hablaría del pop, sino de la canción en general. Si hablamos del tango, de R&R, de blues o de bossanova o bolero, o copla… llamémosle como sea, cada uno de esos estilos tiene sus reglas que es interesante desafiar, respetarlas, jugar al límite poner tus propias reglas de trabajo; es un juego digamos bastante complejo y bonito a la vez.

Hablando de Julieta Venegas, que es de tu generación, os ha precedido gente como Andrés Calamaro y después han venido otros valores como Natalia Lafourcade. Salvo ellos que aún siguen en activo, como Shakira, ¿crees que hay escasez ahora mismo de esos solistas de Latinoamérica que parece que de un tiempo a esta parte ya no logran romper la brecha y entrar en el mercado español?

No creo que haya escasez de solistas, no creo que haya escasez de música, hay grupos maravillosos y solistas maravillosos; hay propuestas hermosas en cada país que voy, lo que pasa es que lo que no hay son medios de difusión o compañías interesadas en el desarrollo de esos artistas, y los medios de difusión son cada vez más pequeños, más escasos. Internet es un mundo, un mar donde hay millones de cosas que se nos pierden de vista, así que no lo tomaría como un medio de difusión, pero los medios tradicionales de difusión siguen marcando ciertas tendencias y son la radio y la TV, pero no existen espacios para canciones nuevas, para grupos nuevos, para música y desarrollos nuevos; incluso cada vez hay menos lugar para las canciones en español, para nuestro idioma. Así que creo que los canales de difusión están cerrados pero no las propuestas, los artistas siguen haciendo cosas muy bonitas pero que no encuentran el canal de difusión para que conecten con las mayorías pero si con las minorías. Pero hay un montón de gente que se queda sin recibir y sin percibir esas propuestas nuevas.

¿Crees que tienes más en común con ellos o con otros grupos de pop español?

No, yo me siento muy cerca de mucha gente de Latinoamérica, de mi país, también de México, de EEUU, de diferentes culturas y de aquí por supuesto, me siento cerca de mucha gente que hace música afín a lo que a mí me gusta y no miro de qué cultura. Yo siento influencia de músicos brasileños, de Beatles, de Bob Dylan, de Tom Petty, de Charly García, de Los Rodríguez, de Antonio Vega y siento que me enriquece, pero todo eso pasado por mi propio tamiz, mi sensibilidad, mi educación y mi manera de escribir, tocar y cantar.

¿Echas en falta por parte de España más conexión en lo musical (o en general) con América Latina? Por idioma debería haber una mejor relación pero se siguen desconociendo grandes artistas de allí. 

 Es verdad que debería haber un poco más de conexión, el idioma es un gran puente pero quizás la distancia, los altísimos costes de los vuelos aunque parezca una chorrada, las giras son inviables, los artistas españoles siempre van a pérdidas en las giras latinoamericanas y sólo pueden ir los artistas a los que las compañías les pueden pagar todas esas pérdidas porque muchos de ellos generarán ganancias en las giras en Latinoamérica y viceversa. Entonces pasa que cada vez menos artistas cruzan el charco en ambas direcciones y es una gran pena porque como bien dices el idioma debería ser un puente mucho más sólido, una autopista donde circulen propuestas de un lado a otro. Sin embargo no ocurre por la imposibilidad de que los grupos puedan autofinanciarse las giras. Sólamente los vuelos son unos gastos que hacen imposible desde el principio cualquier gira.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email