X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

CONVERSACIONES CULTURPLAZA

June's Kaleidoscope: "La música de autor atraviesa un buen momento en  España"

La cantante y compositora valenciana rinde homenaje al paisaje británico en su segundo EP, 'Brave Journey Into The English Sea'

22/02/2018 - 

VALÈNCIA. Si cada uno de nosotros lleváramos una película dentro, la de Arantxa Iranzo sería una muy parecida a Call me by your name, la última creación de Luca Guadagnino. La joven cantante, pianista y compositora valenciana que hallamos tras el sobrenombre de June’s Kaleidoscope se identifica enteramente con la nostálgica, transparente y evocadora propuesta del realizador italiano. Una película a la que por cierto ha puesto música Sufjan Stevens, uno de los muchos referentes anglosajones sobre los que Arantxa ha ido asfaltando, metro a metro, una carrera que quiere llevar muy lejos. “Me encanta la música y el cine que retrata con sensibilidad e inteligencia la juventud y las experiencias vitales”, nos cuenta en esta entrevista, que coincide con la salida de su segundo EP autoeditado.

Brave Journey Into The English Sea es una colección de cinco canciones escogidas precisamente para hilvanar una de esas historias de autoconocimiento que tanto la inspiran. Es un disco que rinde homenaje al paisaje británico –tanto el humano como el geográfico- en el que Arantxa se reconoció por primera vez como artista independiente tras finalizar sus estudios en el Conservatorio y dejar su ciudad natal durante cuatro años. “Durante esa etapa escuché muchas corrientes nuevas y conocí cantautores que me impresionaron mucho”. Allí compuso su primer EP, Soon you will see, con el que rodó por escenarios londinenses y obtuvo sus primeros reconocimientos oficiales (como llegar a ser finalista de la batalla de bandas de Hard Rock Cafe). A ese periodo pertenecen canciones como “Ms Honey”, que todavía le piden de vez en cuando, pero que ella ya no quiere cantar. “Ya no me representan, las encuentro demasiado naif. Ahora soy otra persona, con otros horizontes y gustos musicales”, confiesa.

Con este nuevo trabajo, June’s Kaleidoscope quiere reseñar el final de una etapa y el comienzo de otra, ya metida conscientemente en el amplio saco del neo folk, donde tienen cabida las composiciones más intimistas pero también las orquestales. Su música se mueve precisamente entre esos dos extremos. Siempre acompañada de su piano, pero otorgando gran protagonismo a las cuerdas, a veces el espacio se preña de coros, vitalidad y ritmos afrolatinos (“Best hotel room we’ve ever had”) y otras se despojan de la mayoría de los elementos rítmicos para teñirse de nostalgia (“Secret Farewells”). “En mis canciones quiero mezclar mucha información y generar un efecto muy visual; intentar que puedas ver y experimentar lo que yo sentí cuando estaba de pie frente al viento y el océano Atlántico”.

El productor británico Matt Ingram (conocido por su trabajo con artistas como Laura Marling y The Staves) “le dio al disco el sonido que necesitaba”. Él fue también el que convenció a la compositora valenciana para que reservara para más adelante algunas de las canciones que le trajo al estudio. “Me hizo ver que las que mejor me representaban eran aquellas que seguían el eje de mis vivencias en Inglaterra. A pesar del hecho de que las compuse a partir de mi regreso a Valencia en 2014”.  Brave Journey Into The English Sea se grabó finalmente en los Urchin Studios de Londres, y contó con Fyfe Dangefield, ex líder de Guillemots, como coautor de los arreglos de cuerda.

Arantxa Iranzo es perfectamente consciente de que, a día de hoy, sigue siendo más difícil abrirse camino comercialmente en España cuando se canta en inglés. “Sobre todo cuando además mi música está basada en la lírica”, añade. A pesar de todo, “en Inglaterra es muy complicado desmarcarte del resto si no tienes un equipo grande detrás. Hay muchísima gente buena y aparecen nuevos estilos constantemente. Allí lo visionario es lo que gana, y yo pensaba que no estaba todavía en el momento de poder ofrecerlo ni dedicarle todo el tiempo que requería, ya que tenía que compaginar la creación con mi trabajo como profesora de piano”.

“Escribo en inglés en primer lugar porque me siento más cómoda y, a la larga, para abrirme más puertas. Pero no lo hago porque desprecie la música española en absoluto. No descarto en un futuro cantar en español, francés, italiano o valenciano”, apunta. Las principales influencias contemporáneas de June’s Kaleidoscope –Laura Marling, Fleet Foxes, Matt Corby, The Tallest Man On Earth- están aparentemente lejos del pulso de la escena independiente española, pero Iranzo ve en artistas como María Arnal y Marcel Bagés, Silvia Pérez Cruz, Rosalía o Alberto Montero una señal de que también aquí se abren permanentemente nuevos caminos. “Me gusta mucho el clasicismo que hay en ellos y el tratamiento intimista de las canciones. Que las letras estén tan cuidadas. Creo que la música de autor está en un buen momento; se está revalorizando, y eso a mí me ayuda porque me veo mucho más en un auditorio o en un pequeño teatro que en un gran festival como en FIB. También es positivo porque cada vez hay más festivales, como el BBK y el Vida, donde se están haciendo cosas muy interesantes para que este tipo de música llegue a otro tipo de público en las condiciones adecuadas”.

El mar de fondo clásico que recorre todas las canciones de Brave Journey Into The English Sea tiene origen en la formación académica de la artista valenciana, pero no es en el conservatorio donde encontró su “voz”. Le preguntamos por su opinión sobre la metodología en los centros españoles, en relación con los británicos o norteamericanos. “En España hay conservatorios que tratan de abrirse de miras, pero en València a lo máximo que se ha llegado es al jazz. En Castellón, ni eso. Hay todavía una mentalidad muy chapada a la antigua, y de allí suele salir gente temerosa y cerrada, que que solo sabe estudiar e interpretar como otros 50.000 músicos. La mayoría gente que conozco sale bloqueada cuando acaba sus estudios y sin saber qué va a hacer con su vida. A no ser que vayas a estudiar a Berklee, en València tienes pocas oportunidades de formarte desde una perspectiva más contemporánea. El problema es que para acceder a Berklee tienes que tener un poder adquisitivo muy alto. Yo tuve la suerte de contar con el apoyo de mi familia para poder ir durante los veranos a hacer cursos a Francia e Inglaterra”.

Bilbao, Burgos, Madrid y Zaragoza son las próximas paradas de la gira de presentación nacional que arrancó el pasado 15 de febrero en La Fábrica de Hielo de València, y para la que se han concebido dos formatos distintos: uno eléctrico para salas más grandes, con banda al completo y cuerdas, y otro acústico “en el que trato de explotar al máximo los recursos de las cuerdas y el piano, haciendo que desarrollen líneas percutivas al mismo tiempo que las melodías, para que no se eche en falta la parte rítmica”. “Al final, lo que busco es un efecto cinematográfico. De hecho, me gustaría mucho que mi música se utilizase en películas”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email