X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Cáncer de mama, a examen

Mamografías, ¿salvan vidas?

Las pruebas para detectar precozmente el cáncer de mama salvan vidas... ¿o no? Algunos expertos sostienen que los datos no permiten afirmarlo y que, incluso, son contraproducentes. El debate divide a la comunidad médica

16/03/2017 - 

VALÈNCIA.- Superada la sombra del tabú, el cáncer de mama hoy puede ser objeto de humor. En lugar de resignarse al trauma, la ilustradora estadounidense Jennifer Hayden decidió hacer un cómic autobiográfico en homenaje a sus mamas, de las que tuvo que despedirse tras una mastectomía a los 43 años. La historia de mis tetas, una de las mejores novelas gráficas de 2015 según The New York Times, muestra en una sucesión de viñetas sin dramatismos ni sublimaciones la evolución de sus senos, desde el despertar sexual adolescente a la maternidad y la superación de la pérdida de los pechos. 

El cómic de Hayden da visibilidad a una enfermedad que, gracias a los avances médicos, se aleja cada vez más de la palabra muerte. Que el número de supervivientes crezca da esperanzas a miles de pacientes. Sin embargo, desde que los planes de prevención basados en el cribado [las pruebas de diagnóstico precoz en una población sana] empezaran a andar en Estados Unidos y en Europa en los años 80, la controversia científica cuestiona si los progresos se deben al diagnóstico precoz o a la mejora de los tratamientos.

Con una cobertura del 100% de la población en el cribado, España es el país europeo con mayor supervivencia del cáncer de mama. Según la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer, el cribado rebaja la mortalidad en pacientes entre los 50 y los 69 años, a la vez que la probabilidad de una biopsia benigna (un falso positivo) es menos del 1% por cribado. Pero aunque tales porcentajes inviten al optimismo, prestigiosas revistas y asociaciones médicas lanzan campañas que cuestionan la utilidad de los programas de prevención. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Este debate desemboca en dudas cuando las pacientes acuden a consulta. Hace un par de semanas, una mujer de 59 años visitó a su médico de familia para explicarle que en diciembre se había notado un bulto. Era cáncer. La noticia llegaba tras pasar aliviada una mamografía que había salido negativa en junio. Su médico, Francisco Camarelles, valenciano ejerciente en Madrid, sabe que traducir el valor de las mamografías a las pacientes no es tarea fácil.

(Lea el artículo completo en el número de febrero de la revista Plaza)

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email