X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 19 de febrero y se habla de atom bank depósitos bancarios helpmycash encuesta electoral
GRUPO PLAZA

Un mínimo del 25% del tiempo lectivo será impartido en castellano y otro tanto en valenciano

El tripartito da luz verde a la nueva ley de plurilingüismo con la oposición de PP y Cs

14/02/2018 - 

VALÈNCIA (EP). El pleno de las Corts Valencianes ha aprobado este miércoles con el respaldo de PSPV, Compromís, Podemos y los 'agermanats' y el rechazo del PP y Ciudadanos la ley por la que se regula y promueve el plurilingüismo en el sistema educativo valenciano, que establece con carácter general que el tiempo mínimo impartido en valenciano y en castellano debe ser de un 25% en ambos casos, y entre el 15 y el 25% en inglés (en el segundo ciclo de Infantil el inglés se incorporará con un 10% del horario curricular).

Uno de los artículos especialmente criticados es el que señala que se promoverá que los centros sostenidos con fondos públicos vehiculen el 50% del tiempo curricular en valenciano y en 25% en inglés. La ley deroga, además, el decreto ley 3/2017 del Consell por el que se regulaba el plurilingüismo el presente curso en Infantil 3 años.

Durante un tenso debate que se ha prolongado durante casi dos horas, PSPV, Compromís y Podemos han defendido la nueva norma en base a sus criterios pedagógicos y el objetivo común, que los alumnos dominen las tres lenguas en igualdad de condiciones y oportunidades. El PP, por su parte, ha censurado que "margina el castellano, no se ajusta a la ley" y ha advertido: "Esto es el 'procés' valenciano y nos les quepa ninguna duda de que vamos a frenarlo antes de que sea demasiado tarde".

Ciudadanos también se ha mostrado muy crítico con esta propuesta que, si bien "descafeinada" respecto a los decretos anteriores, "no busca un plurilingüismo efectivo, sino adulterado hacia una ideología nacionalista que poco tiene que ver con lo que desean las familias".

Compromís: "Un paso gigante"

Josep Nadal (Compromís) ha indicado que esta ley supone "un paso de gigante" en la educación valenciana tras décadas en las que la sociedad "aún arrastra muchos de los dogmas que impuso el franquismo, uno de ellos el monolingüismo en la escuela, la calle, el trabajo o los medios de comunicación".

Así, ha definido esta propuesta como "equilibrada" que conjuga la opinión de expertos, comunidad educativa y el marco legal, y ha negado que haya "imposiciones, por mucho que lo digan" PP o Ciudadanos. "Esta no es la ley que hubiera hecho Compromís, pero estamos satisfechos", ha admitido, porque "habla de mucho más que de plurilingüsmo, habla de pluralidad y diversidad" frente a las "proclamas 'guerracivilísticas'".

En este sentido, ha advertido a la bancada del PP: "El proyecto de enfrentamiento, de romper la convivencia entre valencianos, no triunfará nunca por mucho que algunos lo intenten". También ha lanzado un mensaje a Ciudadanos: "No se crean que van a conseguir votos siendo la marca blanca del PP, la gente prefiere el original".

El PP la ve "condenada a fracasar"

La 'popular' Beatriz Gascó ha asegurado que aunque el refranero popular dice que "a la tercera va a la vencida", con esta "ley del engaño lingüístico tampoco van a acertar" porque "está hecha de espaldas a la sociedad y coarta la libertad de las familias" y "está condenada a fracasar".

Ha incidido en que se trata de una ley "nacionalista y sectaria" y ha reclamado ver el informe de los expertos de las universidades, porque si es el mismo usado para los decretos anteriores "no hay que ser Einstein para augurar el mismo final". "No están legislando para el pueblo", ha dicho, para lamentar que "van a imponer un modelo único, su modelo de libertad" con la recuperación "de ese monolingüismo franquista".

"Es una dictadura lingüística", ha reiterado la diputada del PP, que ha indicado que su grupo nunca ha estado en contra del valenciano, pero sí de las imposiciones, con un "plurilingüismo sin inglés", ya que "en Infantil lo dejan al 10%". Además, ha advertido de que "son una fábrica de gente que no quiere hablar en valenciano, que les están cogiendo manía".

CS critica la "imposición en diferido"

Por su parte, la diputada Mercedes Ventura (Cs) ha recordado las palabras de Noam Chomsky en las que aseguraba que ni científicos ni políticos tienen "nada que decir acerca de las fronteras que delimitan las lenguas" y ha lamentado que se mantengan "los viejos errores de la imposición lingüística que sólo nos ha llevado a un conflicto entre valencianos y a la autonomía vecina al odio".

