X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Los oficios del arte

La fórmula secreta de las galerías de arte que perduran

20/10/2015 - 

VALENCIA. Que una galería de arte perdure en el tiempo y sus directores puedan sacar adelante cada proyecto, cuidar la programación, montar exposiciones, llevar a los artistas a ferias y promocionar sus obras es posible gracias a la inestimable ayuda de un equipo, formado por asistentes, montadores, diseñadores, asesores... Hay muchas más personas tras una galería que el galerista y los artistas, aunque en ocasiones estos sean la única parte visible. Desde quién programa y actualiza la web hasta quién atiende las llamadas o escribe las notas de prensa, el mailing u organiza los traslados resulta indispensable. El factor humano es clave, el crear equipo, sin embargo no siempre es evidente.

Se da la situación de que las galerías que más tiempo duran abiertas y con programación coherente hasta hoy en nuestra ciudad han contado con asistentes realmente profesionales, gente muy formada, con experiencia e iniciativa. Por un lado están los becarios, personas en periodo de formación, que buscan aprender e introducirse en la vida laboral, por otro están las personas contratadas por la galería ya como profesionalizados, algunas con amplia experiencia, otras con menos pero con expectativas, que desarrollan proyectos propios en consonancia o en paralelo a la galería. Unas comisarían de forma externa en otros centros y escriben para medios, es decir, diversifican. Otras disponen de un tiempo más limitado, pues la galería requiere muchas horas de trabajo, pero se dedican a incoporar sus conocimientos y experiencias ofreciendo nuevas posibilidades a las dinámicas galerísticas en beneficio de la empresa y del desarrollo de sus potencialidades.

Una galería pionera en llevar a cabo un programa educativo fichando a profesionales del área didáctica para formar parte de su equipo es Luis Adelantado Valencia. Dirigida por Olga Adelantado hace poco se han incorporado como trabajadoras de la galería Isabel Puig, educadora artística, historiadora del arte, fundadora de la empresa de gestión cultural Mediant y presidenta de AVALEM; y Virginia Murcia, investigadora Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia, Máster en Educación y Museos por la Universidad de Murcia, que ha trabajado para diversas empresas en el sector de la ilustración y el diseño. Ambas llevan apenas un mes como asistentes de dirección en Adelantado aunque la relación de Puig con la galería viene de lejos, lleva más de dos años vinculada a la misma colaborando en el desarrollo de un programa educativo con talleres didácticos que acercan el arte contemporáneo a los más pequeños y que han tenido un repercusión considerable en medios, además de aproximar al público familiar.

"Es un trabajo intenso pero también supone un aprendizaje constante. Es muy emocionante adentrarse en un mecanismo tan sensible y complejo como es una galería de arte", declara Puig. "El anterior asistente de dirección, Anders Christoffersen con quien mantenía una relación cordial, era un buen profesional, como buen nórdico con un elevado nivel de eficiencia. Pero me ilusiona más aún, mirar al futuro y pensar en el nuevo equipo de la galería, opino que mi compañera Virginia y yo formamos un buen tándem, tenemos ilusión y compartimos generación e intereses múltiples. Con este punto de partida sólo puede salir bien, ¿no?", añade con el optimismo, la simpatía y cercanía que la caracterizan.

Le preguntamos si siente que puede aplicar conocimientos de su formación académica en este trabajo, a lo que contesta rotunda: "Absolutamente. Creo que es fundamental en una profesión como esta, que el equipo de la galería sea dinámico y que sus tareas no sean tan sólo un ítem que cumplir, sino algo más. Y es que para mí, trabajar aquí, sí es ese “algo más”. Respecto a mi formación, la educación desde el arte aporta muchos valores que son aplicables a cualquier equipo de trabajo. La empatía por ejemplo, es una cualidad que intentamos fomentar desde el proyecto educativo y es a su vez fundamental a la hora de conectar con los artistas, es algo que ellos entienden y saben respetar. Estas sinergias sólo son posibles con un equipo competente".

Isabel Puig y Virginia Murcia en Luis Adelantado Valencia (Foto por Asun Bonilla)


Su compañera Virginia Murcia está de acuerdo y remarca la importancia de la comunicación, el hecho de que la página web de la galería (gestionada por Fomo) ha de ser fácil de navegar y contener la información apropiada para difundir en redes y para atraer a distintos tipos de público "en ese sentido la página de esta galería es una gran base de datos, está muy bien organizada, es intuitiva y, aunque se encarga un diseñador que ya la llevaba, yo voy a encargarme de clasificar los contenidos, entre otras cosas, la galería genera mucha información y constante que requiere seguimiento". Murcia aplica herramientas de la didáctica museística y la comunicación digital a nivel de mediación al ámbito galerístico atendiendo a sus particularidades y eso es todo un reto, no obstante en poco tiempo el giro está teniendo buena acogida y dando resultados pues las actividades de la galería más allá de la inauguración de cada exposición tienen su público y su repercusión. La interacción del público, presente o seguidor virtual, también está creciendo a medida que actualizan sus redes y lanzan inciativas participativas en Twitter o Facebook.

