X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de octubre y se habla de derecho civil valenciano EMPRENDEDORES aemet gota fría
GRUPO PLAZA

19 Y 20 DE OCTUBRE 

Truenorayo anuncia su V edición con presencia masiva de mujeres en el cartel

La quinta edición de Truenorayo, que repetirá ubicación en La Mutant, arranca sus confirmaciones con presencia masiva de mujeres

9/05/2018 - 

VALÈNCIA. “Proponemos un fin de semana lleno de actividades con el objetivo potenciar la música como plataforma de difusión cultural reivindicando el papel de la mujer como rol activo de la música; no sólo como artistas, sino también como técnicas y profesionales de la producción”. Ese es el principal objetivo del Truenorayo, desde sus inicios, y así de cristalina es la exposición de los hechos de sus organizadoras, Lu Sanz y Ada Díez. El discurso sigue, como siempre, el núcleo de la filosofía del colectivo Hits With Tits desde el que gestionan el festival como una de sus puntas de lanza.

La quinta edición del evento será la de la consolidación. No la de la propuesta, que ya ha pasado por sus momentos más complicados, sino la del festival y su arraigo en la ciudad. Después de que el año pasado, el cambio de recinto y la salida de Port de Sagunt para establecerse en València adquiriera la entidad de una confirmación más, la resistencia del festival en La Mutant (Las Naves) -donde ya se celebró el año pasado- es una buena noticia para organización, recinto y ciudad. Y aún más después de lo convulsos que han sido -¿y siguen siendo?- los últimos tiempos en el centro cultural ubicado en Juan Verdeguer 16. El próximo Truenorayo se celebrará el 19 y 20 de octubre en La Mutant.

Para alcanzar su objetivo, el de visibilizar y potenciar el papel activo de la mujer en la música, el Truenorayo arranca su batería de confirmaciones con una presencia masiva de mujeres entre los nombres que empiezan a conformar el cartel -en todas sus disciplinas-. El Truenorayo vuelve a situarse lejos de la tendencia general que alimenta el círculo vicioso de la ausencia de mujeres sobre el escenario y la perpetuación de su rol como animadora cultural en su concepción más básica. Entre los primeros nombres que empiezan a conformar el cartel de la quinta edición del festival, encontramos tres grupos formados únicamente por mujeres, una cantante e instrumentista que lidera el proyecto con su nombre y un grupo mixto.

All-female bands para liderar la visibilización

Si bien en anteriores ocasiones desde la organización se había evidenciado una indiscutible militancia feminista, en ningún momento se le ha visto las costuras al producto, en tanto en cuanto está levantado desde un colectivo que no ofrece ninguna duda. Lejos de la explotación mercantilista de lo exótico y de los disfraces, Truenorayo ha ofrecido siempre un cartel preponderantemente femenino, desde la más natural de las posiciones. Este año el bloque inaugural de confirmaciones está protagonizado por mujeres en cuatro de los cinco primeros nombres anunciados. “Trabajamos todo el año en la elaboración de un cartel donde los grupos de primer nivel tanto nacionales como internacionales estén acompañados por bandas emergentes locales y nacionales”, explican Lu Sanz y Ada Díez.

Julie Doiron encabeza una lista de nombres que completan las all-female bands (grupos integrados sólo por mujeres) Melenas, Rayo y Cariño. La primera tanda de confirmaciones se completa con la inclusión de Sierra, de formación mixta. “Este es un festival multidisciplinar que tiene la pretensión de acercarnos a mujeres que destacan en muy diferentes ámbitos de la creación: la contribución de todas ellas al ámbito cultural y social está marcada por su decidido compromiso con aquellas causas que, desde tiempo atrás, tienen como objetivo prioritario alcanzar una igualdad real”. Las organizadoras del festival tienen claro que “una educación en la igualdad y en la diversidad debe acabar definitivamente con la desigualdad en la industria musical”.

No será la primera vez que Doiron visite València, que además mantiene una relación muy especial con la ciudad. Aquí, la canadiense grabó gran parte de su repertorio de canciones en castellano; ese que, sin ir más lejos, en 2017 le llevó a formar parte del cartel del Primavera Sound. La veteranía de Doiron contrasta con el resto del grupo de estas primeras confirmaciones: Melena publicaron su primer disco en noviembre de 2017, Rayo dieron su primer concierto en enero de 2018, y apenas un mes después es la fecha en la que Cariño cerró su formación definitiva.

Cristina Daura y la APIV

En su quinta edición el Truenorayo tampoco abandonará su condición de evento multidisciplinar, que se verá bañado en todas sus aristas por la pátina feminista. La imagen del festival ha sido encargada a la ilustradora catalana Cristina Daura, con la colaboración de la APIV (Associació Professional d’Il·lustradors de València). Coeditora del fanzine Rojo Putón y componente del estudio Les Golfes Il·lustració, Daura está lejos de ser una intrusa en la escena musical. Su firma está en carteles de salas de conciertos como la Razzmatazz de Barcelona, o en portadas de discos como el último de Joe Crepúsculo, Las Nanas. Muy en la línea del propósito fundacional del festival: “convertirse en una cita anual en el calendario nacional de festivales difundiendo la música y la ilustración nacional”.

“Un experimento de comunidad en el que lo realmente importante son los músicos y los profesionales que forman parte de él, suponiendo un encuentro donde fomentar la creatividad”, así lo definen de forma oficial las organizadoras del Truenorayo. En su versión más anglófila, “un think tank del underground y nuevas maneras de hacer, recuperando parte del pensamiento do it yourself”. Y esa es seguramente la parte que falta por conocer en mayor profundidad, la de los talleres impartidos por profesionales del mundo de la ilustración, y la del apartado audiovisual y cinematográfico. De momento, lo que sabemos tendrá “interés social e histórico con respecto a la música y las diferentes realidades del panorama cultural internacional”.

El Petit de Cal Eril

En el apartado financiero, el cambio implantado el año pasado (la venta de entradas) se mantiene también de cara a la próxima edición. Las razones parecen disfrutar de peso. “Para conseguir un festival de calidad a veces es imprescindible contar con cierto capital, y es necesario que parte del gasto que supone se pague con la aportación del público”, explican Sanz y Díez. “Pensamos que la cultura debe estar al alcance de todo el mundo, pero es esencial darle el valor que se merece”, concluyen, al tiempo que aclaran que el importe “será fijo” y no se modificará a medida que el Truenorayo vaya presentando más bandas.

 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email