X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 24 septiembre 2014
  • Ranking Empresas España 2013
  • Ranking Empresas Comunidad Valenciana 2013
  • CulturPlaza
  • Plaza Deportiva
Valencia Plaza
Seleccione una sección de VP:
LA OPINIÓN PUBLICADA

Galicia: un adelanto para sortear las consecuencias de la crisis

GUILLERMO LÓPEZ GARCÍA (*). 02/09/2012

VALENCIA. El nuevo curso político comienza como acabó el anterior: con anuncios de recortes, presentes y futuros, y noticias que mueven al pesimismo, incluido un futuro rescate completo de España que comienza a intuirse ya inevitable, y que está siendo preludiado por las solicitudes de rescate de -por ahora- tres comunidades autónomas, las tres muy perjudicadas por el actual sistema fiscal: Cataluña, la Comunidad Valenciana y Murcia.

Entre este maremágnum de noticias negativas, el verano nos ha dejado dos adelantos electorales: las elecciones autonómicas en el País Vasco y en Galicia, que coincidirán, además, el mismo día: 21 de octubre, un año y un día después del anuncio del cese definitivo de la violencia por parte de ETA.

Patxi López

Estamos, sin embargo, ante dos situaciones políticas muy distintas. En el País Vasco, el lehendakari Patxi López sólo podía adelantar los comicios tras la ruptura del pacto de legislatura con el PP, que le ha colocado en franca minoría en el parlamento autonómico. El adelanto electoral es un mal necesario, desde el punto de vista del PSE, que previsiblemente experimente un pronunciado descenso en sus resultados electorales.

Y no sólo como consecuencia de la crisis, omnipresente factor de castigo a los gobiernos, sino, sobre todo, por la aparición de Bildu en estos comicios, ya en la legalidad. Una aparición que puede llevarles, incluso, a vencer en las elecciones (en escaños, más probablemente que en votos). Compiten por la victoria con el PNV, mientras que PSE y PP quedarían relegados a un segundo plano. 

En el País Vasco los partidos de ámbito nacional se juegan poco, fundamentalmente porque no tienen mucho que hacer. Parece claro que el mayor papel al que pueden aspirar, en particular el PSE, es al de comparsa; el socio menor de una coalición de gobierno liderada por el PNV. Los partidos minoritarios (UPyD e IU-EB) corren un riesgo cierto de desaparecer del Parlamento vasco. Más efectos colaterales de la vuelta a las instituciones de la izquierda abertzale.

GALICIA: LA JOYA DE LA CORONA DEL PP

En cambio, en Galicia el adelanto electoral se produce en unas circunstancias muy diferentes. En Galicia, el PP cuenta con una sólida mayoría absoluta, que le permitiría agotar la legislatura con la misma placidez con la que ha gobernado hasta la fecha. 

Galicia es un sólido bastión del PP, quizás el más sólido con el que cuenta este partido. Ganó allí en 1981: las primeras elecciones en las que AP lograba la victoria, incluso antes de la implosión de UCD en las Elecciones Generales de 1982. Y ha ganado siempre las elecciones autonómicas en Galicia, aunque en dos ocasiones (1987-1989 y 2005-2009) pasara a la oposición.

Galicia fue también, en 2009, la región en la que el actual PP de Rajoy comenzó su particular "reconquista" del poder, venciendo en las elecciones por mayoría absoluta en un momento en el que el PSOE aún no estaba experimentando un desgaste electoral significativo por efecto de la crisis. La victoria, de paso, entronizó al presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, como uno de los dirigentes del PP con mayor proyección de futuro, que quizás podría llegar a lo más alto.

Sin embargo, en el adelanto electoral han pesado otros factores. Fundamentalmente, y una vez más, los efectos de la crisis. En el PP siguen teniendo muy en cuenta lo ocurrido con el PSOE tras el anuncio, por parte de Rodríguez Zapatero, del "decretazo" de mayo de 2010 con el que dio un giro de 180º a su estrategia y a su discurso político. Y, también, a sus expectativas electorales. Con el decretazo, el PSOE comenzó los recortes y con ello desarrolló una acción de Gobierno antitética respecto de su programa electoral.

Sin embargo, y a pesar de que algunas voces lo solicitaron en su momento, Zapatero optó por no adelantar las elecciones, quizás por pensar que la situación mejoraría, o sencillamente por mero apego al poder. Dos años después, y vistos los resultados cosechados por el PSOE en los distintos procesos electorales de 2011, parece claro que no adelantar las elecciones fue un error de bulto.

Javier Arenas (PP)

El PP también sufrió en sus carnes las consecuencias de presentarse a unas elecciones ostentando el poder en el Gobierno central: la desilusión de las elecciones autonómicas en Andalucía y Asturias, a pesar de que por aquel entonces (marzo de 2012) el Gobierno aún no había adoptado sus medidas más drásticas, mostró bien a las claras que el desplome electoral afecta al PP como en su momento afectó al PSOE. Las encuestas posteriores, que llegan a asignarle al PP un escasísimo 30% de intención de voto, no hacen sino abundar en esta evidencia.

EL ADELANTO ELECTORAL: CASI TODO O CASI NADA

Y así llegamos a la decisión de adelantar las elecciones. En una fecha relativamente reciente, el mes de abril, las expectativas electorales del PP gallego seguían siendo muy buenas. Una encuesta de La Voz de Galicia pronosticaba una holgada mayoría absoluta de 41 escaños (de un total de 75), tres más que la actual.

Pero abril queda muy lejos, dado el ritmo al que se ha deteriorado la solvencia de España en los mercados (y, muy particularmente, del Gobierno español). Y, además, no parece que los próximos meses sean propicios: quizás haya que afrontar un rescate completo y una nueva oleada de recortes, que afecten a las últimas "líneas rojas" de Rajoy: el subsidio de desempleo y las pensiones. Un escenario en el que la victoria por mayoría absoluta en Galicia puede convertirse en un imposible.

El adelanto electoral también supone pillar a los rivales con el pie cambiado: el PSdG ha tenido que abortar su proyectadas elecciones primarias y agruparse en torno a su actual secretario general, mientras el BNG se encuentra sumido en una crisis interna, con sendas escisiones a derecha e izquierda.

El mejor aliado del PP en estas elecciones es un porcentaje que a los valencianos no nos resulta en absoluto ajeno: el 5% de los votos, mínimo necesario para que un partido obtenga representación en el parlamento, y que ha provocado que la política gallega sea, desde hace más de veinte años, cosa de tres partidos (PP, PSdG y BNG).

Mario CondeEn los comicios actuales, ese 5% puede preservar la mayoría absoluta del PP o se la puede arrebatar definitivamente. Con su espacio político comido por el BNG, Esquerda Unida nunca ha logrado entrar en el Parlamento gallego; UPyD cuenta con una escasa implantación en Galicia, a juzgar por sus resultados electorales en 2011; y queda la incógnita de si el nuevo partido de Mario Conde, el SCD (Sociedad Civil y Democracia), se presentará finalmente.

Si lo hace, le creará un problema al PP. No sólo porque Mario Conde sea gallego (y por tanto es previsible que cuente con algún arraigo en Galicia), sino, sobre todo, por las excelentes relaciones del ex banquero, largo tiempo cultivadas, con el PP de Orense y la familia Baltar, auténtico poder fáctico en la provincia (una historia que también nos sonará a los valencianos).

Tanto el padre, José Luis Baltar (eterno barón provincial del PP), como el hijo, José Manuel (actual presidente del PP de Orense y de la diputación provincial), se han prodigado recientemente en diversos gestos de amistad con Mario Conde. Eso sí, su alcance efectivo en términos políticos está por ver.

Tal vez el PP pierda la Xunta, pero al menos cuenta con bastantes posibilidades de preservarla. Y, si vence, Rajoy contará con un horizonte de dos años sin más procesos electorales en los que pueda evidenciarse su desgaste, si las cosas siguen como hasta ahora (o empeoran). Por supuesto, si pierde, el escenario -dos años de sequía electoral con el referente de una dolorosa derrota- se volverá bastante más hostil para el PP y para Rajoy, fuera y sobre todo dentro de su propio partido, que además nunca ha sido históricamente proclive a adelantar elecciones. No lo hizo Aznar en sus dos legislaturas y no lo había hecho nunca ningún Gobierno autonómico del PP que contase con mayoría absoluta.

