X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 29 de junio y se habla de CASO PÚNICA DIARIOS congreso PP Valencia stopalfoc cultura
GRUPO PLAZA

en caja alta

Packaging de medicamentos

De cómo la escuela suiza definió hace ya sesenta años el diseño actual de la gráfica aplicada a los envases de medicamentos

15/03/2017 - 

VALÈNCIA.- Uno empieza investigando por qué el diseño de los medicamentos tiene ese carácter tan neutral del diseño suizo y termina descubriendo que la industria farmacéutica en Suiza fue precisamente una de las grandes impulsoras del diseño helvético, lo cual ha hecho que nuestro botiquín respire ese aire tan limpio y tipográfico.

Pero ¿qué se conoce como diseño suizo? A mediados del siglo pasado y heredando de la Bauhaus algunos de sus principios y su legado tipográfico, desde Alemania —pero sobre todo en Suiza— se crea un nuevo movimiento de diseño gráfico que saltaría rápidamente a Canadá y Estados Unidos, convirtiéndose en el germen de lo que, muy resumidamente, podríamos llamar diseño moderno. Este estilo estaba basado en el orden, en las retículas modulares, en el diseño más funcional y legible posible y, por tanto, suponía claridad en la comunicación, sin ornamentos superfluos, resultando de idóneo carácter para comunicar mensajes en varios idiomas. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

HELVÉTICA

Esta corriente terminó conociéndose como Estilo Tipográfico Internacional, con los tipos de letra claros y sin serifas como elenco principal y con la Helvética como gran protagonista, que es a la tipografía lo que las navajas suizas al mundo de la supervivencia, una multiusos. Esta fuente fue creada en 1957 por el suizo Max Miedinger (1910-1980), quien comenzó rediseñando la Haas Grotesk, basada en la Akzidenz Grotesk, y la llamó Neue Haas Grotesk, aunque finalmente la renombró como Helvética por un tema de derechos. Ya en 1982, Microsoft la copió y bautizó como Arial a su burda versión para no tener que pagar las licencias de uso para incluirla en su sistema operativo Windows.

Con Helvética puedes escribir cualquier cosa en la caja de un medicamento y sonará a medicamento, porque nos hemos acostumbrado a este formato. Es lo que tiene ser una fuente neutra y aséptica, que puedes ponerla también en la cola de un avión (Lufthansa o hasta hace poco American Airlines), en un coche (BMW, Jeep o Toyota), en un operador de telefonía (Orange) o señalizando el metro (Nueva York o Madrid), que será idónea para identidades corporativas.

(Lea el artículo completo en el número de febrero de la revista Plaza)

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email