X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Miércoles 3 septiembre 2014
  • Ranking Empresas España 2013
  • Ranking Empresas Comunidad Valenciana 2013
  • CulturPlaza
  • Plaza Deportiva
Valencia Plaza
Seleccione una sección de VP:
análisis

El maltrato en financiación: una realidad sin respuesta colectiva

JORDI PALAFOX. 05/05/2012

VALENCIA. "Era conocido que los valencianos contábamos con una financiación por habitante inferior a la media española. Lo que no se había calculado eran su cuantía acumulada o sus implicaciones. Y los resultados del ejercicio que acaba de presentar el IVIE son un insulto a nuestra dignidad colectiva. Lo que está por ver es la respuesta de nuestros políticos..."

 Una historia todavía no contada

No hace falta detallar cómo se construyó el Estado de las Autonomías para recordar que fue el resultado de un complejo juego de equilibrios en dónde algunos intereses territoriales, con el beneplácito del entonces vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, se impusieron sobre otros. Ello al margen de una financiación por habitante excepcional para las comunidades forales (el País Vasco y Navarra) nunca replanteada a pesar del principio de solidaridad que dicen defender algunas fuerzas políticas como el PSE ahora en la Lehendakaritza.

Aquel complejo juego de equilibrios perjudicó gravemente a los valencianos. Faltos, como hoy, de visibilidad colectiva y capacidad de influencia, sufrimos las consecuencias de una concepción insolidaria en donde la financiación igual por habitante, con la excepción de los archipiélagos, quedó como mero principio abstracto. La Generalitat recibió las competencias de proveer la sanidad y la educación (como otras de menor coste). Pero los recursos para hacerlo en igualdad de conJordi Palafoxdiciones, de calidad y eficiencia, fueron bastante inferiores respecto a la mayoría de las restantes autonomías.

En las sucesivas revisiones del modelo de financiación ningún gobierno de Madrid, garante en teoría de los intereses generales, aceptó aprobar una vía clara y contundente de igualación de la Comunidad Valenciana y de otras que están también discriminadas. Sin duda porque esa defensa de los intereses generales es, en gran medida, pura filfa en la España de las Autonomías. Pero también por la cobardía política de unos dirigentes políticos valencianos. Éstos, conscientes de que su cargo dependía de sus direcciones en Madrid, jamás osaron plantar cara a esa decisión organizando una movilización colectiva. Ni los que detentaban el poder ni los que estaban en la oposición.

Mención especial dentro de esta trayectoria en la que hay pocos elementos de los que sentirse orgulloso, debe hacerse a las dos últimas legislaturas de les Corts. En ellas las condiciones para mejorar la situación eran óptimas (mayoría absoluta en la Comunidad y gobierno de signo distinto en Madrid). Quien en algún momento pareció que sería un presidente para los valencianos y no simplemente de los valencianos, prefirió sin embargo optar por la vía del victimismo y la demagogia. Y, posteriormente, a intentar salvar su cargo de las imputaciones judiciales paralizando con ello la acción del Consell.

De esta forma, unida a una política de pan y circo y un discurso a cada paso más distanciado de la realidad, Francisco Camps -con sus leales colaboradores tan responsables como él del desastre en el que estamos Gerardo Camps y Vicente Rambla- llevaron a la quiebra a la Generalitat Valenciana. Que ésta se haya hecho visible con otro presidente no modifica esta obviedad.

Y así, como acabamos de constatar estos días pasados, para conseguir crédito, la Generalitat debe hoy pagar unos intereses cinco veces superiores a los de Estado y mucho más elevados que economías en vías de desarrollo de menor estabilidad institucional. En otras palabras, y aunque sea un ejemplo de brocha gorda, se puede afirmar que hoy los inversores consideran menos arriesgado prestar a Brasil, China o México que hacerlo a la Comunidad Valenciana. A pesar de que estos tres países tienen una renta por habitante y un nivel de desarrollo muy alejada de la nuestra. Porque mientras la renta por habitante en la Comunidad Valenciana está en torno a los 30.000 $ las de estos países no supera los 11.000, 8.000 y 14.000 respectivamente.

