X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de mayo y se habla de Goerlich CVMC caso valmor OLIVA
GRUPO PLAZA

innovadores

Quibim, El ‘radiólogo automático’ que nació en València

La solución creada por Ángel Alberich y Luis Martí Bonmatí ayuda a los profesionales a extraer la información oculta de las imágenes médicas

20/04/2017 - 

VALÈNCIA.- Quibim es una empresa tecnológica que, en este preciso instante, podría tener su sede en Boston. Pero no, el castellonense Ángel Alberich decidió apostar por València para desarrollar una técnica que, según dice, será «la radiología del futuro». Tras ser nombrado en 2015 por el Massachusetts Institute of Technology (MIT) como uno de los mejores jóvenes innovadores de España, se le abrió la puerta para llevarse al extranjero el desarrollo de la compañía. 

Se trata de una solución computacional que permite analizar imágenes médicas con precisión a partir de biomarcadores. «A día de hoy, el radiólogo y el médico nuclear utilizan principalmente un sistema cualitativo cuando se enfrentan al estudio de imágenes, tanto radiografías como resonancias magnéticas o PET. Su informe suele expresarse como una opinión del tipo ‘atrofia cerebral moderada’. Aunque existen algunas escalas, esta aproximación es muy subjetiva e imprecisa, estando totalmente basada en la experiencia del médico. No es objetiva ni consistente. No es como una muestra de sangre donde el resultado está muy bien definido y puede estar dentro o fuera de unos rangos de normalidad», explica. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Alberich es ingeniero de Telecomunicaciones y máster en Ingeniería Biomédica por la Universidad Politécnica de València. Empezó la carrera en 2002, pero recuerda que en tercero no le gustaba demasiado hacia dónde se dirigían sus estudios. «El tema de móviles y satélites era algo que me gustaba cuando entré pero no me acababa de encajar en ese momento. Mi novia estudiaba medicina y veía que tenía más impacto en la sociedad», añade. Con la biología en mente, a mitad de carrera decidió irse a un curso becado en la Universidad Complutense de Madrid sobre ingeniería en salud.

(Lea el artículo completo en el número de abril de la revista Plaza)

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email