X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

21/04/2017

Un año de hedonismo

Comer

Un año después, es momento de hacer balance. Y no nos vamos a andar con falsas modestias: Guía Hedonista se ha consolidado como la publicación gastronómica más leída en la Comunidad Valenciana con más un millón doscientas mil visitas únicas, una avalancha de gastrónomos valencianos con hambre de información, honestidad y rigor. ¿Seguimos?

Por | 21/04/2017

El viernes veintidós de abril del 2016 se publicó Guía Hedonista, el semanal digital que, bajo la cabecera de Valencia Plaza, dedica sus páginas a todo aquello que nos apasiona (es mucho) del mundo de la gastronomía. Restaurantes, barras y tabernas. Cocineros, profesionales de la sala y camareros (quedan, creedme) de los que aún creen a pie juntillas en la felicidad del cliente; nombres y apellidos de personajes relevantes de la gastronomía valenciana.

Así que creo que es momento, un año después del lanzamiento, de analizar algunas claves, reconocer errores y no dudar un segundo en volver a dejar bien claras nuestras convicciones. ¿Convicciones? Nuestra opinión no está en venta. Nunca lo estuvo: y nunca lo estará. ¿Fallos? Todos los del mundo; debemos de ser más ágiles y más valientes, y debe ser nuestro compromiso poner la vista sobre los más jóvenes, sobre lo que viene y lo desconocido: ir más allá del chef Estrella o la última novedad en Ruzafa.

Las cifras y las voces

¿Los números? Asustan: 1.210.063 lectores ávidos de gastronomía y hedonismo sin gilipolleces a lo largo de casi quinientos (ajá) artículos ¿Los más leídos del año? Las mejores bravas de Valencia, Estos son (de lejos) los peores restaurantes de Valencia, El fin del postureo, Hikari, el Yakitori Bar de la familia Nozomi y Comer buen arroz en Valencia sin tener que salir de Valencia.

También ha habido joyas, muchos pequeños tesoros lejos del radar de lo evidente: La barra y el recuerdo, los restaurantes imaginarios, la reivindicación del obrador, la felicidad de hacer un buen queso o los jueves de tacos y vinilos en Monterrey. Además de, cada semana, ser puntuales a nuestras citas con el restorán y el plato de la semana.

¿Más? Ha dado tiempo, en esta temporada, a presentar nuestro primer Anuario Gastronómico, arropados por más de 300 amigos, empresarios y cocineros. También a dar cabida a cronistas gastronómicos con cientos de miles de kilómetros recorridos (y cientos de restaurantes en la mochila) pero además voces frescas, ajenas a este “mundillo”; creo que precisamente eso es lo que necesita un sector tan dado a mirarse el ombligo: una mirada diferente. Escriben desde la experiencia de lo vivido Alfredo Argilés, Paula Pons, Marta Moreira, Bárbara Blasco, Carmen Artola, Eugenio Viñas, Guillermo Navarro, Daniel Borrás o Almudena Ortuño (y el arriba firmante).

Hablamos sobre restaurantes —claro que sí— pero también sobre salud, nutrición, cócteles y menús del día (la sección 12’90). También tratamos la actualidad y cada mes, además, rodamos un nuevo capítulo de Hedonista TV: mini-documentales de no más de diez minutos, que nos permiten acercarnos desde otro ángulo a profesionales que tanto admiramos; por ahora hemos podido hablar con (y de) Begoña Rodrigo, Quique Dacosta, Bouet, Nozomi y la familia Rausell. Ha sido un auténtico lujo.

¿Futuro?

Es cierto: vivimos un boom de la cocina. También lo es que Valencia es uno de los focos de luz más potentes de esta revolución: Ricard Camarena, Kiko Moyá y Alberto Redrado; Dacosta, Begoña, Vicente Patiño, Bernd H. Knöller, Nuria Morrel o Tono Pastor. ¿Qué otra ciudad de España puede presumir de semejante plantilla, además de Madrid, Barcelona o Donosti? Ya os lo digo yo: ninguna.

No hemos venido hacer amigos: también entendemos que debemos hablar de quien no hace las cosas correctamente. Es nuestro tiempo y nuestro dinero, y así debemos valorarlo. Y más importante que todo eso: un puñado de lectores (vosotros) voraces de curiosidad y exigencia. Nos vemos en los bares.

Comenta este artículo en
next