X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

ENTREVISTA AL SECRETARIO GENERAL DEL IVAJ

Jesús Martí: "Antes el IVAJ era como una segunda agencia de viajes"

16/04/2016 - 

VALENCIA. El Instituto Valenciano de la Juventud (IVAJ) ha iniciado un nuevo rumbo algo que se hace evidente tras hablar con Jesús Martí, su actual secretario general. Hasta el momento de entrar en este nuevo cargo, anteriormente ocupado por el dirigente de Nuevas Generaciones del PP Juan Carlos Caballero, era el responsable de Quart Jove, el programa de actividades para los jóvenes en el ayuntamiento. Animador y experto en políticas juveniles, fue elegido por la presidenta del IVAJ, Mónica Oltra, quien buscaba un profesional en la materia para el puesto.

-¿Cómo llega hasta aquí? Porque no milita en ningún partido.

-Yo he trabajado ocho años en el Ayuntamiento de Quart de Poblet como técnico de juventud y en ese momento era presidente de la Asociación de Profesionales de Juventud de la Comunitat Valenciana. Soy funcionario del Ayuntamiento y es raro dentro de mi sector aguantar tantos años. La experiencia de Quart es bastante significativa dentro del mundo de prácticas de juventud. Formaba parte de la XarxaJoves.Net, que es uno de los pocos proyectos de trabajo en red y muy interesante. Tengo un carácter bastante tranquilo y agradable, intento conciliar en todos los aspectos y una de las preguntas de Mónica Oltra me hizo fue si era bastante femenino para estar en el equipo. Entendía que lo que buscaba era horizontalidad, quería fomentar otro tipo de políticas desde el Instituto. 

-¿Femenino?

-Tiene que ver con el trabajo en equipo. Yo tengo la sensación de que cada vez que hablo aquí todo el mundo se pone firme pero nunca he trabajado así y tenemos que hacerlo de otra manera. Cada uno debe implicarse en ser líder de su proyecto y creérselo. Hasta ahora no se formaban porque no les dejaban y somos juventud, debemos estar a la vanguardia de todo.

Yo me domino muchos campos, desde el videojuego hasta los juegos de mesa. Podemos hablar de skate, de fútbol, de música, de libros y de cómics porque nos movemos en un ámbito donde frikies hay en todos los campos. Tenemos que estar en la onda de todos. Lo que yo creo que quería Mónica es que creara equipo, que trabajáramos y buscáramos soluciones conjuntas.

El concepto inclusión es básico. Nuestra intención es que todos lleguen y no puedo hacer solo viajes a la nieve y si lo hago hay que integrar a gitanos e inmigrantes. En el tema de la igualdad también nos damos cuenta de que tenemos a muchos jóvenes representando a asociaciones juveniles cuando verdaderamente son las mujeres las que están dando más pasos por su formación. Las mujeres mantienen muchas asociaciones pero quienes las representan son hombres. Vamos a llevar a cabo políticas que incluyan esa visualización.

-Decía antes que no era ni guapo ni joven para dirigir el Instituto Valenciano de la Juventud. ¿Es necesario?

-Porque básicamente en los últimos tiempos es lo que había significado. Más que expertos en temas de juventud buscaban otros criterios, que incluso han servido como catapulta para ser después diputado y ser alguien en el partido mientras que ahora se  busca un perfil muy técnico. Por ejemplo, una caso muy concreto es que yo llevo 28 años dirigiendo las políticas en el Ayuntamiento de Quart, donde estábamos muy metidos, y no hemos utilizado el IVAJ para nada en los últimos 15 años. No era útil. No sé si para aun tipo de jóvenes sí. Podía ser como una segunda agencia de viajes pero no tenía un concepto de política de juventud integral.

-¿Para qué se utilizaba antes el IVAJ y a quién estaba dirigido?

-Yo creo que ha ido dejando de ser el IVAJ durante años, apagándose, perdiendo todo su sentido. Al no tener dirección, un objetivo básico como IVAJ, era más utilizado como cargo para el camino que como un espacio para ver qué hacer con la responsabilidad asumida como Gobierno. Se funcionaba a base de ideas, de buena voluntad de los técnicos pero no estaban amparadas bajo un objetivo. También hemos encontrado una falta de datos inmensa, no hay un estudio serio, un instituto de estadísticas que ofrezca datos como otros en España y hay que partir desde cero para tener una base de datos. Si el año que viene tenemos dinero haremos un estudio de juventud o el Instituto Valenciano de Estadística, que es quien debería suministrarnos nuestro CIS. Si elaboramos unos indicadores adecuados, veremos si nuestras acciones son útiles o no son útiles.