Una discriminación injustificable

En medio de una grave crisis cuyas dos causas principales, en mi opinión, son la baja productividad de la economía y un sistema financiero seriamente dañado por la irresponsabilidad de los ejecutivos y administradores, y la falta de supervisión eficaz del Banco de España, el gobierno conservador de Mariano Rajoy ha diseñado una acción de gobierno con dos ejes principales: demoler el Estado del Bienestar con el argumento de que no nos lo podemos permitir, y, por otro lado, anular el sistema autonómico diseñado en la Constitución de 1978.

Dejo para otra ocasión el comentario sobre el primer aspecto en el que los presupuestos ideológicos se nos presentan como irrebatibles en medio de una desconcertante actitud de Pérez Rubalcaba que hoy todavía no es capaz de ofrecer alternativas. Pero en el terreno autonómico, es evidente que aprovechando los muchos casos de despilfarro y los no menos abundantes de presunta corrupción, el PP, con ayudas difíciles de explicar -sin aludir al madrileñismo político del que hablara Ortega y Gasset-, ha convencido a una parte destacada de la población de que el problema del déficit, equiparado interesadamente ahora a la crisis, reside en las CCAA, como antes residió en el mercado laboral.

Y a reducir su grado real de gestión autónoma se está orientando una parte destacada de su actividad actual. De nada sirve indicar que el nivel de endeudamiento sobre el gasto que gestionan es inferior al del Estado Central porque lo que se persigue es volver al Estado central, capital Madrid.

Es dentro de este contexto en el que se ha producido la reciente aprobación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria obligando a todas las CCAA a realizar un ajuste en su desequilibrio entre gastos e ingresos para situar el déficit en el 1,5% a fines de 2012. No es difícil advertir que bajo su aparente trato igual ese objetivo esconde una profunda discriminación a las comunidades que, como la valenciana, cuentan con menor financiación por habitante.

Cabe mencionar aunque sea una obviedad que el déficit, tan denostado hoy en buena medida por cómo se ha generado, es la diferencia entre ingresos y gastos. Si dos comunidades tienen ingresos por habitante diferentes, muy inferiores en una de ellas, mientras los gastos en ambas son iguales, es evidente que el déficit resultante será superior en la primera, aquella con menores ingresos. Incluso puede ser superior teniendo un gasto inferior si fuera mayor la diferencia en ingresos que en gastos. Si en esta situación desigual se las obliga a situar ese déficit al mismo nivel, la reducción en la prestación de servicios habrá de ser superior en esta segunda. Tanto más cuanto menores sean sus ingresos. Y en esas estamos.

Un informe demoledor

El informe del IVIE elaborado a petición de AVE por los dos mejores expertos en financiación autonómica que tenemos, Francisco y José Antonio Pérez, junto a Vicent Cucarella y Rafael Beneyto pone de manifiesto que la situación de discriminación es mucho peor de lo imaginado. Su lectura es insustituible, o al menos la de su resumen ejecutivo o de las diapositivas de la presentación realizada por Francisco Pérez. Pero hay cuatro conclusiones generales del mismo que no deben soslayarse.

1.- La financiación por habitante de la Comunidad Valenciana es la más baja de España tras la de Baleares. Se sitúa un 9% por debajo de la media de las CCAA cada año desde, al menos 2002 cuando todas las CCAA alcanzaron el mismo techo competencial. Ello representa un 25% menos que Cantabria y un 23% menos que La Rioja, dejando de lado la privilegiada situación de Navarra y el País Vasco que, con el Concierto, se sitúan en otro nivel incomparablemente por encima de la media.

