X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

alerta en la comunitat por los recortes anunciados por la multinacional

Ford tose y la industria valenciana se constipa

Foto: ESTRELLA JOVER
11/10/2018 - 

VALÈNCIA. El actual volumen de negocio de Ford Almussafes está en peligro, y la mera amenaza de que pueda menguar el motor industrial de la Comunitat hizo saltar las alarmas este miércoles en toda la autonomía. La magnitud del recorte y su impacto en las diferentes plantas europeas está todavía por determinar, pero Ford Europa afirmó este martes con rotundidad que aplicará ajustes de producción y personal para quedarse solo con la actividad que le sale rentable. Tal circunstancia preocupa y mucho en el entorno de la filial española, que produce varios de los vehículos que van a la baja en el mercado, tales como los Mondeo, S-Max o Galaxy.

En el haber de la factoría está su acreditada flexibilidad ante las adversidades y una alta productividad que no han dudado en ensalzar multitud de directivos de la compañía americana en sus visitas a València. También la actual producción del Kuga, el todoterreno ligero (SUV) de Ford, un modelo que sí triunfa en el actual mercado. Y a estos clavos se agarraban este miércoles los altos dirigentes de la Generalitat, que no dudaron en exhibir la generosidad mostrada -y por mostrar- de la administración hacia la planta valenciana.

El propio presidente del Consell, Ximo Puig, subrayaba desde Bruselas que Ford Almussafes es "probablemente la planta más competitiva de Europa", y auguraba que "habrá soluciones". En la misma línea, el conseller de Hacienda, Vicent Soler, afirmaba que el Gobierno valenciano "será generoso". "La inversión del Consell en Ford entre 2016 y 2018 ha sido de 41,6 millones de euros en varios conceptos", recordaba al respecto Mónica Oltra.

Preguntado al respecto por este diario, el conseller de Economía, Rafael Climent, confirmaba que la Generalitat pondrá de su parte. "Ford Almussafes siempre ha recibido el espaldarazo de la administración, algo que en otros territorios no pasa. Aquí sucede porque somos conscientes de que es una empresa estratégica para nuestra economía, y si hace falta -y, en función de la realidad- por supuesto que nos volveríamos a sentar a hablar", explicó el dirigente.

No es para menos la preocupación de los altos cargos de la Comunitat, y menos a pocos meses de las elecciones autonómicas en las que aspiran a su reelección. Un resfriado de Ford -si no algo más grave- contagiaría a todo el sector de la automoción y, por extensión, a la industria valenciana en su conjunto. Los efectos a nivel de PIB y empleo podrían ser muy negativos en todo el territorio.

Así lo reconocía este miércoles el Clúster Valenciano de la Automoción -AVIA, en el que se integran 104 empresas del sector-. La asociación, en un comunicado, trasladaba "un mensaje de tranquilidad hacia los empleados del sector y hacia sus colaboradores" ante "las recientes noticias relacionadas con la multinacional", pero a su vez admitía que "cualquier decisión que adopte la empresa afectará a los proveedores". "El nivel de influencia está determinado por la dependencia de cada empresa de la factoría de Almussafes y se deberá analizar una por una cada situación", añadía.

Malestar entre la plantilla

Por lo que respecta al ambiente en la planta, diversas fuentes consultadas este miércoles por Valencia Plaza trasladaban un sentimiento de malestar entre los empleados, que recibieron la noticia fuera de la factoría al realizarse una semana completa de descanso por los puentes y los días de paro introducidos por la empresa -precisamente para compensar la caída de la demanda-.

La principal queja se dirigía a la "incertidumbre" en la que continúan los empleados pese a la celebración este martes de la ansiada reunión con Ford Europa, encuentro en el que, en el mismo sentido, los representantes de los trabajadores solicitaron a la dirección que precisara los ajustes que quiere llevar a cabo y en qué plantas quiere acometerlos.

Además de la inestabilidad laboral a la espera de los anuncios, los empleados lamentan que se hable de la falta de competitividad por modelos de vehículos y no por factorías. "Nosotros no hemos fallado. La responsabilidad de la plantilla de Ford Almussafes es producir de forma óptima y eficiente, la de Ford es elegir acertadamente el producto y que se vendan los coches", subrayaban.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email