X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

EN BUSCA DE UNA LEGALIDAD

El largo camino de los Bares Culturales sigue encallando con la música en directo

9/05/2018 - 

VALÈNCIA. La Asociación de Bares Culturales de València (Abacu) continúa su carrera de fondo hacia una legalidad que, apuntan, responde a una realidad social y empresarial, pero a la que la última reforma de la Ley de Espectáculos valenciana ha dejado –casi– en el mismo sitio. Este miércoles se reunieron los principales implicados en torno a la propuesta de viabilidad en proceso que impulsa el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales y de Grado (COGITI). Esta institución pretende acercar posturas y generar "una voz unificada" para que tanto legislativamente (Generalitat) como a nivel local se abra el abanico de las licencias a la oferta cultural que se propone desde estos locales. Sin embargo, las posturas todavía mantienen sus distancias.

A la reunión acudieron representantes de Abacu, la Federación de Empresarios de Hostelería de Valencia (FEHV), la Federacion de Asociaciones de Vecinos de Valencia, un ingeniero técnico industrial responsable de la propuesta acústica y la decana del COGITI, Angélica Gómez. Ella sigue siendo "optimista" en un proceso que admite necesitará de "mucha paciencia", algo que choca con la urgencia con la que trabajan desde Abacu y que mantiene a decenas de negocios en la capital valenciana al filo de la legalidad y en busca de una respuesta política que no llega.

El COGITI mantiene su pulso por aunar posturas y Gómez destaca a Valencia Plaza la buena percepción de los vecinos a su propuesta. No obstante, estos están todavía "más preocupados por el impacto de puertas hacia afuera del local que de puertas hacia dentro". En este caso, Abacu asegura que se somete a que no va a generar un impacto superior al que ya existe en las calles donde se ubica, pero Gómez recuerda que "no vamos a poder discriminar por calles". Algo que evidencia que la necesidad es el cambio integral de la ley para poder entender las muy dispares tipificaciones de los bares culturales.

Angélica Gómez (Fotos: EVA MÁÑEZ)

Esa es una evidencia, pero la música en directo sigue siendo la piedra de toque para una negociación todavía muy verde. Mientras que algunos de los asociados en Abacu proponen catas, talleres, teatro o exposiciones, otros sí pretenden realizar conciertos de música en directo de manera recurrente. El catálogo de propuestas de COGITI derivado ya de una primera reunión conjunta quiere que la Generalitat entiende la necesidad de abrir un abanico de licencias, "pero ni Consell ni Ayuntamiento de València parecen haberse enterado de la realidad comercial existente. Hay buena disposición, pero en la ley se refleja que ni siquiera han generado una mesa de participación para entender cuáles son las propuestas y necesidades", añade Gómez.

Lo cierto es que Abacu no negocia en ningún caso la diurnidad de los mismos y la limitación acústica que, en cualquier caso, no puede mantenerse en los 70db que ahora propone la ley y que la FEHV da por válido. Tico Corrons, representante de esta última y presidente de AEPUB (su vertical de pubs), si aboga por mantener ese límite y, "en cualquier caso, acercar posturas siempre que se respete la legalidad actual". Una legalidad que, quizá en contra de Abacu, acaba de reescribirse con la última reforma de la Ley de Espectáculos. 

No obstante, esa norma todavía es excesivamente ambigua. La falta de fijación de criterios deja fuera de juego a los locales de nueva creación (solo podrían acceder aquellos que ya poseen una licencia), aunque Abacu insiste en que tampoco cualquiera de los actuales locales "puede convertir su principal actividad la de ser un bar musical o una sala de conciertos. Siempre debe haber una actividad habitual por encima de esa posibilidad", aclara Gema Clara, portavoz de la asociación. Ella misma admite que la nueva norma autonómica "permite hacer poca magia y las soluciones inmediatas no van a llegar fácilmente". No obstante, Abacu todavía ha de decidir en su asamblea qué hacer con respecto a la propuesta-catálogo presentada ayer por el COGITI. Una decisión que llegará en forma de respuesta a todos los interlocutores en el plazo aproximado de una semana.

Corrons explicita que la FEHV no está en contra de la realidad de los bares culturales: "entendemos que busquen una normalización, pero esta ha de llegar siempre a partir de la ley vigente que acaba de ser modificada". Entienden desde la FEHV que los locales, para acoger según qué actividades, "sí necesitarán un nivel de insonorización. Especialmente si hablamos de casos de música en directo o dj's. Pero estamos a favor de crear un nuevo estamento que cumpla con la reglamentación adecuada. No pretendemos que sea tan exigente como la de un pub porque no se manejará con los mismos horarios (nocturno frente a diurno) ni con los mismos márgenes acústicos, pero sí que se cree desde las normativas vigentes"

COGITI aboga por un trato directo con el Ayuntamiento de Valencia

Gómez cree que todo pasa por la reforma legal y el acuerdo directo con el Ayuntamiento de València. Es consciente de que para ello es deseable llegar con esa "voz unificada" en la propuesta de un catálogo de soluciones, algo que a los ingenieros técnicos también les beneficiaría ya que habría una importante labor de validación de licencias por delante. "Veamos la forma que nos deje a todos satisfechos. Incidamos en el cambio de la ley de acústica y aportemos una solución técnica. Nosotros vemos que hay buena disposición y que sigue siendo posible. Nos mantenemos optimistas a la hora de encontrar una apertura hacia esta realidad empresarial y cultural", remata la decana del COGITI.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email