2.- En contra de la percepción dominante, la Generalitat Valenciana es la Comunidad que menos gasto realiza por habitante: menos que la mitad de Navarra (6.384 frente a 2.749) y un 56% por debajo de Extremadura. El déficit que nos ha llevado a la quiebra por tanto no es el principal resultado del despilfarro (que el informe, como es obvio, no niega) sino de una financiación discriminatoria acumulada año tras año a pesar de contar con unas competencias similares.

3.- Si entre 2002 y 2009 la financiación por habitante hubiera sido igual a la media de la CCAA de régimen común, y se hubiera gastado lo mismo (incluido el despilfarro), el endeudamiento sería inferior en 7.781 millones. Esto implicaría, a 31 diciembre de 2011, un déficit de 12.981 millones, casi un 40% (37.5%) inferior al que teníamos a 31 de diciembre (20.762 más empresas públicas). Estimando en un 7% el coste medio de su financiación, la Generalitat tendría que pagar 908 millones en intereses anuales (más que el presupuesto de las universidades públicas en todo caso) en lugar de los casi 1.500 a los que debe de hacer frente.

4.- En este marco de discriminación, la política de eventos de los sucesivos gobiernos del PP no es la causa de la quiebra y de la intervención a la que estamos sometidos. Pero ha tenido un coste de oportunidad muy elevado tanto más criticable por cuanto nada hizo el Consell de Camps (ni cabe esperar que hará éste de Fabra) por exigir un cambio en el sistema de financiación. Los eventos del pan y circo del PP equivalen a un endeudamiento sobre el total a 12/2011 de 2.491 millones de euros: 500 euros por valenciano, 1.311€ por hogar, al presupuesto de tres años de las universidades públicas o al funcionamiento de la nueva Fe de Valencia durante más de cuatro años. Al 7% de interés, el que tiene que pagar en la actualidad la Generalitat, los eventos equivalen a un coste cada año de 174 millones en intereses: el coste del mayor hospital de la Comunidad Valenciana durante más de 100 días y casi el doble de la recaudación anual del impuesto sobre el Patrimonio que el PP se ha negado a aplicar.

Un futuro esperanzador

La síntesis que emerge de este informe es desoladora y ha llevado a un analista sugestivo como Josep Torrent a hablar de fracaso colectivo. Y sin duda lo es. Pero habrá de reconocerse que, como en la desaparición del sistema financiero valenciano, de unos valencianos más que de otros. Porque parece difícil equiparar la responsabilidad de quienes nos han gobernado, o nos han representado en la oposición, con la de la inmensa mayoría de los ciudadanos que sólo cuentan con su voto y su escaso tiempo libre para tratar de cambiar la situación descrita.

No es posible dejar de recordar aquí, la discrepancia que hizo notar Machado en Juan de Mairena respecto a la verdad, cuando confrontados al obvio "La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero" añadió "Agamenón:-Conforme. El porquero: -No me convence". En otras palabras, colectivamente los valencianos somos responsables de no haber sabido exigir que esta discriminación fuera corregida. Pero parece difícil aceptar que todos lo seamos en igual medida cuando para unos pocos, nuestros representantes políticos, era, es y será su obligación exigirlo, al menos en teoría, mientras para la mayoría de nosotros llevar a cabo esa tarea implica un coste mucho más elevado (en gran medida porque ya se han encargado los representantes públicos de uno y otro signo de anegar los espacios colectivos de debate y organización social).

Frente a ello, ya se han escuchado las primeras voces en el PP de que ahora no es momento de exigir modificación alguna en esta situación. No es una novedad. Si no lo fue con Zapatero en la Moncloa y el Tsunami victimista de los dos Camps que les permitía gobernar sin ideas, no lo va a ser ahora con Rajoy dedicado a demoler tanto el Estado del Bienestar como el de las Autonomías. Aunque les cueste su cargo dado que sin Estado de las Autonomías, la estructura política de la Generalitat pierde su razón de ser. Pero ahí está el caso del ex consejero Castelló para demostrar que, en España hoy, los cargos públicos se crean pero no se destruyen, sino que simplemente se transforman (a costa del contribuyente obviamente).