-El Partido Popular criticó el cierre de oficinas. ¿En qué cree que benefició esta decisión?

-Lo bueno del modelo de las oficinas es que intentaba que no solo Valencia, Alicante y Castellón fueran el punto de emisión e intentaban tener un concepto comarcal. Pero si tú creas un concepto comarcal y te encierras en una oficina, metes a personal que quizás no son el perfil más adecuado, más de estar sentado que de dinamizadores de zona.

"Xarxa Jove busca que en vez de tener 20 oficinas al público se tengan 200"

Tenemos que buscar el verdadero sentido de la historia. Lo que hemos montado es Xarxa Jove que busca que en vez de tener 20 oficinas al público se tengan 200. ¿Por qué? Porque ya existen. Los recursos que tenemos son limitados pero lo que hacemos es poner a una persona en cada comarca sin atender a los jóvenes porque éstos ya están siendo atendidos por cada uno de los Ayuntamientos.

Todo Ayuntamiento, aunque no sea responsable de las políticas de juventud, todo equipo de Gobierno se encuentra con la necesidad de dar respuesta a niños, mayores y jóvenes. Nosotros ponemos una persona a su servicio. Una persona que en la comarca que les ayude a cumplir sus objetivos. Coordinar a todos los que están haciendo políticas. No solo a los Ayuntamientos, sino también a las asociaciones juveniles y a las que no son juveniles pero tienen impacto en la juventud.

Por otro lado, intentar que toda descentralización de la administración que ya existe en las comarcas como el inspector educativo, el Servef, sanidad y prevención comunitaria, servicios sociales o centros como Info Dona estén coordinados, porque cada uno hace una política de juventud sin mirar quién tiene al lado, al margen de las consellerias.

Por eso, la persona del IVAJ que está en cada comarca tiene que coordinarse con los técnicos de los Ayuntamientos, con los concejales de juventud y con los técnicos de la administración para que todos sepan qué se va a hacer.

La tercera misión es llegar donde nadie está haciendo nada. Queremos que el concepto poblacional no sea el único criterio sino que el territorial también. Esta semana he visitado Racó de Ademuz y es impresionante el concepto que se puede hacer de política de juventud. Pero también en La Serranía, en el Alto Palancia. Me he encontrado una parte interior donde no llegábamos pero con muchos puntos de juventud desarrollados. Ahora, con los recursos que tenemos sacamos más del trabajo en red, de fomentar que haya actividades. El concepto en red de los técnicos lleva al concepto en red de los jóvenes.

-Los Ayuntamientos se han convertido en ejes centrales. ¿Qué dicen de esto?

-Me he recorrido toda la comunidad, creo que me queda una comarca por visitar. Desde Vinarós a Pilar de la Horadada. He estado en Forcall, en el Racó de Ademuz, en Ayora. He ido a visitar todas las realidades. Y lo que me he encontrado es, independientemente de lo que haga la administración autonómica como hasta ahora, que han tenido que buscarse la vida igual que han hecho los jóvenes. Todo el mundo busca solucionar los problemas de sus ciudadanos.

La administración debe acercarse, escuchar e intente crear una estructura al servicio de esa voluntad de hacer cosas y empezar a estructurar ayudas en la medida que podamos, porque este instituto ha llegado a tener el doble de dinero que el que tiene actualmente. ¿En qué se ha gastado? No lo sé. 

"Hemos encontrado es un montón de personas trabajando dentro que no tenían contacto con el exterior"

Lo que hemos encontrado es un montón de personas trabajando dentro que no tenían contacto con el exterior. Hicimos en noviembre el InFòrum, que era una encuentro de todos los técnicos de juventud de la Comunitat. Hacía siete años que no se hacía y sirvió para que mis técnicos vieran por primera vez a otros técnicos municipales. La sensación de trabajar con personas que llamas por teléfono continuamente y que no sabes quiénes son.

Se trata también de municipalizar las políticas de juventud, que nuestro servicio esté al servicio de quiénes están haciendo historias, por un lado transmitiendo mejor la información. Hemos hecho listas para concejales, listas para técnicos. Por otro lado formación. Hemos empezado a hacer encuentros con profesionales a nivel territorial, hemos hecho encuentro con los concejales y profesionales que van a ser periódicos. 

