X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Sábado 20 diciembre 2014
  • Ranking Empresas España 2013
  • Ranking Empresas Comunidad Valenciana 2013
  • CulturPlaza
  • Plaza Deportiva
Valencia Plaza
Seleccione una sección de VP:

El 'invento' industrial más revolucionario del siglo XXI

ESTHER G. CORONADO. 19/03/2011 Su tecnología ya es considerada como el gran cambio que revolucionará los sistemas productivos a nivel global en lo que queda de siglo, como en su momento lo hicieron la máquina de vapor o internet. Se trata de...

VALENCIA (VP). ...la construcción de productos con impresoras de tres dimensiones.

El cosmopolita financiero Juan Villalonga (en la imagen) acabó su conferencia durante el acto de aniversario de Valenciaplaza.com, el pasado 10 de marzo, con una pequeña 'espinita' clavada. El empresario habló de un avance tecnológico que "cambiará el mundo como en su momento lo hicieron la máquina de vapor en la revolución industrial o internet en la actual". Lamentablemente, Villalonga no pudo explicar detalladamente en que consistía esa técnica que descubrió leyendo un artículo en The Economist, que blandía en la mano, porque, confesó, le fascinó, pero "no lo había entendido bien": "No sé exactamente qué dice, pero lo que se intuye es que esta tecnología cambiaría todo el sistema actual de fabricación en masa para llevar el proceso a cada hogar".

El artículo, que mostró en mano a los asistentes, se llamaba 'Print me a Stradivarius' (Imprímeme un  Stradivarius) y se refería a la fabricación de elementos mediante la impresión en tres dimensiones, una "maravilla" según el ejecutivo valenciano. Para facilitar la comprensión de este novedoso sistema de producción, Valenciaplaza.com ha estudiado y consultado con expertos esa tecnología.

La revolución industrial del siglo XVIII hizo posible la producción en masa de bienes y en consecuencia, creó economías de escala que cambiaron la sociedad mundial de aspectos en los que nadie podía haber imaginado por aquel entonces. Según The Economist, "actualmente podríamos encontrarnos ante el nacimiento de una nueva tecnología de producción que realiza totalmente lo opuesto". La impresión en tres dimensiones (3D) abarata la creación de un producto en solitario tanto como lo hace la fabricación de miles en las economías de escala. Podría tener un impacto en el mundo tan profundo como lo tuvo la fabricación en cadena.

Para imprimir el objeto, el proceso no dista mucho de una típica impresión convencional. La máquina fabrica el objeto gradualmente, mediante la deposición de material en polvo (composite) en capas y su ligazón selectiva con el sistema de impresión de "chorro de tinta" de material aglutinante. Mediante este método se puede obtener desde una pieza para coche, una lámpara o un violín. La particularidad de este proceso es que no necesita desarrollarse en una fábrica, sino que con simplemente una impresora de escritorio, se pueden producir pequeños objetos, cuyo tamaño puede aumentar según el tamaño de la impresora: desde un tornillo, hasta una gran pieza de aeronáutica.

En la Universidad Politécnica de Valencia, el Instituto AI2 (Automática e Informática Industrial) ya se utiliza una impresora 3D, modelo Rapman, comercializada por la empresa A1 Technologies, la cual se basa en el diseño opensource Reprap, propiedad de BitsFromBytes. Francesc Benimeli, responsable de Servicios Mecánicos del centro, explica que "en el Instituto AI2, la aplicación de la impresora 3D nos permite generar de una forma relativamente rápida y barata todo tipo de piezas para el montaje de prototipos, herramientas para el uso en robots industriales, carcasas y soportes para componentes electrónicos, etc".

Frente a otras formas de fabricación como el fresado por control numérico, "supone tanto un ahorro de tiempo y de material como una mayor libertad en cuanto al diseño de la pieza". En este caso, no se trata de la fabricación de un producto final, pero por el momento, para el desarrollo de los proyectos, permite "empezar a realizar pruebas de forma casi inmediata, dejando la fabricación de las piezas definitivas, cuando estas requieran ser más resistentes, para el final del proceso".Francesc Benimeli, AI2

Hasta la fecha, este proceso sólo es posible con ciertos materiales como el plástico, resinas y algunos metales, aunque la precisión que posibilita es milimétrica. De igual forma que los ordenadores eran, en los años 70, objetos restringidos a trabajadores de ciertos sectores muy concretos o melómanos, este sistema de impresión no se ha popularizado todavía.

Pero de la misma manera que la informática, la impresión en 3D empieza a despegar a la misma velocidad a la que esta tecnología abarata los costes de fabricación. Una impresora básica de 3D, conocida también como fabber en el contexto anglosajón, cuesta hoy menos de lo que costaba una impresora láser en 1985.