Y tampoco cabe ser en exceso optimista con la posición que vayan a mantener el PSPV ni el resto de los grupos de la oposición motu propio. Al menos hasta ahora, y tiempo ha tenido ya Puig por ejemplo para definir prioridades desde su llegada a la secretaría general, el balance que ofrecen es decepcionante. Otros, siguen concentrados todavía en las camisetas a lucir, mientras los socialistas en cargos públcios siguen con sus viejos fantasmas que a nadie ocupan ni preocupan, sin reflejo alguno de respuesta.

Mientras tanto uno tras otro, los derechos básicos, modestos respecto a los países más avanzados, que habíamos conseguido son recortados viernes tras viernes en nombre de lo imprescindible. Eso sí, sin modificar un ápice la generosa aportación a los privilegiados, como a la Iglesia católica,  o el trato de favor a los defraudadores fiscales. Y mientras, nuestras palancas de crecimiento, de las inmensas posibilidades de la dársena del puerto a la concreción de la innovación que necesita el tejido productivo, con el parque de Institutos tecnológicos o la capacidad emprendedora de los jóvenes, a la espera de mejores tiempos.

Sin embargo, sin necesidad de acudir al pesimismo de la razón pero optimismo de la voluntad, hay una parte creciente de los valencianos que, de forma tímida todavía, ya no están dispuestos por más tiempo a seguir esperando sentados acabar difuntos esperando que nuestros representantes públicos asuman las obligaciones para los cuales han sido elegidos. La tarea no será fácil porque las barreras a la entrada para modificar la situación que han establecido los propios políticos no son pequeñas. Pero como señalaba Josep Fontana, mi entrañable maestro y amigo, hace pocos días en el Paraninfo de la calle de la Nave, somos cada día más los que opinamos que "lo único inaceptable es la resignación". Y estoy seguro de que el cambio ha venido no sólo para quedarse sino para ampliarse cada semana.
_________________________________________________________________________
Jordi Palafox es catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universidad de Valencia

Comparte esta noticia

13 comentarios

Helena escribió
01/06/2012 13:58

Excelente artículo. Antes de que los populares se echaran al monte con los recortes y la demolición del Estado de Bienestar, Rajoy afianzó algunas ideas: “¿Suprimir las desigualdades? NO, lo denomina: “envidia igualitaria”. Favorecer la igualdad – en un estado social y de derecho- implicaría según él “privar a los más hábiles, a los más capaces, a los más emprendedores…de esa iniciativa más provechosa para todos”, pero además, si a todo esto añadimos algunas perlas como “La igualdad implica siempre despotismo y la desigualdad es el fruto de la libertad” o que “La experiencia ha demostrado d de modo irrefragable que la gestión estatal es menos eficaz que la privada” o también “es un hecho que la inversión particular es mucho más rentable no subsidiaria”. De ahí frases como “actuar como dios manda” “aplicar el sentido común” o “voy hacer lo que tengo que hacer”…. El resto lo hizo la propaganda: por una parte, el timo de la “confianza”, hoy no hay restos identificables de las promesas de Rajoy; por otra, extender como mancha de aceite la muerte de las ideologías, el triunfo de los tecnócratas y los pecados de corrupción se lavan con las urnas. Ni más gobernanza, ni más gaitas que potencien derechos cívicos y sociales de los ciudadanos. Así las cosas, la ciudadanía está reaccionando, abandona la melancolía y empieza a participar porque siente que la han culpabilizado y condenado sin razón. Todo menos quedarse quieta. El despertar es lento, .¿Dónde está el PSOE-PSPV? ¿Se le espera?.