-¿Cuáles son los problemas a atajar?

-Otra de las cosas que nos hemos dado cuenta en el IVAJ es que intentaba solucionar problemas que le venían grandes. Sobre que el IVAJ se plantee cómo trabajar la ocupación o la vivienda o la educación parece que quien debe ocuparse de todo esto son las consellerias de la materia.

"El IVAJ intentaba solucionar problemas que le venían grande"

Es como desde un Ayuntamiento intentar solucionar el problema de la vivienda o el paro juvenil, lo tienen crudo porque no tienen los recursos. Puedes intentarlo, fallar o no fallar, pero siempre será un proyecto piloto.

El IVAJ se plantea que tiene que ser un recordatorio permanente para las Consellerias de que deben hacer políticas de juventud, de que deben escuchar la voz de los jóvenes. Eso quiere decir reuniones y reuniones, preguntar qué políticas están haciendo, llevando la voz de los jóvenes.

Por ejemplo, también eliminamos el proyecto de emprendimiento joven. Nos parecía muy bueno, no digo que no, pero estaba duplicando lo que estaban haciendo otras consellerias. Nuestra labor verdadera es que haya una política territorial para jóvenes y que sean atendido. Nos encontramos por otro lado es que no viven solo en el territorio, sino que lohacen en el teléfono móvil. La información es básica y no va a un centro a pedir información, la busca en Google. Lo que quiere es asesoramiento, encontrarse con otros jóvenes, que le ayuden a seleccionar, orientación, dinamización, actividades. Se trata de crear un sistema online de dar información, y eso es en lo que estamos trabajando. 

-¿Alguna petición concreta para las consellerias?

-Con Educación, entendemos que dentro de los institutos no solo debe haber profesores sino también técnicos sociales y de animación socio-cultural porque lo que estamos viendo es que en los pasillo es donde está la verdadera vida de los institutos. Tenemos que recordarles que tienen que hacer eso. Por ejemplo, en materia de vivienda, de casa, es un concepto adulto. Pero la mayoría de los jóvenes viven con intermitencia en la vivienda porque su manera de moverse no es la que había. Un ejemplo son los Erasmus. La universidad era como un instituto y el Erasmus es cuando te vas y te transformas en persona. Es importante que la gente se mueva.

-¿Qué piden los jóvenes al IVAJ?

Si es por su boca, wifi y batería para el móvil y si le pones el transporte muy barato genial. Yo sé lo que quieren, otra cosa es lo que necesitan. También piden oportunidades diferentes. Yo tengo una idea y quiero que me ayudes. En Quart, por ejemplo, permitíamos que hicieran sus proyectos. Si tú pones espacios aparecen líderes. Los proyectos no tienen que ser míos, tienen que ser de ellos.

Yo ya sé hacer cosas, ¿para qué quiero volver a hacerlas? Los 20 grupos de rock en Quart tenían una sala municipal en la que yo no entraba. Lo gestionaban ellos y es duro porque al final pierdes poder y hacen cosas que no te gustan y piensan de otra manera. Pero eso es el ocio educativo. Que lo gestionen y se equivoquen. Que ellos rompan una pared para hacerse una sala de actuaciones en vez de dos salas de ensayo y que lo hagan sin que yo me entere y ya hecho vamos a arreglarlo, es mi fracaso pero también un éxito.

O que una gente se reúna para hacer un grupo para encontrar trabajo y yo preguntarles que para qué, si están todos parados y acaben siendo un asociación, una fundación y continúen adelante, ellos me superan a mí en todos. Los instrumentos son los que tienen que darse con el fin de que puedan cogestionar espacios. Yo siempre he trabajado los huecos donde no había nadie pero no soy quien debe de hacer las actividades, debemos hacer convocatorias para que sean ellos quien hagan sus proyectos e ideas. Vamos a dejar que ellos se ocupen.

-¿Qué actividades puntuales o actividades debería potenciar el IVAJ? 

-Hemos tenido, este viernes, una jornada de ocio educativo, por ejemplo. Entendemos que el adolescente o el joven se encuentra con que está en manos de un ocio dirigido y consumista. Yo creo que sus procesos formativos como persona tienen más que ver con su ocio que con la escuela. La familia tiene un control hasta cierta edad, luego lo pierde, tus amigos tienen muchas más influencia y también las pantallas. Entre los amigos y las pantallas se están formando estos jóvenes.

