X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

NO AUTORIZADO SU CONSUMO EN EL INTERIOR DEL RECINTO

La Mutant se plantea levantar el ‘veto’ a la cerveza tras las quejas de los festivales

2/10/2018 - 

VALÈNCIA. “Sería muy importante conseguir apoyos externos. Aquí no hay ninguna operación de mecenazgo, ningún patrocinio claro”. Esta frase la pronunciaba hace apenas unos días el director del Museu de Belles Arts de València, José Ignacio Casar Pinazo, durante una entrevista con Cultur Plaza. Aunque con un presupuesto que surte de las arcas públicas, el gestor apuntó a la necesidad de recabar apoyo económico más allá de la partida reglamentaria para hacer frente al deseable crecimiento del museo. Y no es el único inmerso en esta tarea. La batalla de los festivales de música y otros proyectos culturales de iniciativa privada, que dependen principalmente de estos patrocinios, es una constante para la supervivencia de unos eventos que nutren gran parte de la programación cultural valenciana, incluso aunque después encuentren sede en espacios públicos. Es por esto que el ‘veto’ de La Mutant a las bebidas alcohólicas dentro del teatro ha generado un debate interno entre la administración y los impulsores de festivales que todavía está por desatascar.

“Desde la organización del festival es un punto que nos preocupa”, afirmaba Ada Diez, una de las impulsoras de Truenorayo Fest, durante la presentación a medios de comunicación del evento, que se celebrará el próximo 19 y 20 de octubre. Si bien fue el año pasado cuando se estrenaron en Las Naves, el cierre del teatro obligó al festival –entre otros muchos actos- a celebrar los conciertos en las terrazas, un espacio al aire libre -aunque dentro del complejo- donde el centro sí permite el consumo de alcohol. A este respecto Ólga Álvarez, responsable de La Mutant y el Teatre el Musical, recalcaba durante la mencionada presentación que esto se daba “por la normativa del Ayuntamiento en los espacios públicos”. Aunque en este caso el debate se hacía público, este no deja de ser un ejemplo concreto de una conversación que se ha dado en distintas ocasiones, pues esta clase de patrocinio –en este caso, el de una cervecera- se da de manera natural en festivales de música, convirtiéndose en un aliado económico habitual de dichos eventos culturales.

Foto: MARÍA SELVA.

Es por ello que distintos festivales han elevado sus quejas a la administración local, instándoles a replantearse una norma que hoy está abierta a debate. Y es que, si hace unas semanas la prohibición parecía clara, hoy no tanto. En este sentido, desde la concejalía de Acció Cultural, de la que dependen los espacios vinculados a las artes escénicas, reconocen que no hay una prohibición como tal en espacios públicos, aunque sí un límite: no servir bebidas alcohólicas que superen los 30 grados. Así, de acuerdo con el Ayuntamiento de València, se siguió por inercia la “lógica” de los teatros convencionales a pesar de que, desde un punto de vista físico, la sala está preparada para acoger otro tipo de eventos. Esto es: en La Mutant es posible retirar las butacas, con lo que se dispone de un amplio foso que hasta el momento se ha utilizado principalmente para conciertos y, también, para eventos de otro tipo, como el festival de autoedición gráfica y sonora Tenderete. Este último evento, como otros celebrados en los últimos meses, tuvieron que gestionar el patrocinio colocando en la mayoría de casos barras en las terrazas -así como parte de la actividad- para evitar así el consumo de alcohol en el interior de La Mutant.

Con la conversación más viva que nunca y ninguna ordenanza municipal que prohíba el consumo de bebidas como cerveza o vino en el interior de la sala, desde la concejalía de Acció Cultural, preguntados por este diario, se confirma que la “voluntad política” es permitirlo, un cambio de rumbo todavía por ejecutar y que, en caso de llegar a tiempo, tendría a Truenorayo Fest como primer evento ‘beneficiario’ de esta modificación, festival al que le seguirá pocas semanas después la cuarta edición de MUV! Circuito de Música Urbana de València, que acogerá La Mutant el 9 y 10 de noviembre. Este último, también patrocinado por una cervecera. Cabe recordar, como curiosidad, que el inicio de la recuperación de Las Naves de Juan Verdeguer estuvo explícitamente vinculado a este tipo de patrocinios, con la apertura del Greenspace de Heineken, en activo hasta 2009, cuando se dio paso a un proyecto similar al que hoy conocemos. El debate está servido. 

Foto: MARÍA SELVA.

Si bien, sobre la cuestión de los patrocinios de bebidas alcohólicas existen distintas versiones en el ámbito de la gestión pública. De esta forma, por ejemplo, fue la concejala delegada del área de Cultura en el Ayuntamiento de València, Glòria Tello, quien rechazó el patrocinio de una marca de ginebra en el Festival Internacional de Jazz del Palau de la Música, justificando esta decisión con el hecho de que se generaban actividades específicas para niños, lo que haría incompatible la vinculación con la marca. De esta forma, el anteriormente llamado Seagram's Gin Jazz Festival Palau de la Música se le caía la marca de la bebida espirituosa del nombre. “Que la marca tuviera más presencia que el festival, que fuera delante del nombre, no era normal. Lo importante es el festival de jazz y que impregne e involucre a toda la ciudad”, explicaba la edil durante una entrevista con Cultur Plaza.

Un caso distinto es el de Espai Rambleta, centro público pero de gestión privada, que cuenta con el patrocinio también de una cervecera que se aplica a todo el espacio. Si bien, también se da la opción de espacios culturales públicos que, aunque –de momento- no están vinculados con una marca de bebida alcohólica, como en el caso anteriormente mencionado, sí acogen eventos que ‘arrastran’ consigo sus barras. Sin ir más lejos, este fin de semana el Centre del Carme, sede del Consorci de Museus –organismo dependiente de la Generalitat Valenciana-, acogía en su sede por segunda vez el festival Volumens, en el que se servían bebidas alcohólicas. Esto es algo que se repite en distintos eventos, como puede ser la jornada previa al festival Deleste, que también acoge el Centre del Carme -cuya programación se nutre de manera destacada de eventos externos-, o la fiesta vinculada a Abierto Valencia, evento de apertura de las galerías de arte contemporáneo, que se celebra en el IVAM.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email