X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

DESAPRENDER PARA COMPRENDER

Las Fotolateras cumplen 10 años revelando la magia de la fotografía en Castellón

El Museu de Belles Arts de Castelló se abre con talleres y una exposición al trabajo de estas dos residentes

4/01/2018 - 

VALÈNCIA. A estas alturas de siglo ya han leído alguno de esos reportajes acerca del sufrido oficio del influencer. Ese ente profesional, no dedicado expresamente a nada más que a mostrarse –quintaesencia antropológica de una era–, se enfrenta a interminables sesiones de fotos. Cientos o miles de impresiones digitales para encontrar aquella en la que la arruga se disimula de manera 'natural' y el michelín se contrae bajo la certera sombra de la rama de una palmera. Las cámaras digitales capturan sin mesura la exposición de cuerpos ante la luz y el software remata las parafilias visuales que sean tendencia. Y hace tanto tiempo que esto es así que, para algunas generaciones, la fotografía de la cámara oscura, el revelado y la impresión fotoquímica, ese proceso que encandiló al mundo a lo largo del siglo XX, se ha vuelto a convertir en un espectáculo de magia negra.

"Hace unos días un niño me llamó bruja. Le dije que era lo más bonito que me podía decir". El comentario es de Lola Barcia, 50% de las Fotolateras junto a Marinela Forcadell. Estas dos artistas afincadas en Marina d'Or -para más inri– editaron el libro 60 segundos de luz el pasado año. En él recogen su trabajo estenopeico de viajes y personajes con instantáneas no tan inmediatas, sino que cuentan con largos tiempos de exposición y crean nuevos mundos –a partir de éste– entre lo metálico y lo onírico.  

Las Fotolateras ahora han vuelto a la actualidad con la instalación de una gran cámara oscura en uno de los patios del Museu de Belles Arts de Castelló. Allí están impartiendo cursos para colegios, institutos y cualquiera que se acerque para comprender cómo funciona la fotografía. El efecto es similar al que tenían los visitantes de ferias y circos al pasar por la caseta de magia en la que los cuerpos eran capturados por un artilugio y acababan impresionando sobre una pared o, más tarde, sobre un papel. 

Paseando por el 'nuevo' Museu, Barcia y Forcadell preguntaron por una caja de grandes dimensiones y color que estaba en uno de los patios. Les informaron que la iban a tirar ya que pertenecía a una instalación anterior y ahora solo era un trasto. Ellas convencieron a sus responsables que lo que había allí era una cámara oscura "y se entusiasmaron tanto como nosotras". La situaron en el punto adecuado para recibir luz natural, le pusieron techo y la pintaron de negro y ahora es una atracción más del museo, generando uno de sus talleres que estará este mismo día 4 de enero, la semana que para colegios y el día 13, última oportunidad para el público general.

Negro, rojo y blanco

La relación con el Museu y la experiencia con los talleres durante los últimos meses concluirá con una exposición de su trabajo que abrirá las puertas el día 15 de febrero y se podrá visitar hasta finales de marzo. En ella se podrán ver también algunas de las fotos que han hecho niños, adolescentes y adultos con la cámara oscura del Museu. Porque, si en algo insisten a Valencia Plaza las Fotolateras, es que el efecto mágico de la fotografía no entiende de edades: "mucha gente adulta tampoco sabe exactamente cómo se realiza todo el proceso fotográfico no digital. ¡El mecanismo es el de un botijo!... pero la gente nunca lo ha visto. Les causa impresión estar dentro de una cámara de fotos". 

Con alumnos de 5 a 80 años, "se quedan flipados desaprendiendo para comprender cómo funciona algo así". Primero se accede a esa cámara oscura, luego pasan al laboratorio y finalmente ven revelado el resultado: "se llevan cuatro o cinco negativos, que les llaman mucho la atención, y uno o dos positivos". El taller consta de una exposición teórica previa, dinámica y llena de humor. Además, también hacen una 'práctica' con unas gafas "que sirven como una especie de realidad aumentada". Con todo, con los resultados, Fotolateras ultimarán su exhibición para celebrar una década como artistas vinculadas a la disciplina. 

La exposición prevista para los meses de febrero y marzo está inspirada en la idea cromática negro, rojo y blanco: "son los tres colores que componen el proceso. Negro, de la cámara oscura; rojo, del laboratorio de revelado; y blanco, del resultado". Hasta entonces, vecinos y visitantes de Castellón pueden disfrutar de sus talleres. Barcia y Forcadell ya piensan hacerlo girar más allá del Museu a partir de marzo: "¡nos iremos de gira!". La fotografía parece que volverá a la carretera para reivindicarse como un proceso físico fascinante. Con o sin chip, con o sin sensor, capaz de encandilar como arte, pero también como proceso creativo. 

Noticias relacionadas

LOS RECUERDOS NO PUEDEN ESPERAR

Fotolateras, las mujeres que hacen fotos con latas

Por  - 

60 segundos de luz es un libro de fotografía atípico. En él se recogen imágenes estenopeicas pero también se explica con todo tipo de detalles cómo aprender dicha técnica e incluso como adoptarla como una filosofía de vida. Sus autoras son Lola Barcia y Marinela Forcadell, las Fotolateras

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email