X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

DESPIDOS "IMPROCEDENTES" 

Las Naves acepta la sentencia; la oposición critica su "opacidad"

El Ayuntamiento confirma su intención de no recurrir la sentencia, a la espera de ser analizada por los servicios jurídicos | Oposición y sindicatos afean la gestión del edil de València en Comú, Roberto Jaramillo

12/07/2018 - 

VALÈNCIA. No amaina el temporal en Las Naves. La sentencia por el despido de los tres programadores del centro, adelantada el pasado martes por Cultur Plaza, declara “improcedente” el mismo, condenando a la administración municipal a indemnizar a dos de ellos y a readmitir al tercero, un mazazo para sus actuales gestores. Fue ayer, después de haber sido conocedores del contenido de la sentencia, que a la concejalía de Innovación –de la que depende el centro- le fue notificada la misma. Con un plazo de cinco días para recurrir, desde el área capitaneada por el edil Roberto Jaramillo (València en Comú) confirman su intención de aceptar la sentencia y no recurrirla, una intención que tendrá su confirmación una vez sea analizada por los servicios jurídicos municipales.

De ser así, se deberá proceder a la indemnización de dos de los trabajadores con 13.097,70 euros y 7.218,75 euros respectivamente y a readmitir al tercero, al tratarse del representante sindical. Si desde Las Naves se justificó el despido de los trabajadores aduciendo la desaparición del área cultural del mismo, “los hechos posteriores muestran todo lo contrario”, reza la sentencia, en la que se explicita que el espacio ha seguido programando eventos culturales (algunos nuevos, otros ediciones de proyectos anteriores). Esto se ha dado, además, en todo el complejo y no solo en La Nave 3 –adscrita desde diciembre a la concejalía de Acción Cultural (María Oliver, València en Comú) mientras que el resto sigue dependiendo de Jaramillo-, una separación administrativa que sin embargo no estaría vinculada a la labor de dichos empleados, tal y como se refleja en la sentencia.

Desde la concejalía de Innovación se destaca que “siempre se ha actuado en base a los informes jurídicos” y defienden la “transparencia” del centro. Esta segunda aclaración no es gratuita, pues la sentencia no ha dejado indiferente a nadie tras años en los que la gestión de Las Naves ha sido cuestionada por propio y extraños. Efectivamente, no solo por la oposición. En más de una ocasión los compañeros de gobierno de Jaramillo –Compromís y PSPV- han levantado la ceja ante las polémicas surgidas del ahora centro de innovación urbana. Si Ferrán Gadea, secretario cultural del PSPV, afirmaba que no podía ir “dando tumbos”, la concejala delegada del área de Cultura del Ayuntamiento, Glòria Tello, mostró su preocupación por “la deriva” de Las Naves. Tras la publicación de la sentencia, las críticas han vuelto a subir el volumen.

Críticas a la "falta de transparencia"... y de proyecto

“Las Naves ha sido, desde el principio de la legislatura, una fundación opaca que ha sido utilizada por Podemos para desarrollar su política de amiguetes”, asevera Fernando Giner, portavoz de Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento. “La falta de transparencia la han demostrado al no convocar el patronato, como le hemos solicitado desde Ciudadanos. Podemos actúa con los vicios de la vieja política, con total opacidad. Y los patronos de Las Naves nos enteramos por los medios de comunicación de los continuos escándalos laborales de la fundación”, recalca Giner, que afea que el alcalde permitiera que “se nombrara a dedo a la gerente (Sonia Gadea)”, tras la abrupta salida de Rafael Monterde. Por su parte, la concejala del Partido Popular, Beatriz Simón, ha denunciado que el tripartito llevaría gastados “más de 500.000 euros en el pago de indemnizaciones por despidos improcedentes” en la fundación Las Naves y ha acusado a València en Comú de despedir a la mitad de la plantilla "para colocar a personas afines y a sabiendas de que estos despidos serían declarados improcedentes".

La sentencia ha sido motivo de celebración para el sindicato CCOO, que la entiende como una reparación a los tres trabajadores “que nunca debieron haber sido despedidos”, un fórmula que, afean al concejal Jaramillo, se negaron a explorar en las reuniones mantenidas entre unos y otros. En cualquier caso, el sindicato lamenta que la fundación haya optado por la indemnización en el caso de dos de los trabajadores “impidiéndoles” recuperar su trabajo. “No era de esperar este tipo de actitudes contra los trabajadores y una visión tan obtusa de lo público por parte de un gobierno autodenominado progresista”, recalca Juan Piqueras, sindicalista de la FSC CCOO PV. Por su parte, la coordinadora de EUPV de la ciudad de Valencia, Rosa Albert, afirma que el consistorio “debe reconocer que se equivocó con estos despidos y la mejor manera de hacerlo es no recurrir la sentencia y cumplirla”. “El gobierno municipal carece de un proyecto claro para Las Naves lo que está privando a nuestra ciudad de generar y consolidar un espacio creativo que sea capaz de impulsar políticas culturales alternativas”, concluye Albert.

Para saber más

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email