Benimeli ya prevé una extensión de la fabricación por impresión 3D. "Supondrá un gran avance en cuanto a la libertad del usuario a la hora de utilizar diseños producidos a nivel global (posiblemente libres) o incluso diseños propios adaptados a nuestras propias necesidades, en lugar de depender de los objetos comercializados por empresas en cada zona". Además, apunta que "existen numerosos objetos de uso cotidiano como fundas para el móvil, soportes para distintos accesorios, colgadores, asas, adornos, juguetes, etc que sí se podrían imprimir fácilmente mediante una impresora 3".

Más allá de los sistemas productivos, el sector de la salud también sacará provecho. "Se empieza a tener resultados en el campo de la medicina con la utilización de impresoras 3D para la impresión de tejidos y órganos".

REDUCCIÓN DE COSTES

Además de recortar los costos de las cadenas de producción, este sistema reduce enormemente el gasto de materias primas, dado que únicamente precisa una décima de las cantidades utilizadas en la producción clásica. Permite, también, la creación de piezas en formas que las técnicas tradicionales no permiten, por lo que obtiene diseños más eficientes en sectores como el diseño aeronáutico.

La impresión en 3D se extiende ahora a los procesos de producción, pero era ya una técnica conocida en el diseño de prototipos, especialmente en el aeroespacial, ortopédico y de automoción. Una vez finalizaban el diseño, iniciaban la producción en cadena con ensamblajes con los métodos tradicionales. Pero la eficiencia de las nuevas impresoras hace factible la fabricación del producto final. La modelación mediante plástico inyectado permite la creación de más de mil formas, y esta cifra aumentará a medida que la tecnología madure.

Crear los bienes de manera individual también añadirá otro valor al producto: cada objeto puede ser modificado para adaptarse a las necesidades del usuario sin apenas coste extra. De esta forma, la producción en masa podría resultar menos atractiva frente a la customización en masa de todo tipo de productos, desde zapatos, hasta gafas o utensilios de cocina.Impresoras 3D Rapman

La nueva tendencia también debería promover la innovación: ser capaz de diseñar una forma en un ordenador estaría a sólo unos minutos de tener el objeto en las manos. Podría imprimirse una docena de productos. Ver si hay mercado para ello. Y entonces imprimir cien más para su comercialización, y siempre, con la ventaja de la personalización que permite el feedback.

Se trataría de una herramienta fundamental para emprendedores y start-ups al disminuir los riesgos e inversión que supone un nuevo producto. Y de la misma forma que los programadores de software libre colaboran compartiendo sus códigos de programación, un nutrido grupo de ingenieros ya aportan sus diseños copy-left para objetos y hardware.

Un cambio tecnológico tan profundo significará una revolución en la economía de producción. Algunos analistas apuntan a una descentralización completa del negocio que podría incluso revertir la urbanización que acompaña a la industrialización. Yendo un paso más, eliminaría la necesidad de muchas fábricas, si cada pueblo podría tener una propia impresora de fabricación. Este hecho abriría un fuerte debate sobre los beneficios sociales de las ciudades, cuando estas dejen de atraer trabajadores para las líneas de fabricación.

NUEVO ORDEN ECONÓMICO

Otros especialistas mantienen que, mediante la disminución de necesidad de trabajadores en las fábricas, la impresión en 3D, se eliminaría la ventaja comparativa de los países con bajos costes de producción (como China y el resto de países asiáticos), con lo que produciría un retorno de la capacidad productora de los países ricos, más centrados hoy en el sector servicios. A su vez, este efecto no crearía puestos de trabajo, dado que eliminaría la producción extensiva en recursos humanos de la fabricación tradicional. Frances Benimeli observa otro posible efecto de esta técnica a nivel industrial: "Podría evitar en parte la deslocalización de la producción hacia terceros países que tiene lugar hoy en día en busca de una reducción del coste de la mano de obra".

Así, esta tecnología no sólo tendría implicaciones en la redistribución del capital y trabajos, también afectaría a las reglas de propiedad intelectual. Cuando los objetos pasan a ser descritos como códigos digitales, se facilita su copia y distribución, y por tanto, la 'piratería'. La fabricación de todo tipo de elementos, desde un nuevo juguete, hasta un bolso de diseño, viviría cambios como los experimentados por la industria musical con la libre difusión que ofrece Internet.