#prayfor... Carlos Martínez Gorriarán (UPyD) y la reescritura del pasado

El pasado domingo 26 de agosto, el número dos de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán, mantuvo una agria discusión con varios internautas a propósito de la trayectoria pasada de Rosa Díez en el PSOE. Gorriarán negó que Rosa Díez se hubiese presentado nunca a la secretaría general del PSOE (cuando sí lo hizo: quedó última en el crucial Congreso de 2000 que ganó Zapatero), y aprovechó para "perdonarle la vida" a su interlocutor. Una vez le hicieron ver su error, Gorriarán ni se inmutó, y comenzó a descalificar a todo aquel que le criticase, quizás para evitar entrar en el fondo del asunto (su equivocación).

 Martínez Gorriarán mantiene desde hace años una activa presencia en Twitter. Su actividad ha llamado la atención de los internautas en varias ocasiones, y casi nunca por buenas razones. Su actitud agresiva, amiga de descalificar o, directamente, de insultar a los internautas que le llevan la contraria, resulta particularmente sorprendente por parte de un servidor público. A veces, da la sensación de que el diputado de UPyD confunde la firmeza de convicciones con la pura y simple zafiedad y mala educación.

______________________________________________________________________
(*) Guillermo López García es profesor titular de Periodismo en la Universitat de València

Comparte esta noticia

5 comentarios

Guerau escribió
04/09/2012 20:50

La barrera electoral valenciana es incluso más perversa que la gallega. En Galicia es del 5% provincial, mientras que la valenciana es del 5% a nivel autonómico. Que se lo pregunten al Bloc, que por dos veces consecutivas, en las elecciones autonómicas de 1999 y 2003, superó el 5% en la circunscripción de Castelló, pero no tuvo derecho a escaño por no haber superado el listón del 5% en toda la comunidad autónoma. Por cierto, en estos dos tranquilos años de sequía electoral, Rajoy podría tener sin embargo un sobresalto. Es muy probable que Artur Mas convoque anticipadamente a los catalanes a las urnas, obligado por el fracaso del pacto fiscal y el rescate de Cataluña. Otra prueba de fuego para el apoyo electoral de Rajoy. Precisamente en un territorio tan hostil electoralmente como Cataluña, donde, junto con Andalucía, naufragó el PP en las elecciones generales de 2008.

Guillermo López García escribió
04/09/2012 10:57

Fulanito: se trata de tres de las CCAA que aparecen más perjudicadas con el actual sistema fiscal, de manera que administran recursos per cápita muy por debajo de la media española. Es el eje del actual descontento de Cataluña con el modelo de Estado, que de hecho explica, más que ningún otro factor, el crecimiento del independentismo en Cataluña

Latro escribió
03/09/2012 15:01

Estoy bastante desconectado del panorama político da miña terra, si se me entiende (en castrapo, que es mi idioma), pero era un poema ver a Feijóo dar explicaciones sin explicar, o sea, no mencionar para nada que las adelanta a ver si las gana seguro en vez de jugarsela. Y por el gallinero BNG y escindidos la tragicomedia de las llamadas a la unidad/se unirá tu putamadre que hacen las delicias de cualquier fan de los Monty Python.

Luís Cividanes escribió
03/09/2012 10:31

Un apunte, Esquerda Unida nunca ha entrado en el Parlamento, pero en la primera legislatura si hubo un diputado del PCG, Geluco Guerreiro. Por lo demás, enhorabuena por el artículo....

fulanito escribió
03/09/2012 00:00

El país es nuestro, los políticos son nuestros empleados” (Clint Eastwood) Los diputados gozan de inmunidad y no están sujetos a mandato imperativo. El tema es interesante porque en el sistema español se votan las siglas (listas cerradas y circunscripción amplia) y desafortunadamente poco cuenta la simpatía o la conexión elector-elegido. La expresión se aplica a los funcionarios públicos. Se puede concretar la afirmación: tres comunidades autónomas muy perjudicadas por el actual sistema fiscal: Cataluña, la Comunidad Valenciana y Murcia? Gracias.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG