X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

kor'sia en el festival 10 sentidos

Mattia Russo: "Vivimos en una sociedad donde no hay salidas, porque no se puede vivir sin Internet"

11/05/2018 - 

VALÈNCIA. "Puede que un día venga el primer paso. Lo más lejos posible." Con esta frase de El Innombrable de Samuel Beckett podría resumirse lo que plantea Kor'sia en el escenario. El Cul de Sac es un espectáculo donde la danza crea reflexión y narra la historia de siete personas que se encuentran entre cuatro paredes, obligadas a un pacto social, pero sobre todo, a hallar la libertad de un futuro totalmente desconocedor. 

Son sesenta minutos de distopía. Atuendos totalmente cubiertos por un gris ceniza que contribuye a crear un ambiente todavía más incierto. La idea, al igual que la compañía, camina de la mano de Antonio de Rosa y Mattia Russo. Ambos crearon el colectivo en pleno Madrid del 2015, junto a Giuseppe Dagostino, después de un tiempo investigando y trabajando por separado. Un año más tarde forjaron Cul de Sac inspirándose en esos mismos rostros y cuerpos agrisaos que creaba el escultor español Juan Muñoz a través de su imaginario. También invocaron su arte en Yellow Place. Aún así, no es el único de sus referentes. Kor'sia disfruta creando en paralelo a otras disciplinas o artistas para integrarlos en su lenguaje. Ejemplo de ello es The Lamb, cuyo hilo conductor es la música de J.S. Bach.

Con Cul de Sac, Kor'sia fue conquistando museos y pequeñas salas pero también la calle y grandes teatros. La diferencia, entre unas y otras, se resume en el formato y la duración. Su versión más extensa- con una hora de actividad- recala en el Festival 10 sentidos, el próximo domingo 13 de mayo, a las 19:00 horas, en el coliseo de les Arts. Además, hoy a las 17:00 horas Russo y de Rosa imparten una masterclass fundamentada en la improvisación y destinada tanto a bailarines amateurs como a profesionales. Los artistas brindarán a los alumnos herramientas para aprender a crear movimiento en cada oportunidad. Algo que se logra traspasando los límites físicos y mentales, las inquíetudes y las constradicciones que podemos vivir por dentro, pero que pueden evocar a algo bello. Para Kor'sia la danza se resume en una forma de expresión personal y desde Cultur Plaza hemos podido entrevistar a uno de sus miembros, Mattia Russo.


-El significado literal de 'Cul de sac' se entiende como un callejón sin salida. ¿Cómo trasladáis este concepto al imaginario social?
-Vivimos en una sociedad donde no existen salidas. Por ejemplo, no se puede vivir sin Internet o sin el móvil. Nuestra obra habla de cómo estamos atrapados en toda esta tecnología y no se sabe si podremos escapar. 

-Aún así, aunque planteáis una distopía paralela a nuestra realidad, siempre hay algo de esperanza a la que agarrarse. ¿Es este el mensaje final?
-Sí. De hecho durante toda la obra hay esperanza. Hasta el final los espectadores no sabrán si los personajes pueden salir, o no, de donde están. La representación se configura con esa creencia.

-Has comentado que la escenografía se inspira en el trabajo del escultor Juan Muñoz. ¿De qué manera ha sido clave para dar vida a la historia?
-Todo viene de una exposición que vimos del artista en el espacio Bicocca de Milán. Nos fascinó y empezamos a investigar sobre su mundo. La muestra versaba sobre unas estatuas sin pie que no podían moverse y nos interesaba trabajar en ese 'no-movimiento'. De ahí a que nuestra obra empiece con movimientos muy estáticos para ir animándose poco a poco. También son importantes esos colores gris polvo. Cuando nos maquillamos y luego nos vemos, nos impacta ver cómo un solo color es capaz de cambiar la gestualidad o la cara por completo.

Foto: María Alperi

-¿En qué medida es importante cuidar la parte plástica en una coreografía?
-Para nosotros es fundamental. Desde la calidad del movimiento hasta la escenografía, las luces o el vestuario. Un espectáculo no es solo el desplazamiento del cuerpo, también es el atrezo. De hecho, para nuestra siguiente obra estamos trabajamos con Palomo Spain. Los estilistas también son parte del cambio que se está viviendo y nosotros nos inspiramos en todo.

-¿Creasteis Kor'sia con un propósito definido de tejer en paralelo a otras disciplinas artísticas?
-Sí, nuestra compañía de danza es como un mix de todo. Estamos atentos de lo que pasa alrededor y nos gusta mezclar lo que hacemos con compositores, escultores o simplemente con lo que ocurre en la sociedad. Kor'sia hace una búsqueda hacía otros campos.

-¿Ese mismo compromiso os hizo uniros, tanto a ti como a Antonio de Rosa, al proyecto artístico ‘La mujer que llevo fuera’ de Ernesto Artillo?
-Ernesto es un íntimo amigo nuestro. De hecho, ha colaborado con otras obras nuestras encargándose de la escenografía y la dirección de fotografía. Por eso cuando nos contó el proyecto, fue tan interesante lo que había planteado que no dudamos en darle nuestro apoyo. Fue una experiencia super bonita y necesaria. 

-¿Aplicáis el discurso de igualdad de alguna otra manera?
-Estamos trabajando en Human, que es otro proyecto coreográfico. A través de él nos centramos en defender los derechos humanos. Hicimos una primera toma de contacto con el público en septiembre, en los Teatros del Canal. Y justo en este momento nos parece oportuno continuar reinvindicándo los derechos.

Foto: María Alperi

-Habéis actuado en Francia, Italia o Panamá ¿Cómo se encuentra la danza en España?
-Hay mucho por hacer hacer. Si echamos un vistazo al país que tenemos al lado, Francia, la danza está muy bien valorada. Los bailarines, coreógrafos, o los artistas en sí mismo, tiene una pensión y muchas más posibilidades de trabajar. Esto en España todavía no pasa. Comparado con otros años, el sector se está moviendo algo y mejorando, pero mi sueño es que lleguemos a tener la misma idea de la danza que Francia.

-¿Y qué hay de nuestra relación con las redes sociales? ¿Ves la salida?
-La sociedad no para de cambiar pero espero que cada vez más las tecnologías sirvan para acercar a la gente a la danza. Que el interés de los jóvenes no solo sea ir al cine o a un concierto de Rihanna. Muchas personas me han dicho que nunca han visto una coreografía sobre el escenario. ¡Cómo es posible! Una de mis prioridades es acercar cuanto más publico a la danza.



Noticias relacionadas

crónicaS por los otros

Los invisibles

Hoy voy a hablar de esos festivales y esas citas que a través del arte y de la cultura despiertan conciencias y crean sociedades críticas. Uno de esos festivales imprescindibles para despertar conciencias y sensibilizar sobre realidades que no están tan lejos como pensamos.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email