Aunque ha reconocido que se ha intentado "suavizar" este "tercer intento de aplicar la ideología lingüística en las aulas", ha señalado que la normalización lingüística debe trabajarse "desde el consenso, alejándose de cualquier tipo de ideología que favorezca la imposición" y, por ello, ha lamentado el artículo que establece, a su juicio, "una imposición en diferido" que puede dejar al castellano como lengua vehicular en el 25% del horario lectivo.

Podemos pide no hacer debate electoralista

El diputado de Podemos César Jiménez ha defendido la necesidad de mejorar la competencia en lenguas de los alumnos "haciendo caso a los expertos y eliminando la cuestión del debate electoralista", para hacer a los niños "libres".

También ha alertado de que "no hacen ningún favor los partidos que relacionan el aprendizaje de lenguas con el nacionalismo", ha pedido "no reducir el valenciano al ámbito del folclore". "Superemos esa etapa en la que la lengua ha significado conflicto", ha reclamado.

PSPV: "Promover no es imponer"

Por su parte, Ana Besalduch (PSPV) ha resaltado la necesidad de este nuevo instrumento ante los resultados de las "nefastas políticas educativas" del Consell anterior y ha destacado que la ley "respeta la realidad sociolingüística de cada centro".

"Esta ley podría salir por unanimidad si todos los grupos pusieran por delante de los intereses partidistas o electorales los del alumnado", ha aseverado, para criticar acto seguido que el PP haya "resucitado el adoctrinamiento y el catalanismo" a modo de "fantasmas con los que tapar sus vergüenzas".

Asimismo, ha criticado que se intente "trastocar de forma maquiavélica el verbo promover, que no es imponer" y ha incidido en que "esta ley no impone absolutamente nada". Además, ha señalado que si el PP lo estima oportuno acuda a los tribunales, "pero con el superávit del grupo, no con dinero de los alicantinos o castellonenses".


Marzà, satisfecho

El conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, se ha mostrado "satisfecho" tras la aprobación en las Corts de la ley de plurilingüismo, ya que "ayudará a los niños y niñas a tener más oportunidades para el aprendizaje de las lenguas" y eso "siempre es motivo de satisfacción y alegría". "Avanzamos al futuro con una mirada más digna de la que teníamos", ha asegurado.

Así se ha pronunciado en declaraciones a los medios en los pasillos de las Corts, en las que ha aprovechado para dar las gracias a los grupos que han presentado la iniciativa legislativa (PSPV, Compromís y Podemos), así como a todos los diputados que la han respaldado y a los expertos que han comparecido para "añadir valor" a la propuesta.

"Es un paso adelante, un instrumento para que los niños puedan aprender de forma definitiva las tres lenguas", en referencia al castellano, valenciano e inglés, y poder tener igualdad de oportunidades "dejando atrás instrumentos del pasado".

Asimismo, Marzá ha dicho que sirve para "superar los paradigmas centrados en la confrontación" que "algunos grupos" mantienen, con el objetivo de lograr el aprendizaje "real y efectivo" de las lenguas.

 

Ha negado, como han esgrimido en el debate PP y Ciudadanos, que la ley suponga ninguna imposición, ya que el artículo 11, que habla de "promover" que los centros sostenidos con fondos públicos vehiculen el 50% del tiempo curricular en valenciano y en 25% en inglés, lo hace "en positivo" y "promover no es imponer, es hacer pedagogía".

Marzà ha resaltado que la consulta general a las familias que proponía el PP "lo prohíbe la ley de educación del PP", la LOMCE, ya que establece que la dirección de los centros es la encargada de elaborar el Proyecto Lingüístico de Centro, y lo que se ha hecho es "abrir" esta decisión al Consejo Escolar, que con la ley aprobada este miércoles, tiene la última palabra ante la propuesta del centro.

Por ello, ha criticado que hay dos grupos, PP y Ciudadanos, a los que "no les importa" que los niños aprendan lenguas y tengan "más oportunidades". Además, ha resaltado que algunas de sus enmiendas tenían "poca consistencia pedagógica" y no había "interés real" en mejorar el aprendizaje de lenguas en las propuestas del PP y "algunas" de Cs.

Marzà ha asegurado que están "preparados para lo que venga" una vez esta ley entre en vigor, ya que tiene un soporte pedagógico y académico.

Requisito lingüístico

Por otra parte, preguntado por la iniciativa de Cs a nivel estatal para eliminar el requisito lingüístico en las comunidades con dos lenguas oficiales, ha indicado que su posición "no es nada favorable" porque los ciudadanos tienen derecho a expresarse en la lengua que elijan y los funcionarios deben ser competentes en ellas.

"Se está volviendo a buscar a nivel nacional una confrontación que no existe en la sociedad", ha defendido, cuando las lenguas son "motivo de riqueza y no de confrontación".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email