Ninguna de las dos cosas tienen un objetivo educativo, sino de disfrute, pero hay un gran esfuerzo de mucha gente de educar en lo que sería una banda de música, en el equipo de fútbol, la actividad cultural del ayuntamiento y el grupo scout. Esa gente no está enseñando solo a jugar al fútbol sino a trabajar en equipo, a formarte como persona, a perder y ganar y esas son las habilidades que te están formando para enfrentarte a la vida.

El tema, por ejemplo, de las drogas, no se va a acabar con policía ni con que te enfrentes cada día con ellos. Tampoco la violencia de género va a terminar con la normativa. ¿Que hace falta todo? Sí. Pero también que tú seas el que tengas una manera de ver las cosas. Eso sale más del ocio educativo. Sin embargo, no están reguladas las actividades al aire libre. Cualquiera puede hacer un campamento con un monitor y cien chavales porque no hay una legislación. Deberíamos legislarlo pero con consenso.

-¿Y qué implica legislar este aspecto?

-Implica articular una ley para acreditar centros, que tengan unas garantías, que cumplan unas normas. Los centros para niños y jóvenes deberían tener unas características y debería haber un mapa de cobertura. Vamos a crear una red de centros de educación en valores en cada barrio. Scouts, juniors, esplai, campos de fútbol, etc. 

-Sobre la integración de gitanos e inmigrantes, ¿esto no se hacía? ¿no se sentían parte del IVAJ?

-Es muy problemático todo porque vivimos en compartimentos estancos. Asumo el ocio educativo como mi función de verdad porque esta parte no la lleva ninguna de las consellerias. Pero al final es complicado llegar a cierto tipos de colectivos. Por ejemplo, vamos a vehicular las ayudas para que ningún chaval se quede fuera de las actividades por falta de dinero para pagar la cuota de socios. Vamos a intentar que se transformen en becas de igualdad porque lo que notamos es que las desigualdades aparecen más en las actividades extra escolar que en lo escolar. Hemos conseguido normalizar la parte escolar, pero cuando sales a la calle tienes un tipo de familia, un tipo de casa, de ballet, de inglés o de fútbol que marcan muchas diferencias. 

-¿Y el Consejo Valenciano de la Juventud?

-Cuando aterrizó de lo primero que hice fue hablar con ellos. Estaban extrañados de que llegáramos porque hasta el momento estaban como atacados. Hemos asumido los estudios del Consejo de la Juventud de España como propios para poder trabajar de base. Este fin de semana es la asamblea en la que se cambia la junta y entra una nueva. Estamos invitados y estaremos allí. Nos sentamos con ellos porque la voz de los jóvenes no puedo darla yo. Son ellos aunque no únicamente. Representan a un tipo de jóvenes pero la intención es que más jóvenes se metan en este tipo de proyectos. Hay que buscar más jóvenes que hagan, por ejemplo, foros de participación, aunque hay muchos más organizados de lo que parece. 

-¿Cuál será su papel?

-Que sean lo que quieran, que sean ellos. Que nos critiquen, que nos apoyen, nosotros vamos a estar a su lado sí o sí porque necesitamos su voz. Nos invitamos a las actividades mutuamente. No tenemos que ser ni hermanos ni amigos, tenemos que estar en el buen camino. Por ejemplo, el consejo rector del IVAJ, nuestro objetivo es ponerlo al 50% ellos el 50% nosotros. ¿Cómo pueden estar en minorías? O llegamos a un acuerdo o no hay políticas porque no podemos estar por encima de ellos. Les hemos aumentado la cuota de votación en lo posible y en la nueva ley se equiparará. 

-¿Qué puede sacar un joven del IVAJ?

-No querríamos que nadie viniera aquí. Haremos sistemas online para estar cercanos y que tengan información de todo lo que sucede y haremos una gran agenda joven. Queremos que el carnet jove se transforme en el acceso a una movilidad y una cultura mejor. Queremos que su voz llegue a la conselleria y estamos trabajando en otra web. Y sobre todo, que el joven se encuentre con un montón de actividades diferentes cercanas a él. Queremos casi invisibilizar el IVAJ para darle protagonismo al joven que tiene sus actividades. Si él tiene una idea nosotros deberíamos estar ahí e incluyo a los Ayuntamientos y las Diputaciones.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email