X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la firma valenciana presenta nueva cerveza

Trïgger, un clasicazo de Zeta Beer que homenajea al trigo alemán

ZetaBeer lanza Trïgger, una Hefeweizen de receta suscrita a la ortodoxia de lasWeissbier bávaras más tradicionales. Una cerveza con más de un 70% de trigo malteado, malta Pilsen y algo de Munich. Lúpulo Hallertauer.Y la levadura, una cepa traída desde Alemania, del banco de la prestigiosauniversidad cervecera de Weihenstephan 

Por | 08/06/2018 | 2 min, 17 seg

El resultado es una cerveza naturalmente turbia, de tono amarillo con destellos ambarinos, una espuma blanca, abundante y persistente, una graduación de 5’9% ABV y poderosos aromas vecinos a los de los grandes clásicos del trigo germano: el plátano, el clavo, las especias…

En un país dominado por la gran producción industrial, sin una tradición cervecera propia y con un modelo de consumo donde la reina de la caña y el hectolitro es la European Lager, sólo las cervezas de trigo, las clásicas, las alemanas, han conseguido acompañar por carreteras secundarias a la oferta cervecera nacional. Los hay que todavía no saben qué es un Ale, pero todo el mundo puede nombrar al menos un par de marcas de Weissbier.

Hace 25 años que comenzaron a llegar aquellas primeras cervezas alemanas. En camiones cargados hasta los topes. Uno al año y para todo el territorio peninsular. Una incipiente distribuidora por entonces, Bierwinkel, llamaba a la puerta con botellas de medio litro con un monje en la etiqueta. A día de hoy, las de trigo se encuentran en el lineal de cualquier supermercado. Son muy buenas cervezas a precios razonables. Implantadas, reconocibles, accesibles y sabrosas. Muy sabrosas.

Sin embargo, son cervezas que sufren mucho con la exportación. Muy turbias. Demasiada levadura en suspensión que evoluciona. Sabores y aromas que se diluyen a medida que avanza el reloj y suben las temperaturas. Las mejores Hefeweizen, las que acaban de salir de fábrica. Las frescas, recién producidas.

Y ahí aparece Trïgger, a contracorriente. En la era del lúpulo, un clasicazo que sobrevivió hasta a la Ley de Pureza. Una cerveza fina, sabrosa, que clama a los cuatro vientos la llegada del verano. Pensada para implantarse todo el año y por toda la geografía, respetando la frescura y la vecindad. De las pocas, casi única Hefeweizen, de entre la cartera de productos de origen nacional, que en su mayaría incorporan mucho menos trigo y mucho más lúpulo que la Weissbier tradicional. Que sale al mercado desde hoy, como homenaje y también alternativa de cercanía al maravilloso trigo alemán. El que nos abrió las puertas hacia un mundo repleto de cerveza mucho más especial. Gratitud eterna y cerveza.

Comenta este artículo en
next