X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

PLATO DE LA SEMANA

Cóctel Acapulco en Clectic

Sabíamos que los mexicanos rinden culto a la muerte, pero además tienen una receta para volver a la vida

Por | 09/02/2018 | 1 min, 49 seg

VALÈNCIA. Vuelve a la vida, así lo llaman los mexicanos. Pero Mauricio Gómez ha decidido incluirlo en la carta de Clectic como ‘cocktail de gambas acapulqueño’. También ha personalizado ligeramente la receta. A los ingredientes tropicales, como el aguacate o el mango, le suma otros locales, como el tomate valenciano o la naranja, además de la salsa Valentina, la cebolla, el cilantro y la lima. Todo ello acompañado de galletas saladas. El resultado es una suerte de ceviche rojo, presentado en una copa, que pica como el diablo.

“La idea era poner un plato fresco y típico de Veracruz y de Acapulco, lugares donde nací y veraneaba de pequeño”, relata el cocinero. Desde que se pusiera al frente del restaurante de Gran Vía, le ha dado un giro total a la carta, que está salpicada de referencias mexicanas y platos de cierta complejidad. “Cocina migratoria”, así lo define, y la ballena que navega por las paredes viene a reafirmarlo. En el menú del día (10 euros) las tostas van de la cochinita pibil a la escalibada; los favoritos del chef se mueven desde el pulpo Tokyo al pollo Korma; y los postres (demencialmente buenos) tan pronto incluyen calabaza como dulce de leche.

Volvamos a la propuesta azteca que nos ocupa. Decíamos que es un plato clásico de la niñez de Mauricio, lo que de por sí es interesante. “Mi madre nos lo preparaba siempre que estábamos de playa, ya que era una de las comidas favoritas de mi padre”, rememora el cocinero. Ahora bien, para otros tiene connotaciones menos inocentes. Gómez se ríe: “Sí, claro, ¡tiene fama de ser un plato típico para la resaca! Es muy fresco e hidratante, y a la vez tiene toques picantes y ácidos”. Hay un refrán mexicano que dice: “Dios mío, si en la borrachera te ofendo, en la cruda me sales debiendo”. Pues lo dicho, vuelve a la vida.

Comenta este artículo en
next