En cuanto a los objetos imprimidos, explica el técnico de AI2, "en principio, se podría incurrir en problemas de propiedad intelectual si se utilizan diseños patentados, sobre todo si se está utilizando la impresora para fines comerciales. Aunque, al igual que ocurrió con la industria musical, es de suponer que las empresas no le darán excesiva importancia a este tipo de copias hasta que estas alcancen un nivel de calidad similar a los objetos originales".

De la misma forma que nadie predijo el impacto de la máquina de vapor en 1750, o la imprenta de Guttemberg en 1459, debatir el futuro alcance de la impresión en 3D puede parecer un ejercicio de 'economía-ficción', pero la tecnología es ya un presente en constante desarrollo. Y como cada cambio, en el corto plazo, asegurará un bando de beneficiados y otro de perjudicados, pero en el corto, asegura un sinfín de posibilidades en la expansión industrial empezando desde el salón de la casa.

Comparte esta noticia

5 comentarios

03/08/2014 13:07

La cuestión a vuestras palabras són bién sencillas,,,mi invento del S.E.A produce agua pura y energía eléctrica en el espacio,es decir,,en los planetas,,tendríamos agua pura y luz en la luna,marte,Saturno,jupiter,Plutón..y otros más,,no hay que buscar el agua,,mi invento la crea y la produce,,en dos décadas podríamos mandar a más de 50 millones de personas al espacio y producir y dar trabajo..además se pueden montar invernaderos y piscifactorías..COMIDA!!!,,asi si subsistirán en cualquier planeta. además en la tierra tener agua pura y luz,,y gratis seria todo un logro y montar los mayores invernaderos y piscifactorías del mundo,,,si regar hasta los desiertos y tengo nueve inventos más y són todos globales y contaminación 0%..eso es innovación del sigloXXII y XXIII...un inventor

katia marcela benitez peluffo escribió
16/08/2012 16:15

me encanta los nuevos avance que tenemos

Fran escribió
06/10/2011 12:44

Cada vez son mas los inventos que ayudan a darnos mayor comodidad, pero detras de todos ellos siempre se repite una historia parecida. Cada vez somos mas seres humanos sobre la faz de la tierra y como ya pasara, por ejemplo, con la automatizacion de las empresas automovilistas, la llegada de las nuevas tecnologias, va acompañada, ademas de por un subidon en los beneficios de las marcas, otro subidon mas dramatico, en el INEM. Y es que, aunque cada vez somos mas personas, hacemos menos falta en un futuro laboral a medio-largo plazo. Como sigamos asi, los empresarios seran cada vez mas y mas ricos, mientras las personas de a pie, no tendran donde ir a trabajar.

Pepe Charcos Mártinez escribió
22/03/2011 22:02

Os dais cuenta donde llega el invento, nos hemos quedado perplejitos con este invento, pero pensar, no solo en la máquina, es que el alcance es muchísimo más, señores y colegas, cuando las noticias se tengan que describir así como se ha demostrado y se tenga que hacer sobre papel impreso y no tengamos compresión de la misma -algún consejo de Europa, dirá que somos analfabetos-, bien es sabido que, el papel… no lo puede demostrar ni desarrollar esta noticia, tal como la hemos visto este artículo en un medio digital y creo entender que estamos ante una nueva era de la publicación de las noticias, como bien se ha demostrado en este artículo, que sin, esta imagen, no llegaríamos a entender, por tanto, es una nueva dinámica de cómo serán, son, los nuevos medios de comunicación y esto ya no es ciencia ficción. Señores ha muerto la comunicación del papel, viva la comunicación online o digital. Después de esta notica habrá un antes y un después de los médios de comunicación.

Neil Paul Hinojosa Huacache escribió
21/03/2011 20:47

Quedo gratamente agradecido por tan valiosa informacion y unica para los sectores mas importante de la produccion, comercializacion y servicios de un determinado bien, el mismo, que beneficia a la comunidad global, en especial a los futuros agentes economicos. Veo con gran optimismo el ingreso a cada hogar peruano la Impresoras 3D Rapman, por su versatilidad en la creacion y diseño de diversos productos; hecho que los emprendedores y pequeños empresarios podran utilizar con ingenio y creatividad. Este maquinaria lo utilizaria en la elaboracion de nuestro propia bolsa, con su respectivo logotipo e incorporado al producto como envase. Nuestro producto en la actualidad es artesanal - TAMAL : a base de mezcla de maiz molido y envuelto en hoja de platano. y con el valor agregado pordremos cumplir las normas de seguridad alimentaria y poder exportar. Cuando se inicie la venta en latinoamerica y en particular en el Peru, estare atento para su adquisicion y promocion. CPC Neil Hinojosa Huacache, 09760835, Peru

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG