X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

por 2,5 euros

La Llimera se convierte una vez al mes en un espacio pop up de tapeo vegano


Olga Arias, coautora del libro “Cocina vegana del mundo”, se pone el delantal para mostrar al público la diversidad cultural de este tipo de dieta

Por | 24/02/2017 | 3 min, 45 seg

Este mes se cumplen justo dos años de la publicación de “Cocina vegana del mundo” (ediciones Txalaparta), libro en el que Toni Martínez y Olga Arias recopilan 120 recetas obtenidas tras casi una década de viajes e investigación. Con más de 2.500 ejemplares vendidos en España, el libro - Ilustrado con fotografías de los valencianos Carmen Gray y Leonard Gómez- anda ya por la tercera edición y próximamente se traducirá al inglés antes de ampliar su distribución al resto de Europa y a Latinoamérica. Un gran éxito para una editorial pequeña.

Como no hay mejor manera de defender un recetario que cocinando, los autores han recurrido puntualmente al concepto de restaurante pop-up para presentar el libro en ciudades como Valencia, Zaragoza, Durango o Gijón. La propuesta es sencilla: por un precio simbólico, puedes sentarte en una de las mesas y degustar una muestra de la gastronomía vegana de varios países. Ahora, de la mano de Olga Arias, la idea se readapta al formato de tapeo y se instala en el centro cultural Espai Llimera (Timoneda, 6). Estas experiencias tendrán lugar el primer o segundo viernes de cada mes, pero lo más aconsejable es consultar las fechas exactas en la web de este centro cultural, que habitualmente programa pequeñas exposiciones, talleres y charlas.



Por 2,5 euros se pueden degustar tres o cuatro elaboraciones distintas, algunas de ellas contenidas en el libro –que también puede adquirirse allí mismo- y otras rescatadas entre las que en su día se quedaron en el tintero. Un ejemplo: brochetas de seitán con aceite, ajo, jengibre y guindilla roja; croquetas de lenteja naranja con ajonesa de rúcula y paté de remolacha y de champiñones y tofu ahumado. Son tapas ricas, caseras y con un punto original, pero sin buscarle tres pies al gato. La próxima cita, prevista para el próximo viernes 3 de marzo, constará de un ceviche de champiñones y dos elaboraciones de origen indio: tempé con pesto de aceitunas y bondas (un tradicional bollito picante de patata). “Mi intención es mostrar a la gente otras opciones de comida vegana y que comprueben que no es tan caro como la gente se piensa”, nos explica Olga.



Otro de los objetivos de esta propuesta es descubrir al público la enorme diversidad cultural que rodea al veganismo. Mientras España puede presumir de buenos y sencillos platos como el ajo blanco y el gazpacho, Rusia aporta interesantes versiones veganas de la sopa borsh y la solianka. La India y el Sudeste asiático, donde una parte importante de la población es vegetariana o vegana, pone sobre la mesa decenas de recetas exóticas y exquisitas como la sopa vietnamita de noodles Pho bo; el tempeh rendang malasio, el gado-gado indonesio, el sambal oelek (con lemon grass, jengibre y ajo) y tantos otros. Las recetas propuestas en el libro reservan también un apartado propio a China, Japón y Corea (sopa picante de kimchi; las sopas udon o los encurtidos japoneses de ciruela conocidos como umeboshi); América (ceviche de mango con chips de plátano macho, chipotle), África Subsahariana (buñuelos de chana dal con salsa de curry al coco, fufú) y Países Árabes (fattoush, baba ganoush). Sin salir de la tradición, descubrimos un mundo infinito de posibilidades.


Terminamos con un pequeño cuestionario para los autores. Qué receta recomiendan para…

1. Alguien que no tiene mucha idea de cocina

Ceviche de mango o de altramuces

2. Alguien que ya tiene cierta experiencia

Sopa solianka (típica de los países del Este) o kibé de patatas y nueces. Los cinamon rolls norteamericanos también son más complicados.

3. Una receta para convencer a un carnívoro de que la cocina vegana no es aburrida.

Seitán a la mostaza

4. Rescatar un clásico vegano imprescindible

Gazpacho andaluz

5. Descubrir una receta vegana muy original

Cáscara de castaña

6. Comer un plato muy completo nutricionalmente

Sopa Borsch, con remolacha, col rizada y smetane (una crema agria típica de Europa Central y Oriental)


Comenta este artículo en
next