Las dos compaginan el trabajo en la galería con proyectos personales "En mi caso concreto, Mediant, seguirá funcionando como hasta ahora, aunque mi implicación se verá más limitada. También estoy inmersa en un proyecto editorial que me ilusiona muchísimo, acerca de nuestra trayectoria realizando proyectos educativos y su relación con el público. Nuestra generación tiene conocimientos y fuerza para luchar, tan sólo necesita una oportunidad", sentencia Puig.

Modelos híbridos


Otras galerías de loable recorrido como Espaivisor, especializada en fotografía, también sacan adelante un volumen de trabajo vertiginoso dado que tienen presencia en numerosas ferias internacionales, son muy activos y toda su información se encuentra online con una página útil, al día y de sencillo acceso a conocer su archivo. Cuentan con un equipo estupendo, los directores Miriam Lozano y Mira Bernabeu con dos asistentes que se reparten las tareas administrativas, a saber, Alejo Negro (prensa y comunicación) y Sandra Moros Sides (registro y ferias) tal y como se especifica en la web.

Un modelo diferente es el la galería Paz y Comedias que, dirigida por Teresa Legarre, cuenta con un programa de comisariado por el crítico de arte y comisario José Luis Pérez Pont. Se entiende que Pérez Pont hace las veces de asesor o chief curator de la sala, un puesto que algunas galerías denominan "dirección artística" y que implica diferentes gestiones. En la galería Punto, por ejemplo, Jorge López trabaja desde hace casi dos años y aclara: "Estoy como asesor o director artístico, las funciones son complementarias y conjuntas en este caso, la dirección de la galería está en la familia Agrait, Nacho y Amparo, y se subdividen a su vez en la dirección ejecutiva de dos proyectos; Galería Punto con Nacho en la dirección y Area72 con Amparo respectivamente. Es algo complejo determinar cuáles son las tareas que se realizan dado que somos un equipo y las decisiones muchas veces son entre todos. En una galería un director de arte elabora criterios interviniendo de modo activo en el proceso de gestión y programación, busca detectar las tendencias y distinguir en la vorágine de la creación contemporánea qué es lo más relevante y qué está dentro de los criterios establecidos en los proyectos definidos por los directores ejecutivos, que establecen criterios de gestión y financieros basados en la experiencia de más de cuarenta años en el sector y de una trayectoria internacional".

Jorge López es, además de gestor cultural, artista, con lo cual su capacidad para producir obra podría verse mermada ante el cúmulo de trabajo que enfrenta cada día pero nos cuenta que, de hecho, no supone impedimento: "Sin duda estamos siempre trabajando y son escasos los momentos de relax, llevar este trabajo con la producción de obra personal y la familia, muchas veces se hace difícil, pero es posible, el único inconveniente si es que lo es radica en la capacidad física de producción, no en su calidad. Los proyectos artísticos personales se ralentizan y aprendes a enfocar tu trabajo en lo importante, adquieres agudeza en la utilización de tu tiempo y el descarte de proyectos y las noches se alargan cuando se acerca la hora de producción. Finalmente quien vive de este tipo de trabajos nunca desconecta y siempre estás creando, en soledad o en compañía… Es una forma de vida", afirma.

Savia nueva

Lucía Vilar y Cristina Chumillas en Pepita Lumier

De las veteranas nos vamos a la galería más joven de Valencia, Pepita Lumier, inaugurada hace apenas mes y medio va por su segunda exposición, una individual de David de las Heras, se centra en ilustración y combina el espacio expositivo con una tienda de cómic, novela gráfica y objeto artístico al fondo del atractivo bajo en el que se ubica, junto al mítico restaurante El Canyar. Pepita Lumier está dirigida por Cristina Chumillas y Lucía Vilar, la primera lleva la parte artística y la segunda más la parte técnica, forman un tándem perfecto con el añadido de un socio más, Pedro García, marido de Lucía, y Ana María Cendán, que está haciendo prácticas, ese es, en definitiva, el equipo de partida.

Cristina Chumillas trabajó durante seis años como asistente de dirección en la galería Alba Cabrera, allí entró al terminar la carrera de Historia del Arte en 2006: "Era el trabajo que quería y me gustaba pero no piensas en si también querrías ser galerista cuando empiezas. Más bien te limitas a pensar en que eres afortunada porque trabajas en el sector del arte contemporáneo con lo mal que estaba al terminar la carrera. Cuando te ves empezando piensas, ¿qué suerte, no? Lo demás va surgiendo". Al no ser un negocio propio muchas veces se depende de las decisiones de otros así que, aunque pueda dar vértigo dejar un empleo seguro asalariado y lanzarse a emprender, "los cambios son siempre riesgo a mejor", proclama Chumillas. El tiempo dirá qué sucede, de momento el panorama pinta positivo, la unión hace la fuerza y el trabajo en equipo es la fórmula secreta para mantenerse a flote; un secreto a voces en el mundo del arte.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email