X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

operación taula

Un exvicepresidente de la Diputación declara que entró en Ciegsa porque se lo pidió a Camps

Foto: EVA MÁÑEZ

Los asesores ‘zombies’ de Imelsa afirman que trabajaban yendo "a ver montañas" y haciendo dossiers de prensa

30/12/2016 - 

VALENCIA. La jornada judicial de la Operación Taula de este jueves se dividió en dos. La primera parte versó sobre los trabajadores de la empresa pública Ciegsa acusados de ser zombies, es decir, cobrar sin ir a trabajar, y la segunda parte de las declaraciones eran las que afectaban a también a presuntos zombies pero esta vez de otra empresa pública, Imelsa.

Entre los imputados que acudieron este jueves a declarar como presuntos zombies de Ciegsa destaca Juan Sanchis, que fue vicepresidente de la Diputación de Valencia entre 1995 y 1999. Sanchis declaró que entró a trabajar en Ciegsa porque se lo pidió al entonces -finales de los noventa- conseller de Educación y Cultura, Francisco Camps. Según ha podido saber Valencia Plaza de fuentes de toda solvencia, el investigado explicó que entró a ese puesto porque le dijo a Camps que tenía buenas relaciones institucionales.

Así, esta es la segunda vez que el expresidente de la Generalitat valenciana ve su nombre dentro del sumario de la Operación Taula. La primera fue en un informe de Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO). Informe que molestó soberanamente a Camps, ya que primero denunció al oficial de la Benemérita por vía penal y, tras ser archivada esa causa, interpuso una denuncia en lo contencioso administrativo que, a día de hoy, debe dirimir un juzgado de Madrid.

En la citada declaración, el exvicepresidente también aseveró que su trabajo era "hablar con alcaldes de pueblos" a los que "cuando había un problema les decía que fuera a pedir ayuda a la Diputación de Valencia". También explicó que "cuando en un municipio ya había un colegio les decía a los alcaldes que pidieran un polideportivo a la Diputación".

Ciegsa

Con respecto a las otras tres personas acusadas por presuntamente haber cobrado dinero sin ir a trabajar de la empresa encargada de construir los colegios en la Comunitat, todas aseguraron que sí que realizaron trabajos que se pueden demostrar. Sin embargo, ninguna de ellas pudo demostrar papel alguno que acreditara su trabajo. Un hecho que llamó la atención fue que los cuatro investigados trabajaban en una oficina al margen de la sede de Ciegsa. Los cuatro tenían un despacho en la céntrica calle Hernán Cortés de Valencia.

Según el auto del magistrado instructor, los acusados eran conocidos del expresidente de la Diputación Alfonso Rus, quien utilizó como intermediario al responsable de Ciegsa, Máximo Caturla, para poder enchufar a conocidos suyos.

La pieza de los zombies de Ciegsa es la última pieza separada de la Operación Taula, cuyo volumen es de tal envergadura que ha obligado al juez a partir la causa en siete piezas separadas.

Imelsa

En cuanto a los asesores imputados de Imelsa, fueron dos los que prestaron declaración este jueves. Ambos se habían acogido hasta ahora a su derecho a no declarar pero finalmente solicitaron acudir a explicarse de forma voluntaria. El primero en prestar declaración fue asesor de Emilio Llopis, el que fuera jefe de gabinete de Alfonso Rus.

Este asesor explicó que él no iba a Imelsa porque cuando se levantaba se iba "a ver montañas" o también, a veces, "a ver el estado de las carreteras", ya que era asesor en materia de brigadistas forestales. En cuanto a por qué ‘no pisaba’ Imelsa, el exasesor explicó que "porque quedaba con Llopis a tomar café y era ahí cuando rendía cuentas ante su jefe". Sobre cómo entró a trabajar, afirmó que era conocido tanto de Llopis como del expresidente Rus y del gerente de Imelsa Marcos Benavent.

Pero si hubo algo que llamó la atención en esta declaración, siempre según las fuentes presentes, fue que el asesor dijo que él tenía una empresa de calcetines y que el exgerente de Imelsa Marcos Benavent le llamó en alguna ocasión para que les llevara algunos de sus productos.

PSPV

La otra declaración sobre los zombies de Imelsa fue la realizada por la exasesora del diputado socialista Rafael Rubio. Esta mujer, según afirman fuentes de toda solvencia, decidió declarar en contra del criterio de su letrado.

A preguntas del juez y del fiscal Anticorrupción, la exasesora explicó que ella solo iba a trabajar por las tardes, "que no conocía a nadie de Imelsa y que nunca tuvo relación con otros asesores ya que solo hablaba con Rubio", y eso que explicó que su mesa estaba situada en un despacho comunitario con otros siete asesores, a los que afirma no conocer ni haber cruzado ninguna conversación con ellos.

También explicó que su trabajo se limitaba a llegar por la tarde y realizar "una revista de prensa para Rafael Rubio con aquellas noticias que tuvieran que ver con la empresa pública Imelsa", es decir, el dossier de prensa que normalmente los asesores de políticos hacen a las siete de la mañana.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email