Cartesius escribió
08/05/2012 23:29

Aprovechando el debate,unas palabras sobre el fracaso colectivo de la sociedad valenciana.Mas que afirmaciones, son dudas. Se suele cargar la culpa de lo que pasa a los políticos.Aceptando como evidencia que nuestra época está caracterizada por la absoluta primacía de lo económico sobre lo político,¿ no es verdad, sin embargo que damos por supuesto que la democracia no se equivoca?.¿Han sido justos,o al menos coherentes, los resultados de las elecciones, producto de la decisión de los votantes, en la comunidad Valenciana, en los últimos años? ¿Por qué se atribuye a los partidos políticos y concretamente al Psoe,la máxima responsabilidad de la vergonzosa consecuencia de las urnas: corrupción, despilfarro, irresponsabilidad, demolición de Estado del Bienestar,etc. ¿Hay un fracaso colectivo o solo de un partido político que no sabe estar a la altura de las circunstancias?. Esto no supone defensa de nadie ni de nada. Es simple búsqueda de claridad y precisión.

Jordi MdM escribió
08/05/2012 18:32

Les dades són molt contundents i la argumentació molt convincent. Però, queda el dubte: què fer per acabar amb aquestes asimetries tant negatives? El temps va passant i els danys es consoliden. No sé quin futur ens espera a tots, perquè el mal funcionament de les economies regionals amb capacitat d'insertar-se a l'economia internacional farà mal a tothom.

07/05/2012 11:08

Excelente análisis que comparto. Particularmente demoledor en cuanto a la incapacidad de los políticos autóctonos -de uno u otro signo- de hacerse respetar por los gobiernos de Madrid -de uno u otro signo-, todos coincidentes en "ofrenar noves glòries a Espanya", incluso cuando los retornos de tanta gloria ofrecida ha sido el maltrato económico y el desamor político. Claro que coincido con el maestro Fontana en que lo único que no podemos es resignarnos, pero echo de menos cauces orgánicos para que los valencianos seamos capaces de convertir nuestra indignación, nuestro hastío, nuestra repulsa, nuestra rabia y nuestro deseo de cambio radical de la situación en acciones políticas eficaces. ¿Cómo sin los partidos, y cómo si estos andan enredados en sus disputas o en sus quimeras internas que sólo interesan a su parroquia más fiel?

Fran Saurí escribió
06/05/2012 18:40

Gracias por tu acertada respuesta Jordi. Pero entonces, cabe preguntarse porqué aquí pasa lo que pasa. ¿Valencia-Castellón (antes Bancaja) tiran para un lado y Alicante (antes CAM) para otro? ¿La destrucción podría fundar un renacimiento "comunitario"?

Miguel escribió
06/05/2012 14:54

¿respuesta de nuestros políticos?. Ninguna. Aguantar marea como se suele decir. O esperar a que escampe. Y así hasta que ocurra como en Grecia y las opciones extremas hagan ingobernable el país y todos perdamos por su irresponsabilidad. Es lo que va a suceder a partir de hoy allí si las encuestas aciertan. ¿Solución?:, depende de nosotros, de nuestra capacidad para organizarse como ha hecho AVE (que está en las natipodas de mi pensamiento): si los políticos, aun escondidos como están y sólo viéndose entre ellos, sienten la presión y nuestro desprecio reaccionarán. Si no, pues esta semana que viene dirán que mal, y a otra cosa mariposa (mientras siguen cobrando lo que cobran que a ellos los recortes no les llegan ¡¡qué casualidad!!. Ahí está ese Castelló que se menciona en el texto y que no ha trabajdo en su vida (púbica) y cobra lo que no se merece. Pero también Lerma que no da palo al agua desde hace años, Ciscar (dos Cipriano) o Alborch que me han dicho que está por encima de los 7.000 netos mensuales. O la familia Pajín que parece que ingresa (sólo como nómina) más de 18.000 cada 30 días. Así cualquiera claro. Pero de defender los intereses de los valencianos nada de nada.

