X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

vp confidencial

La Agencia Antifraude estudió ubicarse en la sede de la antigua Imelsa

13/01/2018 - 

VALÈNCIA. Más de seis meses le ha costado a la Agencia Antifraude que dirige Joan Llinares encontrar un espacio en el que emplazarse. Y, finalmente, no lo hará en un espacio público. Ni la Dirección General de Patrimonio ni Les Corts hallaron un edificio que reuniera todos los requisitos necesarios para albergar a la nueva plantilla y que el inicio de la actividad pudiera ser inmediato. Es decir, que no hiciera falta ninguna reforma o trabajo de adecuación como sí requerían algunos enclaves ya tanteados como la antigua Casa de los Caramelos, en la calle Navellos, colindante a Les Corts.

Con este escenario, la Oficina de Prevención y Lucha Contra el Fraude que ideó Podemos tuvo que pasar a un 'plan B': recurrir al alquiler privado, aunque sea de manera provisional hasta que Les Corts -órgano al que está adherido-, Patrimonio e incluso el Ayuntamiento de València le cedan un espacio a coste cero.

Paradojas de la vida o como símbolo de regeneración de la filosofía que pregona el Botánic, según trasladan fuentes de la propia agencia, uno de los espacios que tantearon para arrendar en las primeras rondas de búsqueda que hicieron fue la sede de la antigua Imelsa, ubicada en la calle Conde Trénor, 9. Sin embargo, rechazaron esta posibilidad porque el edificio carecía de licencia de actividad por no tener salida de emergencias. El edificio también lo ocupó previamente la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP).

Imelsa, de hecho, es uno de los símbolos de la corrupción valenciana, al ser la cuna de la macroinvestigación del caso Taula. No en vano, la Diputación de Valencia estudió en febrero de 2016 llevar a la fiscalía el contrato de alquiler de esta sede. El acuerdo fue firmado en su día por el entonces gerente de la mercantil pública y autodenominado como 'el Yonki del dinero', Marcos Benavent, y tenía un coste de 14.000 euros mensuales. Actualmente, el edificio ya no cuenta con un cartel que anuncie su disponibilidad para ser alquilado y se han instalado luces de neón en la fachada de la primera planta.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email