AM escribió
06/05/2012 14:53

Extraordinario artículo sobre un informe igualmente destacable. Causa una profunda tristeza y rabia comprobar, con datos, cómo nuestros pretendidos representantes políticos, de todos los colores, han vendido, por acción u omisión, nuestro presente y nuestro futuro (y el de nuestros hijos)por un modus vivendi personal inmerecido en la mayoría de los casos. Y hoy por hoy, no se aprecia ninguna reacción en la buena dirección. Sólo lo de siempre: demagogia y mentiras muy bien envueltas.

06/05/2012 13:45

Felicidades al profesor Palafox por el artículo, tan acertado como clarividente. La combinación entre financiación insuficiente y gestores incompetentes y despilfarradores, letal de necesidad, nos ha acabado llevando aquí. La pregunta que yo me haría es: ¿qué nos queda por hacer? El panorama es desolador, dado el horizonte económico y político, que no parece que vayan a cambiar en el medio plazo. Supongo que lo único que nos queda es intentar activar, reactivar o dinamizar a la sociedad civil valenciana, que existe aunque no se deje ver mucho. Una labor constante y en el largo plazo para que se exija una auténtica redistribución equitativa y la rendición de cuentas. Un cordial saludo

Jordi Palafox escribió
06/05/2012 12:50

A Fran Saurí: la información disponible respecto a este punto no permite vincular tu constatación con la fuerza del sentimiento de sentirse parte de una nación, región o como se la quiera denominar. La información del IVIE muestra que las CCAA con mayores ingresos no financieros por habitante son Extremadura, Castilla La Mancha y Castilla-León que no son un ejemplo, en mi opinión, de identidad colectiva. (diapositiva 10 de la presentación de Francisco Pérez)

José Agustín Amela Ibañez escribió
06/05/2012 12:00

Como profesor de historia en un Instituto valenciano, agradezco este esclarecedor artículo del Dr. Palafox, felicito a la web digital su aportación a la realidad valenciana . Hecho el diagnóstico de todos nosotros depende la solución, que creo pasa por transparencia en la acción política, dignidad como pueblo valenciano para reivindicar lo nuestro con firmeza y equidad, junto con la solidaridad con los más desfavorecidos de la sociedad.

CARTESIUS escribió
06/05/2012 11:52

Hay días que uno está de enhorabuena. Pocas veces se ofrece al lector un análisis tan completo y profundo de importantes aspectos de la realidad política valenciana.. No es posible en este espacio referirse a todos ellos, pero destaco para empezar el que afecta al victimismo político valenciano. Confieso que la reivindicación del maltrato en la financiación autonómica lo atribuía simplemente, a una estrategia del PP. Me temo que mi ignorancia en este tema puede estar ampliamente extendida. Esto conduce al problema del "fracaso colectivo". Muchos temas para una primera reflexión sobre lo que promete ser un refrescante y sugestivo debate. Felicitaciones al autor y a Valencia-Plaza. Espero que se mantenga el artículo el tiempo suficiente para facilitar la discusión.

ramón catalá escribió
06/05/2012 10:44

lo de ofrenar noves glories a espanya tiene esto, que se aprovechen, y tengamos el ratio peor del estado.

Fran Saurí escribió
06/05/2012 09:53

"Faltos, como hoy, de visibilidad colectiva y capacidad de influencia, sufrimos..." En resumen: faltos de entidad. Dicho de otra manera: el antiguo Reino de Valencia, el País Valencià, la Comunitat Valenciana, o como se quiera llamar esta entelequia sólo existe sobre el papel. El papel, por ejemplo, de un último estatuto de autonomía que da risa; la misma risa que daría quién lo promovió si no fuera por el dinero que no está costando.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

Lo más ...

publicidad
publicidad
C/Roger de Lauria, 19-4ºA · Google Maps
46002 VALENCIA
Tlf.: 96 353 69 66. Fax.: 96 351 60 46.
redaccion@valenciaplaza.com
quiénes somos | aviso legal | contacto

agencia digital VG